jueves 22 de abril de 2021
EMPRESAS Y PROTAGONISTAS Día del LIBRO
23-04-2020 10:15

Derechos de autor: cómo se protegen las obras escritas en tiempos de Coronavirus

Mientras el 23 de abril se celebra el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor y en pleno contexto de cuarentena social, se revalorizó la lectura hogareña de textos en formatos digitales. Qué desafíos enfrentan la industria editorial y los autores.

23-04-2020 10:15

La extraordinaria crisis que desató la irrupción del Covid-19 en todo el mundo no tiene precedentes. Entre otras actividades fuertemente afectadas por el “parate” económico, la industria editorial argentina enfrenta un desafío paradójico: mientras la parálisis de las ventas en librerías, de obras en formato impreso, parece no tener fin —en un sector que, ya de por sí, viene fuertemente golpeado—, se revalorizó la lectura hogareña de textos en formatos digitales.

Por eso mientras el 23 de abril se celebra el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor —en conmemoración de la muerte de Miguel de Cervantes, William Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega, los tres en el año 1616—, la pregunta se vuelve inevitable: ¿cómo proteger el trabajo de los autores, y sus obras, en un contexto en el que hay una cada vez mayor circulación de contenidos en formatos digitales?

Desde que se inició el aislamiento preventivo y obligatorio que decretó el Gobierno Nacional hubo escasos lanzamientos editoriales, y los que se hicieron, fueron bajo el formato de ebook; una modalidad que en Argentina se encuentra amparada en el artículo 4to de la Ley 25.446, mejor conocida como Ley del Fomento del Libro y la Lectura.

Mario Riorda, autor y socio de CADRA, sobre la importancia de los Derechos de Autor:

El impacto en el tiempo en el que las librerías están cerradas es fuerte: se registró una caída del 70 por ciento en las ventas de libros, según datos de la CAPLA (Cámara Argentina de Papelerías, Librerías y Afines), y por eso algunas editoriales redoblaron en este mes su apuesta a los formatos digitales. Entonces, en un contexto de hiperconectividad como el actual, es válido preguntarse: ¿Cómo es posible asegurarse que los consumos que se realicen sean legales? Y, en este sentido, ¿cómo acceder de manera ágil y legal a contenidos y textos, es decir, a las producciones culturales, respetando el derecho de autor?

Para responder este interrogante, Perfil.com consultó a Magdalena Iraizoz, directora Ejecutiva de CADRA (Centro de Administración de Derechos Reprográficos), la asociación civil, sin fines de lucro, que protege y gestiona colectivamente los derechos de autor. Para Iraizoz, "El objetivo de CADRA es lograr un equilibrio entre los derechos de autores y editores de libros y publicaciones periódicas, para que reciban una remuneración justa por el trabajo que realizan, y la circulación ágil pero legal de los texto, para que lleguen a la mayor cantidad de lectores posible”. 

A CADRA se encuentran asociadas editoriales del calibre de Planeta, Sudamericana, Alfaguara, Aguilar, Estrada, Fondo de Cultura Económica, Godot y Siglo XXI, entre otras; y escritores como Florencia Bonelli, Claudia Piñeiro, Mario RiordaAna María Shúa, Jorge Consiglio, Fabián Casas entre otros. La entidad también representa a medios periodísticos, gráficos y online.

Ahora bien, ¿cuáles son las formas más frecuentes en las que se violan los derechos de autor? La piratería editorial se manifiesta de muchas maneras. Desde la falsificación de libros, que suelen venderse en quioscos de diarios, hasta la circulación de copias en PDF, entre otras.

Libros: la amenaza pirata

Para avanzar sobre este problema, CADRA autoriza, a través de licencias que son muy fácil de obtener desde su web (www.cadra.org.ar), la reproducción parcial de las obras que están protegidas por el derecho de autor. Esas licencias tienen un porcentaje de reproducción del total del material, y se realizan bajo una remuneración a un precio muy conveniente para quien las solicita. “Tenemos convenios firmados para hacer legal la reproducción de textos, con organismos gubernamentales, universidades, empresas y centros de copiado. En este sentido, lo que hacemos es acercar los contenidos para que las personas tengan acceso a ellos, pero protegiendo a los autores, que de esa forma, pueden seguir produciendo”, añadieron a este medio desde la asociación civil. 

En estos tiempos muchas veces se pasan por alto los derechos de autor. En Europa, sin embargo, en abril de 2019 se actualizó la Directiva sobre los derechos de autor en el Mercado Único Digital, que fue ratificada por el Consejo de la Unión Europea, a raíz de los recientes cambios tecnológicos. ¿Los grandes apuntados? Google y Facebook, principalmente, y todas las plataformas que permiten subir contenido.

Cadra 20200422
Jornada 2019 sobre los Derechos de Autor que CADRA organiza todos los años en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

Suele escucharse que el derecho de autor estaría enfrentado al acceso de las mayorías a la cultura. Según Iraizoz, "desde CADRA, donde trabajamos junto al resto de las asociaciones que se ocupan del tema en el mundo, no creemos bajo ningún aspecto que el derecho de autor esté reñido con el derecho a la información, justamente sucede lo contrario: proteger el derecho de autor, fomenta el trabajo de los creadores y, por ende, el desarrollo social y cultural".

La crisis del Coronavirus también colisionó -obviamente- en cuestiones simbólicas y económicamente importantes, como la realización de la Feria del Libro,  desconociéndose aún qué impacto económico y cultural tendrá. En este escenario, novedoso y aún incierto, los autores entienden y remarcan que es importante valorizar el derecho de autor para que se los respete como los verdaderos creadores.