jueves 05 de agosto de 2021
ECONOMIA Depósitos UVA, dólar MEP y títulos
14-06-2021 11:32

El plazo fijo tradicional pierde fuerza frente a otras opciones

El esquema ahorro convencional está en un lento retroceso debido a la aceleración inflacionaria y la pérdida frente con una tasa que es negativa.

14-06-2021 11:32

Los depósitos a plazo fijo en pesos en el sistema convencional vienen mostrando un desaceleración considerable, con un panorama de aumento de la inflación, que se tradujo en mayo en un descenso de los mismos, con una clara tendencia de los ahorristas a pasarse a colocaciones ajustadas por UVA, la compra de dólares en el plaza bursátil o mismo, un poco más sofisticado, la orientación de pasarse a títulos públicos.

La realidad muestra que el plazo fijo tradicional viene perdiendo casi un punto porcentual con respecto a la inflación mensual, en tanto que los números anualizados son elocuentes.

Mientras un plazo fijo paga una tasa del 37 por ciento anual, en obvia sintonía con las Leliq, la inflación anual se ubica en torno al 45 por ciento y con tendencia creciente.

6 opciones que recomienda el Banco Central para ahorrar y cuidar el valor de los pesos

En su último informe monetario, el Banco Central admitió precisamente el panorama de un descenso de los depósitos tradicionales en pesos.

En ese sentido, el trabajo de la autoridad monetaria consignó que “los depósitos a plazo en pesos del sector privado moderaron su crecimiento a lo largo del mes”.

“En términos reales presentaron una leve caída mensual (0,9%), aunque registran una expansión interanual de 19%. El menor dinamismo que mostraron estas colocaciones estuvo explicado por el comportamiento del segmento mayorista (más de $20 millones).

El informe además detalla que “al interior de los depósitos a plazo, los concertados en UVA continuaron creciendo a tasas elevadas y alcanzaron un saldo promedio mensual de $141.200 millones. De este modo, a mayo el saldo de estos instrumentos más que duplicó el registro de diciembre pasado y significó un 20,6% más que en abril (16,3% real)”.

Precisamente, los plazos fijos en UVA, que se ajusten en función de la evolución inflacionaria, empiezan a ser un poco la estrella en un sistema financiero local que no ofrece muchas alternativas para los ahorristas y los inversores.

El BCRA dispuso que los bancos podrán pasar una parte de sus encajes a bonos del tesoro

Este tipo de depósitos superó los $ 155.000 millones y casi triplicaron su volumen desde el inicio del año,  por lo que se consolidan como la herramienta de inversión con mayor dinamismo del sistema financiero al haber superado por primera vez en su historia el 5,5% el total de plazos fijos tradicionales.

Ante un escenario de una inflación cercana al 4% mensual desde que comenzó el año, la opción del plazo fijo UVA, que garantiza un rendimiento igual al índice de precios al consumidor más un 1% anual, se convirtió en los últimos meses en la opción predilecta de los ahorristas para mantener el poder adquisitivo de sus ahorros.

Si se tiene en cuenta que la inflación de enero a mayo osciló entre 4,8% y el 3,6%, según datos del Indec y proyecciones de las principales consultoras para el último mes, el retorno del plazo fijo tradicional perdió todos los meses contra la inflación mientras que el UVA logró empardarla en todos los casos.

 

Algunas miradas sobre los instrumentos disponibles para no perder con la inflación



"La inflación del primer semestre será del 24%, para el segundo semestre esperamos una cifra similar o superior. Comprar bonos que ajusten por inflación o un plazo fijo ajustado por UVA es una buena alternativa", señaló el analista y consultor financiero Salvador Distefano.

Para poner un ejemplo: si una persona hubiera depositado $100.000 en un plazo fijo tradicional a 180 días el 1 de diciembre del año pasado hubiera obtenido $ 18.480 de interés al vencimiento, mientras que si hubiera hecho en un "UVA +1%" el rendimiento hubiera sido de $ 24.000, suponiendo una inflación del 3,5% para mayo.

 

20192311_peso_argentino_billetes_shutterstock_g.jpg

 

Algunos especialistas coinciden en que la gran diferencia es que el plazo fijo tradicional tiene la opción de retirar el depósito a los 30 días, mientras que el UVA tiene como plazo mínimo 90 días.

De todos modos existe la posibilidad de pre cancelarlo a los 30 días y recibir a cambio un rendimiento del 30,5% anual -o de 2,54% a 30 días- equivalente al 70% de que recibiría si hubiese colocado su dinero en uno tradicional.

En ese sentido, fuentes del mercado resaltan que, la ventaja de los plazos fijos UVA es que, en los últimos meses, no sólo le ganaron a las colocaciones tradicionales, sino que también tuvieron mayores rendimientos que quienes optaron por comprar dólares tanto a través del banco como en la bolsa con Dólar MEP.

Precisamente, sobre este último punto, el especialista y analista del mercado, Christian Buteler, consideró que “el tema del plazo fijo tradicional es que viene perdiendo desde hace varios meses con relación a la inflación”.

“Mayo ya mostró una caída en el plazo fijo tradicional, Esta tendencia de caída del interés del ahorrista por ese tipo de plazo fijo se viene arrastrando desde hace seis meses, en función de una inflación que se escaló a un nivel por encima del 3% mensual”, recalcó el especialista.

Por su parte, Claudio Zuchovicki, gerente de Desarrollo de Mercado de Capitales de la Bolsa porteña, agregó que “paulatinamente el ahorrista está cada vez menos interesado por los plazos fijos tradicionales, con un nivel de tasa que va perdiendo contra la inflación”.

“Considero que lo que no se está renovando en ese instrumento se orienta hacia colocaciones en UVA, pero también se está viendo algo hacia el dólar MEP o Bolsa y hacia los títulos públicos, algo, en especial, desde que el Banco Central cambio el esquema de los encajes, lo cual generó ruido entre los inversores”, acotó el especialista.

LR