jueves 29 de julio de 2021
ECONOMIA Informe de la CEPAL
05-03-2021 15:52

Casi el 40% de la población argentina terminó 2020 en la pobreza

Según un informe de la Comisión Económica para America Latina y el Caribe, que depende de la ONU, el 38,8 por ciento de los argentinos es pobre y el 8.1% está en la indigencia.

05-03-2021 15:52

El 38,8% de la población de la Argentina terminó el 2020 en la pobreza y el 8,1% en la indigencia, aunque la asistencia estatal decidida por el gobierno del presidente Alberto Fernández logró reducir parcialmente el impacto de estos flagelos, consideró la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en un informe.

Si se contemplan en el análisis las transferencias como el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) o la Tarjeta Alimentaria, la pobreza se ubicó en torno al 37% y la indigencia (personas que pasan hambre) en el 5,4%.

El organismo dependiente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) explicó que la irrupción de la pandemia de coronavirus encontró al país en una situación económica particularmente vulnerable, en medio de una crisis macroeconómica que ya llevaba dos años recesivos, con caídas en el empleo formal e incremento de la informalidad, así como descensos en los ingresos de las familias, en un contexto de niveles de inflación cercanos al 50% anual.

 

Si se contemplan en el análisis las transferencias como el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) o la Tarjeta Alimentaria, la pobreza se ubicó en torno al 37% y la indigencia (personas que pasan hambre) en el 5,4%.

"La pandemia profundizó dicha situación e impulsó un conjunto de políticas orientadas a reducir el impacto en la producción y el abastecimiento de insumos básicos, y a amortiguar la caída del empleo y los salarios", definió el organismo.

Y señaló que grupo de acciones el Gobierno se orientó a aumentar los ingresos de las personas que ya se encontraban incluidas en el sistema de protección social (como jubilados y perceptores de transferencias como la Asignación Universal por Hijo u otros programas) y a reforzar el acceso a alimentos y a la protección sanitaria de la población de asentamientos urbanos más vulnerables.

Para garantizar un piso de ingresos para los trabajadores informales e independientes de ingresos medios y bajos, con fecha 30 de marzo de 2020, diez días después de haberse dispuesto el "aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO)" en todo el país para los trabajadores no esenciales de la economía, se diseñó el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

Más de 13,4 millones de personas solicitaron el programa IFE, lo que representa el 48% del total de la población de entre 18 y 65 años, y el 67% si se considera solo a la fuerza de trabajo (ocupados y desocupados).

Más de 13,4 millones de personas solicitaron el programa IFE, lo que representa el 48% del total de la población de entre 18 y 65 años, y el 67% si se considera solo a la fuerza de trabajo (ocupados y desocupados).

Para la Cepal, el diseño y la rápida implementación de este programa ha permitido llegar con una transferencia, además de a los 3,3 millones de personas que ya se encontraban registradas, a casi 5,5 millones de personas en situación de trabajo informal o desocupadas a las que, de otra manera, el Estado no hubiera podido llegar por no tenerlas en sus registros al momento de la irrupción de la pandemia.

"El programa también visibiliza la magnitud de los problemas de precariedad que caracterizan al mercado de trabajo y las brechas
del sistema de protección social. Solo el 9,3% del total de perceptores del IFE había tenido, por al menos un mes, un trabajo
en relación de dependencia formal entre febrero de 2019 y el mismo mes de 2020", dijo la Cepal.

Fuente: NA

CP