viernes 17 de septiembre de 2021
ECONOMIA Encuesta
27-08-2021 16:15

Casi la mitad de las pymes bonaerenses lideradas por mujeres debieron reconvertirse por la pandemia

El dato surge de un informe realizado en conjunto entre las Mujeres Empresarias de la Federación Económica de la Provincia de Buenos Aires (MEFEBA), y el sector de Mujeres Empresarias de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (MECAME).

27-08-2021 16:15

Un estudio asegura que más del 40% de las empresarias pymes bonaerenses debieron reconvertir sus actividades como efecto de la pandemia. El trabajo lo realizaron en conjunto las Mujeres Empresarias de la Federación Económica de la Provincia de Buenos Aires (MEFEBA), y el sector de Mujeres Empresarias de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (MECAME).

El relevamiento se realizó entre el empresariado femenino bonaerense para conocer el presente de las empresas y/o emprendimientos lideramos por mujeres, e identificar los problemas que deberán afrontar en los próximos meses, en la medida en que la pandemia sigue afectando sus negocios.

Debate sobre salarios y empleados no vacunados: qué dicen otras cámaras empresarias

“Estos reportes miden y cuantifican la realidad de las mujeres empresarias bonaerenses. A partir de eso, podemos interactuar con organismos estatales y entidades financieras con el fin de obtener herramientas que nos permitan sobrellevar esas situaciones”, explicó María Laura Teruel, presidenta de MEFEBA.

Como afectó la pandemia a las empresas lideradas por mujeres

La paralización de la actividad en todo el país y especialmente en las localidades bonaerenses -a partir del aislamiento social, preventivo y obligatorio-, se refleja en los siguientes números:

  • 26,8% de las empresarias consultadas cerró sus empresas/negocios de forma permanente entre los meses de marzo y diciembre 2020
  • 43,3% se reinventó para sobrevivir durante el período marzo-diciembre 2020
  • un 53,8% de quienes se reconvirtieron emigraron su negocio al formato online
  • un 7,7% tuvo que reconvertirse dentro del mismo rubro o vertical de negocio, de acuerdo a las nuevas demandas del mercado y formas de consumir en pandemia
  • un 7,7% directamente cambió su negocio ante el nuevo contexto de crisis sanitaria y económica
  • un 7,7% apostó a nuevos servicios y productos dentro del negocio que ya tenía
  • un 23% confesó que tuvo que reducir sus actividades ante la poca circulación de potenciales compradores

Otro dato elocuente que surge de relevamiento es que en 2021, el 65,9% de las empresarias mujeres tuvo que endeudarse para sostener la actividad de sus empresas y los puestos de trabajo de sus colaboradores.

Aislamiento y la obligación de relegar el crecimiento personal

Acerca de los cambios que implicó la pandemia, Teruel destacó que las mujeres reinventan o reconvierten sus emprendimientos, empresas o comercios rápidamente.

"Con la pandemia, además de incorporar tecnología y nuevas modalidades de trabajo, tuvimos que adaptar nuestros tiempos, lo cual implica conjugar trabajo, hogar y tareas extra. Habíamos medido esa situación en los primeros meses de aislamiento, demostrando una sobrecarga en cuanto a tareas domésticas, cuidados familiares, ayuda en tareas escolares virtuales, etc.”

Y subrayó que “la capacidad de la mujer para adaptarse a estos cambios drásticos es evidente. Pero también lo son sus expectativas en cuanto a la posibilidad de superar los desafíos del nuevo contexto y salir adelante más fortalecida”.

Las mujeres siguen sufriendo más el golpe de la pandemia

A raíz de la carga de tareas del ámbito doméstico y de cuidado familiar que debieron afrontar durante el período de ASPO, las empresarias bonaerenses tuvieron que relegar su crecimiento profesional y el de su negocio.

Los números son elocuentes. En lo que refiere a quehaceres domésticos:

  •  el 63,4% lo realizan solas,
  • el 29,3% tiene ayuda externa y
  • sólo el 7,3% indicó no ser la única responsable de las obligaciones del hogar.

La mayoría de las empresarias consultadas (67,9%) debió ceder horas de su trabajo y/o atención a la empresa. Esto incrementó las desigualdades de género existentes, a causa del impacto de la pandemia en la cotidianeidad de las familias y la dinámica de los hogares.

Teruel señaló que “es una realidad que se da en Buenos Aires, pero también en todo el país y a nivel global. Relegamos el crecimiento personal y profesional para enfocarnos en el ámbito doméstico”.

Pero, al mismo tiempo, se muestra optimista: “En medio de todo lo negativo se ve un cambio, ya que muchos hombres adoptaron la responsabilidad de tareas domésticas y las están compartiendo. Pensando en tomar lo positivo de este momento bisagra, tenemos que ver qué cuestiones nos unen, tanto en las familias como a nivel comunidad, y aprovechar ese cambio de perspectiva”.

Perspectiva de género

También se les consultó sobre las perspectivas a futuro en ciertas temáticas de género y el 43,9% de las consultadas se siente en desventaja con relación al empresariado masculino.

¿En qué aspectos?

  • Un 11,1% hizo hincapié en lo relacionado a la brecha salarial y niveles de cargo;
  • un 22,2% se refirió a la falta de oportunidades;
  • y un 27,8% a lo que se denomina “pobreza de tiempo”, que consiste en la falta de tiempo para dedicarle a sus empresas, negocios y/o emprendimientos personales a raíz de las horas destinadas a las obligaciones domésticas.

En Argentina, menos del 25% del empleo en ciencia y tecnología está representado por mujeres

En este contexto, Teruel destacó la importancia de participar e involucrarse con las entidades gremiales empresarias y su trabajo para fortalecer a las pymes. “Las mujeres empresarias tenemos que acercarnos a las entidades: locales, provinciales o nacionales. Por un lado, nos brindan herramientas de capacitación y desarrollo: muchas mujeres incorporaron conocimientos y se actualizaron para vender online o usar medios de pago electrónico para sus negocios. Pero, además, las cámaras y federaciones como FEBA, por medio del trabajo público-privado, realizan gestiones institucionales como las que impulsaron la reapertura de las actividades pyme en distintas localidades. El trabajo en red, la colaboración para alcanzar objetivos en común, y replicar experiencias exitosas es fundamental para superar la situación que estamos viviendo”.

En esta línea, la presidenta de MEFEBA convocó a las empresarias y emprendedoras pyme de la provincia a participar de la 6ta edición del Premio Mujer Empresaria Bonaerense. “Este año habrá una categoría especial para las comerciantes, ya que ha sido un sector muy golpeado por la pandemia, y muchas mujeres se han puesto al frente de los negocios, con el fin de mantenerlos vivos”, subrayó .

CP