Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
martes 15 de octubre de 2019 | Suscribite
ECONOMIA / CARLOS RODRIGUEZ, fundador del CEMA
sábado 5 enero, 2019

El economista que elogia a Bolsonaro dice que Cambiemos es "irrecuperable"

Referente de la ortodoxia de Chicago, considera que el plan del presidente brasileño va a tener éxito. "Ojalá tuviéramos un 10% de lo que propuso él", señala.

por Juan Pablo Álvarez

FOCO EN BRASIL. El ex secretario de Política Económica en los 90 exhibió su apoyo en las redes. Foto: JUAN OBREGON
sábado 5 enero, 2019

Carlos Rodríguez es un economista argentino, doctorado en la Universidad de Chicago (por lo que es considerado uno de los referentes de los Chicago Boys argentinos) y fue secretario de Política Económica de la Nación entre 1997 y 1998. Tiene una larga trayectoria académica en Estados Unidos y Argentina, y es uno de fundadores de la Universidad del think tank universitario CEMA. Autodefinido “conservador de derecha pro mercado”, Rodríguez defiende con énfasis los lineamientos económicos de Jair Bolsonaro.

—¿Por qué cree que puede llegar a tener éxito Bolsonaro?
—El dijo claramente lo que pensaba hacer. Tan es así que lo acuchillaron. No subió prometiendo milagros, crecimiento fácil, independencia económica o magia. Dijo que iba a ajustar. Y anunció antes de ganar su gabinete de Economía. Respecto de su plan económico, ojalá acá tuviéramos un 10% de lo que propuso él. Todo lo que plantea Bolsonaro va en camino a fortalecer a Brasil como potencia industrial. Va a hacia la apertura de la economía. Busca unir a Brasil en alianzas internacionales para liberar más el comercio. Allá no tienen miedo de abrir su comercio, porque ya son una potencia económica. En cambio Argentina es un país agropecuario.

—Dilma Rousseff, pese a venir de la centroizquierda, intentó realizar reformas pro mercado pero no le fue bien, ¿por qué cree que puede resultarle diferente a Bolsonaro?
—Todas las reformas institucionales hacia mercados abiertos requieren mayorías parlamentarias. Lo interesante es que, a pesar de haber anunciado un plan económico de ajuste que algunos acá venimos pidiendo hace décadas, el pueblo brasileño lo votó. Brasil tuvo a Temer para probar lo que era la derecha pro mercado. Y después de ver a Temer votaron a Bolsonaro. Es decir, Bolsonaro no cayó de una cigüeña. Y lo apoyaron las Iglesias evangélicas. Acá tenemos una Iglesia católica que es prácticamente comunista. Y allá tienen Iglesias evangélicas capitalistas. Gran diferencia.

"Si acá proponés el plan de Bolsonaro, la Iglesia se te tira encima. Y el pueblo también. El pueblo argentino soporta valores seudosocialistas"

—Max Weber hablaba de una ética protestante y la vinculaba al espíritu del capitalismo, en contraposición al catolicismo.
—Los dos son cristianos, pero a los evangélicos les gusta trabajar, les gusta acumular y les gusta dejar riqueza a sus hijos. Y parece que los católicos y el Papa no tienen esa opinión. Si acá proponés el plan de Bolsonaro, la Iglesia se te tira encima. Y el pueblo también. El pueblo argentino soporta valores seudosocialistas. En Argentina, el PJ, el radicalismo, la izquierda y el macrismo son todos lo mismo, están en la economía del reparto. Centroizquierda. Buscan convencer a los pobres de que son pobres por culpa de los ricos. Acá el que es rico es un ladrón. En Brasil no es así, allá se admira el éxito. Acá están todos desesperados por seguir manteniendo el sistema populista.

—¿No lo impone la situación social eso?
—Sé que hay gente muerta de hambre, pero está muerta de hambre por culpa de este mismo sistema. No son malas personas, lo que pasa es que no las dejan trabajar, porque les ponen impuestos al trabajo. Ahuyentan al capital. Cuando yo era chico Uruguay, Brasil y Chile eran economías mucho más chicas y ahora están arriba nuestro.

—¿Cree que Cambiemos puede enderezar la economía?
—Cambiemos es irrecuperable.

—Aparecieron propuestas ultraliberales en la Argentina como José Luis Espert. ¿Cómo lo ve?
—Me gustan las ideas de Espert, pero no las inventó él, son más viejas que Magoya. El liberalismo no lo inventó ni Trump, ni Bolsonaro ni Espert. Lo que no me gusta es cómo están vendiendo esas ideas. No me gusta eso de bailar encima de un cajón de un muerto en una publicidad. Sobre todo si sos liberal. El liberalismo, tal como está siendo promocionado, se lo están vendiendo a los que están pagando impuestos para que se rebelen. Pero con eso apuntás solo a un 40% de la población, que es la que ya que paga impuestos. Lo que hay que hacer es convencer al otro 60%, para que se rebele y pida que lo dejen trabajar libremente. Ojalá que el peronismo evolucione algún día. Y no me gusta el peronismo, pero son los únicos que pueden convencer a ese 60%.

—¿El plan de Bolsonaro perjudica o beneficia a Argentina?
—Nos debilita. Porque es obvio que con un país tan potente y tan grande jugando a la economía de mercado, más Chile del otro lado, rodéandonos, disminuye el poder internacional, económico y político de Argentina. Como somos un mamarracho, no nos van a dar importancia. Antes era crucial por geopolítica que Argentina no caiga en manos de la izquierda. Pero hoy estás envuelto en la tenaza de Chile y de Brasil.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4783

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.