lunes 21 de junio de 2021
BLOOMBERG Pandemia
01-04-2020 18:11

El sueño de Vaca Muerta se desvanece por la caída del precio del petróleo

Hace tres semanas, el jefe de la perforadora estatal argentina describió un agresivo plan de gastos de US$1.800 millones para 2020.

01-04-2020 18:11

Hace poco más de tres semanas, el jefe de la perforadora estatal argentina describió un agresivo plan de gastos de US$1.800 millones para 2020 en la región de shale de Vaca Muerta del país, basado en un precio para el crudo de US$60 por barril. En vista de que los precios globales comenzaron el año por encima de US$68, no fue poco realista.

Ahora, todas las apuestas están canceladas. La mezcla tóxica de una guerra de precios del petróleo entre Arabia Saudita y Rusia, dos de los productores más grandes del mundo, y la pandemia de Covid-19 han llevado al crudo global a menos de US$25 por barril. Eso ha creado una nueva realidad para los planes de Argentina de desarrollar una formación conocida como Vaca Muerta. La región a menudo se compara con la Cuenca Pérmica de EE.UU., con la promesa de sacar un millón de barriles de petróleo al día y cambiar el rumbo de una economía que se dirige hacia una tercera contracción consecutiva este año.

Drillers set to lose money at Argentina shale fields

“Estaban en una posición en la que atraían un interés significativo en la región porque era uno de los mejores recursos a nivel mundial, pero eso se está desmoronando”, según Fernando Valle, analista de Bloomberg Intelligence.

A los bajos precios de hoy, incluso los tres proyectos emblemáticos de shale de YPF SA –donde los costos son más bajos, con precios de equilibrio cerca de US$35– perderían dinero. Mientras tanto, las acciones de la compañía negociadas en Nueva York han bajado casi un 60% desde que el petróleo comenzó a caer en febrero, y Bank of America Securities predice que pueden caer mucho más. YPF declinó hacer comentarios.

Mitos y verdades de Vaca Muerta: conocé los secretos de la fuente de energía clave en Argentina

Durante años, las compañías de exploración han estado entusiasmadas con Vaca Muerta en la Patagonia, con la calidad de su llamada roca madre que rivaliza con las áreas de shale de Estados Unidos.  Las compañías, incluidas las grandes petroleras mundiales Chevron Corp. y Royal Dutch Shell Plc, han comenzado a perforar en la región, aunque principalmente como un paso inicial diseñado para tener una mejor idea de cómo llevar el petróleo al mercado, aun cuando persisten obstáculos logísticos y económicos significativos.

 

Las 5 medidas de salvataje para las empresas que lanza el gobierno

 

Pero el panorama ha cambiado de repente. Cualquier plan para la perforación de prueba, la producción en fase inicial y las inversiones en infraestructura se pospondrán, asegura Ignacio Rooney, analista de petróleo en Buenos Aires para la consultora Wood Mackenzie. La única posibilidad de progreso, dijo, ocurriría si el Brent pudiera estabilizarse por encima de los 30 dólares por barril, con lo que las inversiones en los campos más desarrollados de Vaca Muerta seguirían teniendo sentido.

La caída de los precios “pone en duda toda la producción petrolera argentina”, dijo el presidente de YPF, Guillermo Nielsen, a la agencia de noticias Telam durante un evento reciente en la provincia de Salta.

También hay otro factor que considerar. El coronavirus y la caída de los precios llegaron en un momento en que los perforadores ya estaban retrocediendo en Vaca Muerta, después de que el gobierno estableciera controles de precios para contener la alta inflación. El número de plataformas que operan en Argentina cayó a menos de 50 en febrero, en comparación con más de 70 antes de que los controles entraran en vigor hace siete meses, de acuerdo con Baker Hughes. Al mismo tiempo, las grandes petroleras de todo el mundo compiten por recortar sus propios gastos en respuesta a los desafíos globales duales.

 

 

YPF perdió más de $ 30 mil millones en 2019

 

Aún así, aquellos que comenzaron a comprometerse con Vaca Muerta –Shell, Exxon Mobil Corp. y ConocoPhillips– soportaban la intervención en precios debido al potencial de shale a largo plazo de Argentina, y porque el nuevo presidente, Alberto Fernández, prometía salvaguardar sus inversiones con legislación especial.

Mientras tanto, en un intento por salvar la perforación, las provincias productoras de petróleo y los poderosos sindicatos han estado presionando al gobierno federal por un precio interno del crudo de aproximadamente US$50 por barril, probablemente financiado por los consumidores de combustible en las estaciones de servicio. Tal política reflejaría una estrategia similar de la expresidente Cristina Fernández de Kirchner.

Hablando con periodistas en Buenos Aires, incluso Juan José Aranguren, un exministro de energía y defensor del libre mercado que acabó con la dependencia de Argentina del crudo subsidiado en 2017, dijo que los precios artificiales podrían ser el camino para proteger a Vaca Muerta.

 

Coronavirus: abren bancos viernes y lunes para jubilaciones y asignaciones

 

Pero con esa idea ha surgido un problema, aunque tal vez temporal. Una cuarentena nacional en Argentina para detener la propagación del coronavirus ha suprimido drásticamente la demanda de combustible. Eso significa que los perforadores no se beneficiarían de los altos precios del crudo local de todos modos porque necesitarán compradores globales para el exceso de producción.

Ahora que empresas como Shell y Exxon analizan el nuevo escenario de precios, la forma en que se desarrollen las cosas en el futuro cercano en Vaca Muerta seguramente afectará las posibilidades a largo plazo de que el petróleo fluya libremente desde la región. A su vez, hay grandes implicaciones para la economía argentina.

“Vaca Muerta es el principal atractivo para inversiones en Argentina”, escribió Valle de Bloomberg Intelligence en un informe del 20 de marzo. “Y su desarrollo es crítico para la recuperación del país”.