martes 27 de julio de 2021
ECONOMIA Salud
12-07-2021 11:24

Se limita la libre elección de las obras sociales

El Gobierno decidió que quienes comiencen una nueva relación laboral aportarán obligatoriamente a la obra social de actividad por un año. La medida afecta a 650 mil personas.

12-07-2021 11:24

El Gobierno Nacional estableció que quienes inicien una relación laboral tendrán que aportar obligatoriamente a la obra social de actividad por un año. De esta manera, si una persona quiere mantener su prepaga deberá pagarla de su bolsillo. Para el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA) esta medida es otra muestra más de ineficiencia en el sistema de salud y de desaliento a la generación de empleos asalariados formales.     

En ese sentido, un informe del organismo toma datos del Ministerio de Trabajo y la encuesta de hogares del INDEC para mostrar la cantidad de personas afectadas con esta decisión: 

La medicina privada está al borde del colapso económico

  • El 60% de los trabajadores tiene una antigüedad mayor a 5 años en el empleo.

  • El 30% de los trabajadores tiene una antigüedad de entre 1 y 5 años en el empleo. 

  • El 10% –que representan unos 650 mil trabajadores– tienen menos de 1 año de antigüedad en el empleo.  

Estos datos reflejan que hay un flujo de unas 650 mil personas por año que inician una nueva relación laboral. Algunos son nuevos entrantes el empleo asalariado formal, pero la mayoría son trabajadores que cambian de empleo. Con la nueva disposición dejarán de estar afiliados a la obra social que eligieron en el anterior empleo para pasar a la obra social de actividad. Si la persona hacía derivación de aportes a una empresa de medicina prepaga, para mantener la cobertura, deberá pagar con su bolsillo la totalidad de la cuota durante el primer año en el nuevo empleo dado que su aporte salarial se dirigirá a la obra social de actividad. Que una entidad reciba aportes sin dar servicios es una involución que perjudica a los trabajadores y potencia el derroche en el sistema de salud. 

Desde IDESA aseguran que obligar a aportar durante el primer año a la obra social de actividad agrega otra distorsión al régimen de financiamiento del sistema de salud. A las empresas de medicina privada se les autorizó sólo un 26% de aumento desde diciembre del 2019, cuando la inflación general fue del 71% y muchos de sus costos aumentaron por encima del promedio. Cercenando la libre elección en el primer año de la relación laboral agrega otra fuente de desfinanciamiento ya que la gente deberá hacer un doble gasto en salud cuando cambie de empleo, si quiere mantener su cobertura privada. Lo peor es que este mayor esfuerzo de las familias no implicará mayor financiamiento a la medicina privada.

Claudio Belocopitt: “El Estado quiere meter la mano en un sistema donde ya maneja una parte importante”

Desde el 2012 no crecen los empleos “en blanco” en las empresas privadas. Pasó ya casi una década en que el único tipo de empleo privado formal que aumenta es el Monotributo. Por lo tanto, desde el Instituto recalcan que "cercenar la libre elección agrega incentivos a disfrazar una relación asalariada bajo la figura del Monotributo". De esta forma, se evita tener que hacer aportes a una obra social de la que no se espera recibir ninguna prestación. En definitiva, para beneficiar de manera espuria a las obras sociales sindicales se imponen regulaciones que aumentan el desaliento a la generación de empleos asalariados de calidad.   

Cabe recordar que, originalmente, en el sistema de obras sociales nacionales la afiliación era compulsiva según la rama de actividad laboral del trabajador. En 1993 se sancionó la libertad de opción de la obra social la cual se empezó a hacer efectiva en 1996. Con esta opción, se instrumentó lo que se conoce como la “derivación de aporte”. Esto es, el trabajador opta por una obra social diferente a la que correspondería según la rama de actividad y la obra social elegida le deriva el aporte una empresa de medicina prepaga de su elección. Gracias a este mecanismo actualmente más de 2 millones, de los 6,5 millones de trabajadores con cobertura de obra social nacional, derivan su aporte a una empresa de medicina prepaga. 

 

 

RM