martes 29 de noviembre de 2022
ECONOMIA Campaña agrícola

Menos producción y aportes de dólares del campo en 2023, las nuevas proyecciones

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires presentó su informe sobre la campaña de granos gruesos, con las proyecciones de los principales cultivos extensivos.

29-09-2022 17:15

La producción de granos estimada para la campaña 2022/23 se ubicaría en los 127,7 millones de toneladas, que representa una caída del 1,6% respecto a la anterior, mientras que las exportaciones generarían US$ 40.900 millones, es decir un retroceso del 9% en comparación con la temporada pasada, de acuerdo con un informe presentado por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Esto se debe a que se esperan menores rendimientos en los cultivos debido al escenario climático de precipitaciones insuficientes.

El mayor retroceso se daría en la superficie y producción de trigo, que alcanzaría 6,1 millones de hectáreas y 17,5 millones de toneladas, respectivamente. 

Aseguran que la guerra y los impuestos amenazan a la soja argentina

En cambio área sembrada con soja se incrementaría un 2,5%, alcanzando 16,7 millones de hectáreas y se cosecharían 48 millones de toneladas de la oleaginosa, volumen cercano a las 50 millones de toneladas estimadas para maíz, que se mantendría como el principal cultivo. El área destinada al girasol registraría un aumento de 17,6%, que totalizaría una producción de 3,9 millones de toneladas (+14,7%).

Agustín Tejeda Rodríguez, economista jefe de la Entidad, recalcó que la caída tanto en precios como cantidades para la nueva campaña determinaría una disminución en la contribución de las cadenas de cultivos extensivos a la economía argentina, aunque esta se mantendría en niveles históricamente altos. 

“Para la campaña 2022/23 se estima un Producto Bruto Agrícola de US$ 50.655 millones y exportaciones de granos y subproductos por US$ 40.900 millones, valores que significarían caídas del 12% y 9% en relación a la campaña anterior”, expresó el econimista. 

La recaudación fiscal se ubicaría en torno a US$ 17.500 millones (-9,1%), mientras que la inversión de los productores totalizaría 25.600 millones de dólares, dado que los gastos en insumos aumentarían un 32% en relación a la campaña pasada. 

Estimaciones campaña granos gruesos 2022/23”.

Tejeda Rodríguez remarcó que la mayor parte de esta contribución se explica por los altos precios internacionales, lo que representa una situación de vulnerabilidad para la Argentina. 

Remarcó que “cuando se observa el desempeño de las cantidades, Argentina viene creciendo por debajo del promedio mundial desde la campaña 2007/08, como consecuencia de los desincentivos que generan las políticas agropecuarias, tal cual lo muestran los escenarios de proyecciones”. 

El campo argentino, entre “La Niña” y la guerra

En la presentación de las estimaciones, el secretario de Agricultura, Juan José Bahillo, destacó "la decisión de los productores de invertir aproximadamente US$ 20 mil millones en la campaña gruesa 2022/2023", a pesar de las adversidades que representan la sequía y las consecuencias en los mercados de energía y de alimentos de la guerra entre Rusia y Ucrania.

Según el funcionario, la incertidumbre provocada por el conflicto bélico "perjudica notablemente la calidad de vida y los costos de producción", el funcionario puntualizó que a los productores "les toca la responsabilidad de invertir fuertemente en la siembra y la cosecha gruesa".

Estimaciones campaña granos gruesos 2022/23”.



"A eso tenemos que sumarle el escenario complejo de la sequía", indicó, para agregar: "venimos con dos años de estrés hídrico importante y el panorama en el corto y mediano plazo no es muy favorable".

En esta línea, se refirió al Programa de Incremento Exportador que alcanzó muy buenos resultados, valorando la iniciativa de los productores de incorporarse y vender sus granos de soja. También se refirió a la propuesta presentada por la Red BPA en cuanto a buenas prácticas agropecuarias, la cual será incorporada en el próximo CFA (Consejo Federal Agropecuario). 

Por su parte, el Presidente de la Bolsa de Cereales, José C. Martins, destacó a la enorme oportunidad que tiene Argentina de dar respuesta a la preocupación mundial en relación a seguridad alimentaria, el suministro de energía y el intercambio y la provisión de alimentos.

En este sentido, indicó que “en nuestro país, no hemos sido capaces de convencernos de tomar posicionamiento para abastecer esta demanda, debido a una macroeconomía inestable, una política con una alta presión tributaria y un escenario cambiante en las reglas de juego”. Asimismo, señaló que “el sector no necesita ni subsidios ni prebendas, solo previsibilidad y una reducción gradual de la carga impositiva”.

LM / MCP