sábado 18 de septiembre de 2021
ECONOMIA El WTI llegó a ser negativo
20-04-2020 17:01

Pandemia, petróleo en baja y default, el combo que golpea en Vaca Muerta

El barril de referencia local, el Brent, está en US$ 26 y a la baja. El aislamiento y la posible cesación de pagos complica a la cuenca neuquina. Los costos y el barril criollo.

20-04-2020 17:01

El barril de WTI, el petróleo de Texas que es referencia de Estados Unidos, pasó a tener cotización negativa por primera vez en su historia. El barril de Brent, que es la referencia mundial y el que sigue la Argentina, se ubica en los US$ 25 por barril pero la tendencia también es a la baja según avizoran los representantes de la industria local. El precio seguirá impactando negativamente en la "mina de oro" que es Vaca Muerta, a la que se suma el impacto del aislamiento y la posibilidad de default.

La caída del precio del crudo a nivel mundial se explica por la baja de la demanda y que la capacidad de almacenamiento está llegando a su fin. El aislamiento generalizado que generó el avance del Covid-19, puso freno a los principales consumidores: la industria, la aviación y los medios de transporte particulares. Si bien la caída del Brent es menos vertiginosa, los recortes de producción de la OPEP (la organización de los países exportadores de petróleo) para sostener el precio no llegan a generar el alivio esperado. "La demanda mundial es de 100 millones de barriles diarios pero la contracción de la demanda es de 30 millones. La OPEP recortó la producción en 10 millones y tendría que haber sido de 25 millones para que fuera significativo", recapitularon desde una petrolera local. 

Vaca Muerta debería reunir US$ 20 mil millones de inversiones al año para poder generar el shale oil y shale gas que ilusiona, administración tras administración, con corregir el déficit de cuenta corriente argentino. Hoy las perspectivas de un posible default de la deuda externa, tras la presentación de la oferta por parte de Martín Guzmán, dificultan la atracción de inversiones en un ambiente ya golpeado por la caída en los precios.

WTI cae 37%, mayor caída intradía desde al menos 1982

“Es una coyuntura que va a durar mientras que la pandemia no sea controlada”, dice ex secretario de Energía Jorge Lapeña. “Hoy presenta valores ilógicamente bajos pero en las transacciones del día. Lo peor que podemos hacer es mirar el largo plazo con el valor de la coyuntura de hoy”.

Y en medio de la pandemia, el aislamiento social obligatorio se suma a ese combo: por la caída del consumo de combustible pero también por las negociaciones del sector con el sindicato de petroleros para llegar a un acuerdo con salarios que permitan sostener a los trabajadores. "Son 60 mil personas y lo que se busca es evitar los despidos", aseguran en el sector.

"El proyecto de Vaca Muerta está flojo de papeles. No conocemos los costos y la corporación petrolera a sobreactuado esos costos. Si pide 54 dólares por barril, estamos en un default porque no se puede garantizar que ese vaya a ser el precio del barril", agregó Lapeña. "Tiene que ser reevaluado totalmente". 

A nivel de producción, las principales compañías tienen a sus refinerías trabajando al 50% y en algunos casos baja hasta el 35%. Las ventas de naftas, en tanto, cayeron un 80%, mientras que las de gasoil rondan entre el 40 y 50% de baja y en el caso de combustible jet, para los aviones, llega al 95%.

El sueño de Vaca Muerta se desvanece por la caída del precio del petróleo

En las últimas semanas las petroleras pidieron un precio sostén, con un barril criollo de US$ 54. Para el ex secretario de Energía es "exorbitante" y el Gobierno tendría que fijar en la emergencia precios regulados del crudo que retribuyan costos reales de extracción por cuenca. "Sino le va a pasar como con los fideos (de la compra con sobreprecios de Desarrollo Social). El Estado tiene que evitar que se rompa la industria petrolera pero tiene que buscar un precio justo, no garantizar ganancias extraordinarias", agregó. De esa forma, podría bajar el precio de la nafta.

Exportación. La salida de las ventas al exterior, en tanto, se encuentran también con la caída de demanda y las guerras de precios para vender. En ese marco, hay un pedido de las provincias productoras para bajar las retenciones a cero a las exportaciones de crudo frente al contexto de caída de precios. Las retenciones hoy son del 8% y en algunos casos el precio final de venta al exterior termina siendo de US$ 10 o menos