viernes 25 de junio de 2021
ECONOMIA Acciones
09-06-2021 14:48

Cómo invertir desde Argentina en empresas que fabrican chips semiconductores

Ante su uso en múltiples productos y su escasez mundial, las compañías más grandes, como Intel, Samsung o Taiwan Semiconductor Manufacturing, pueden ser buenas opciones de inversión.

09-06-2021 14:48

A medida que la tecnología fue avanzando, el uso de chips semiconductores dejó de ser algo exclusivo de las computadoras y pasó a ser utilizado en múltiples productos de nuestra vida diaria, desde automóviles, celulares y consolas de videojuegos hasta cepillos de dientes, tostadoras y lavarropas. La creciente demanda de chips impulsada por la reactivación económica es precisamente uno de las principales variables que explican la situación de escasez de este producto que se encuentra atravesando el mundo.

Ahora bien ¿Afecta a todos los sectores por igual?

Se estima que aproximadamente 169 industrias enfrentaron o enfrentan interrupciones en sus procesos de producción, situación que se espera que se extienda por lo menos hasta 2022, siendo el sector automotor uno de los más afectados junto con las de telecomunicaciones, informática y electrónica.

Ahora bien, la particularidad respecto de la industria automotriz reside en que fue de los últimos sectores en incrementar la demanda de chips. Esta situación generó que sus mayores pedidos de chips llegaran en un contexto donde los desbalances entre oferta y demanda ya se habían profundizado. Caso contrario fue lo sucedido en los sectores de telecomunicaciones, informática y electrónica, quienes aumentaron sus órdenes de compra de chips al inicio de la pandemia, impulsados por los confinamientos y el significativo incremento del trabajo remoto.

Entendiendo que es un problema de oferta, ¿Por qué las compañías simplemente no incrementan la producción?

Esto sucede principalmente porque se necesitan varios años para construir instalaciones de fabricación de semiconductores, sumado además a que la construcción de una fábrica que permita niveles de producción básicos, tiene un costo de aproximadamente 15.000 millones de dólares debido a la avanzada tecnología que deben tener las mismas.

A lo mencionado, debemos sumarle que la producción de un chip generalmente toma aproximadamente tres meses como consecuencia del complejo proceso de fabricación.

Además del elevado costo de construcción de las plantas, también debemos considerar la rapidez con la cual estas de vuelven obsoletas. Se estima que una fábrica queda obsoleta aproximadamente en cinco años. Semejante inversión constante tiene como consecuencia que únicamente las compañías más grandes y con mayor participación de mercado como Intel, Samsung o Taiwan Semiconductor sean las que pueden afrontarlas.

¿En qué empresas podemos invertir?

Si bien existen por lo menos 30 compañías dentro del segmento de semiconductores, considerando la compleja situación que atraviesa el sector, es conveniente posicionarse en las empresas más grandes tanto en lo que respecta a ingresos como a capitalización bursátil. En este sentido, destacamos compañías como Taiwan Semiconductor Manufacturing, Intel, Qualcomm, Broadcom o Nvidia, ya que son las que pueden afrontar los costos necesarios para incrementar su capacidad productiva. Las mencionadas empresas pueden operarse tanto desde el mercado estadounidense como desde el mercado local a través de sus respectivos CEDEARs.

También existe la posibilidad de invertir en el sector (como un todo) en el mercado estadounidense a través del ETF (por la sigla Exchange Traded Fund) que son fondos de inversión que tienen la particularidad de cotizar la bolsa y que se encuentran conformados por múltiples activos como por ejemplo acciones de compañías de semiconductores. En este sentido, destacamos dos fondos, el Semiconductor iShares PHLX (SOXX) y el VanEck Vectors Semiconductor (SMH), los cuáles no solamente invierten en acciones de las principales compañías, sino que también tienen posiciones en otras empresas de menor tamaño del sector.

Como conclusión, tal cual observamos, existen distintas alternativas de inversión desde Argentina que permiten aprovechar este contexto. Consideramos que puede ser un buen momento para posicionarnos en el sector, apostando a que las empresas dominantes logren incrementar la fabricación de chips en la cantidad necesaria para satisfacer la creciente demanda mundial.

*Maximiliano Donzelli, Jefe de Research de invertirOnline