lunes 26 de septiembre de 2022
ECONOMIA pidió evitar escenarios como en 1989 o 2001

Remes Lenicov no cree que haya un acuerdo para salir de la crisis

El ex ministro de Economía culpó a la dirigencia política por la coyuntura que vive Argentina. El recuerdo de Duhalde y Alfonsín.

05-11-2021 23:55

El ex ministro de Economía Jorge Remes Lenicov sostuvo ayer que no existen condiciones para llegar a un acuerdo político que permita salir de la “larga crisis” que sufre Argentina, pero dijo que el diálogo entre las principales fuerzas es imprescindible para respetar la democracia y la economía de mercado.

En la convención del Instituto Argentina de Ejecutivos de Finanzas (IAEF), el economista analizó los orígenes de la crisis. “Cuando uno reflexiona acerca de cómo hemos funcionado en esta larga democracia de 38 años, hay un sabor amargo, sobre todo en las cuestiones económicas y sociales; la democracia fue un gran avance en cuestiones de libertades, derechos humanos, pero cualquier indicador socioeconómico es malo: hace diez años que no crecemos, crecimos menos que todos los países de la región, excepto Venezuela; hemos tenido las tasas más altas de inflación, la productividad no creció este siglo, el Estado aumentó los impuestos y la pobreza creció”, afirmó.

Según el ex titular del Palacio de Hacienda en el gobierno de Eduardo Duhalde, es necesario que predomine un acuerdo político sobre las diferencias ideológicas, para evitar llegar a crisis como las de 1989 o 2001. “Cuando la situación es muy difícil, no hay ninguna manera de salir de una crisis como esta sin un acuerdo, con consenso, y siempre se empieza con un acuerdo político; las dos veces que creció el país fue con un acuerdo político para tomar medidas de shock: en 1989 después de la hiperinflación, el país creció de 1991 a 1998, y el segundo fue el acuerdo de Eduardo Duhalde y Raúl Alfonsín, y eso fue lo que permitió salir de aquel abismo; ellos nunca se insultaron, siempre dialogaron”, aseguró.

“En 2002 me tocó explicarle las medidas que pensamos a Alfonsín cuando renunció Adolfo Rodríguez Saá y con ese acuerdo sacamos las principales decisiones de 2002”, aseveró. “Es difícil hacer un acuerdo, pero mucho más difícil es no hacerlo; lo hicieron Israel, España, Chile: en política hay que hacer cosas que son duras, pero hay que hacerlas. La política debe dedicarse al presente y al futuro, el pasado es para los historiadores; los políticos se tienen que dar la mano con la premisa de defender la democracia y la economía de mercado”, agregó.

Remes, que también fue embajador ante la Unión Europea (UE), opinó cómo debería ser ese acuerdo: “No puede prevalecer la ideología, sino la política. Y los empresarios son centrales para la segunda etapa, luego del acuerdo político, pero muchas veces también se van por lo ideológico, como pasó en 2002 con algunos sectores que bregaban por la dolarización, que no cambiaba ningún problema de fondo y era difícil dialogar porque eran muy ideológicos. De la crisis de 2002 salimos con institucionalidad; en 2002 le dije a Rodolfo Daer de la CGT: ‘Tenés la oportunidad de ayudarnos a salir o de generar condiciones para un Rodrigazo’, y nos ayudaron”.

El economista, alejado hoy de la función pública, señaló a la dirigencia como responsable de las recurrentes crisis económicas.

 

La economía crecerá un 9% en 2021

Agencias

El secretario de Finanzas, Rafael Brigo, estimó ayer que la Argentina crecerá un 9% “o más” este año, y aseguró que el Gobierno está en condiciones de “asegurar un financiamiento genuino” de la deuda que emite.

“Vemos una muy buena recuperación económica para este año, que se ubicará en torno al 9% o más del PBI. Estamos por el camino correcto, con buenos resultados en términos generales”, enfatizó el funcionario.

Brigo se expresó así en la 42ª Convención Anual del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF), en donde se refirió al programa financiero que lleva adelante el Ministerio de Economía. El funcionario resaltó la reestructuración de la deuda bajo legislación local y extranjera por más de US$ 100 mil millones, que –a su criterio– “le generó a la Argentina un alivio financiero de US$ 42 mil millones para el período 2020-2024, que nos permitió recomponer nuestro crecimiento y, de esa forma, garantizar que el repago futuro de nuestra deuda esté en línea con nuestra capacidad de producción y generación de dólares”.