ECONOMIA
Herencia económica

Reservas en rojo: Javier Milei hereda un Banco Central sin dólares que limita su margen de maniobra

En los cuatro años de Alberto Fernández, la autoridad monetaria sacrificó más de USD 22.000 millones y deja las arcas en terreno negativo. Cómo condicionará a la gestión entrante la escasez de divisas. Restricciones para una dolarización en el corto plazo.

Banco Central de la República Argentina (BCRA)
Banco Central de la República Argentina (BCRA) | Noticias Argentinas (NA)/Juan Vargas

Uno de los ítems más pesados de la herencia económica que recibirá el gobierno de Javier Milei es el rojo en las arcas del Banco Central, que sacrificó USD 23.000 millones de reservas brutas a lo largo de 2023 y marcó un récord negativo de netas, que oscila entre -USD 11.000 y -USD 10.000 millones.

Según estimaciones privadas, el Frente de Todos aterrizó en la Casa Rosada en diciembre de 2019 con USD 12.000 millones de reservas netas y abandona el poder con -USD 10.400 millones, lo que implica una pérdida de más de USD 22.400 millones, la mitad del monto adeudado al Fondo Monetario Internacional (FMI).

El FMI habló de las promesas de Milei y pidió un plan de estabilización fuerte, creíble y con respaldo político

Reservas en rojo y múltiples tipos de cambio: la herencia del Banco Central

A pesar de que el cepo cambiario se profundizó en los últimos cuatro años, el Ministerio de Economía fogoneó la proliferación de múltiples tipos de cambio mediante la aplicación de gravámenes como el impuesto PAIS o las percepciones a cuenta de Ganancias y Bienes Personales.

En los albores de la gestión de los Fernández, el dólar oficial se ubicaba en $62,45 mientras que el último día hábil del peronismo cerró en $400, lo que se traduce en un salto de 540%. En el segmento blue, la escalada fue aún mayor: cotizaba a $70 en el ocaso del macrismo y cerró a $990 en la antesala del mileismo: un incremento de 1300%.

Más allá de las restricciones vigentes para la compra de dólares, la sangría de divisas fue una constante en el mandato de Alberto Fernández. La hemorragia horadó el poder de fuego del BCRA, impide una salida del corset cambiario en el corto plazo y enturbia el panorama económico de cara al traspaso de mando.

Entre los factores que explican la merma de las tenencias internacionales del Central en 2023, destacan la sequía que reportó pérdidas por más de USD 20.000 millones y el ajustado cronograma de desembolsos en el marco del acuerdo del FMI. Ambos fenómenos dificultaron la acumulación de reservas.

Javier Milei, Nicolás Posse y Nicolás Caputo g_20231126

El balance del BCRA condiciona a La Libertad Avanza

Consultado por PERFIL, el director de Análisis Macroeconómico de Equilibra, Lorenzo Sigaut Gravina, consideró que la escasez de moneda dura "condiciona mucho al gobierno de Milei y además hay una deuda comercial con un crecimiento excepcional desde 2022".

Bajo su perspectiva, la administración entrante debería implementar una normalización del tipo de cambio "que encarece las importaciones e incentiva las exportaciones" y un ajuste fiscal para potenciar el superávit comercial, la acumulación de reservas y reducir lo adeudado con importadores.

A la vez, Sigaut Gravina pronosticó que la producción de Vaca Muerta, la explotación del litio y la recuperación de la agroindustria por mejores condiciones climáticas generarán un mayor flujo de exportaciones netas en 2024.

Para el director del Instituto de Investigaciones Económicas de la Bolsa de Comercio de Córdoba, Ariel Barraud, el drenaje de dólares del BCRA restringirá el margen de maniobra del equipo económico de La Libertad Avanza "porque tendrá que conseguir reservas positivas para poder hacer política cambiaria y monetaria".

Llegó la liberación de precios: denuncian subas de hasta el 200%

"Para poder salir del cepo, una de las condiciones de liberalización del mercado es regularizar la política cambiaria para poder tener el comercio exterior generando la entrada de dólares al país y permitir la acumulación de reservas", explicó el especialista en macroeconomía.

Siguiendo esa línea argumental, Barraud remarcó que a largo plazo, el rojo de las cuentas de la entidad presidida hasta el 10 de diciembre por Miguel Ángel Pesce aleja "cada vez más la posibilidad de llevar adelante una propuesta de dolarización o algo similar que tenga cierto éxito porque sólo se puede hacer si tenés las reservas necesarias".

A juicio de la economista Natalia Motyl, las limitaciones en materia de dólares acotan la maniobrabilidad para "hacer frente a nuestras obligaciones ante el mundo" y "los mercados son más volátiles ante un contexto de reservas muy bajas".

Con el objetivo de sumar billetes verdes, Motyl postulo una "política monetaria más restrictiva, tratar de estimular las exportaciones, atraer capitales del resto del mundo con desregulaciones y bajas impositivas y el equilibrio de las cuentas fiscales".

Banco Central foto

Deuda comercial récord y "bomba" de pasivos remunerados

En paralelo, el próximo presidente de la autoridad monetaria, Santiago Bausili, heredará una deuda con importadores que supera los USD 56.000 millones y en parte se explica por la virtual parálisis del flujo de moneda extranjera para importar bienes y servicios del exterior.

A propósito de esta temática, la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Argentina (AmCham) estimó que los principales acreedores son las propias empresas (deuda intraempresaria), con más de la mitad del total (59%), y en segundo lugar, los proveedores que los financian (36%).

Además de dañar la relación entre las empresas que importan y las proveedoras, la problemática perjudica a la actividad económica, ya que miles de compañías requieren de insumos comprados en el extranjero para poder producir.

El escenario se complejiza al sumar la "bola" de pasivos remunerados del Banco Central, que Javier Milei identificó como el problema central a enfrentar en los primeros meses de su gestión. Para lidiar con el desarme de los títulos que emite el BCRA, el libertario designó a Luis "Toto" Caputo como ministro de Economía.

De la "bomba" de Leliq a la "bola" de pases: qué están haciendo los bancos con los pesos

En las últimas semanas, el ex funcionario macrista mantuvo reuniones con referentes bancarios a fin de intercambiar ideas sobre las opciones que baraja para desactivar la "bomba" heredada: una combinación de letras de liquidez (Leliq) y pases diarios cuyo stock total supera los $21 billones.

Tanto las Leliq como los pases son títulos que emite el Central para regular la cantidad de pesos que circulan en la economía. Las primeras se colocan a un plazo de 28 días y pagan una tasa efectiva anual (TEA) de 253% mientras que los segundos vencen a las 24 horas con una TEA de 251,78%.

Frente a la incertidumbre reinante, los tenedores de estos papeles -bancos públicos y privados- desarmaron sus posiciones en letras y optaron por títulos más cortos para mantenerse líquidos ante cualquier novedad que surja de las usinas del nuevo Ministerio de Economía.

En efecto, las Leliq se desplomaron más de 66% desde el punto máximo de $15 billones y cerraron por debajo de los $5 billones en la última rueda del peronismo en el poder. En cambio, los pases experimentaron una notable suba al duplicarse y exceder los $17 billones, un laberinto sin salida inmediata a la vista.

 

MFN/ff