INTERNACIONAL

A Obama en Japón lo esperaron manifestaciones por las bases norteamericanas

El mandatario estadounidense visitó a la pareja imperial (foto) y de inmediato voló a Singapur, donde participará de la Cumbre de la APEC.

1113obamaakihito468afp
| AFP

El presidente Obama ha iniciado a bordo del Air Force One un periplo de varios días por Asia Pacífico en lo que es su primera visita oficial a dicha región. El viaje se inició en Tokyo donde tuvo una agenda cargada, y entre otros temas se entrevistó con el flamante primer ministro japonés Yukio Hatoyama con el que brindó en conjunto una conferencia de prensa. Hoy se reunió con emperador Akihito y la emperatriz Michiko, y adelantó unas horas su partida hacia Singapur donde participará del encuentro regional del Asia Pacífico. El domingo seguirá hacia China donde va a permanecer tres días para luego terminar su gira en Corea del Sur.

En Japón el principal tema de controversia ha sido la base estadounidense que se esparce por distintas zonas de la isla de Okinawa. El destacamento es conocido como “Estación aeronaval Futenma” que usa la marina de guerra estadounidense desde 1955, y en la que hay unas 25 mil tropas de las 47 mil que tiene EE.UU. en Japón. En Okinawa ha habido problemas con las fuerzas norteamericanas desde siempre, incluido un famoso caso de una violación de una menor estudiante allá por 1995. También ha caído un helicóptero cerca de una universidad en el 2004.

Cientos de manifestantes se agruparon frente a la embajada norteamericana en Tokyo para criticar la presencia de Obama en Japón. Reclamaban por las bases norteamericanas y por no haber previsto Obama en su gira una visita a las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, que como se sabe, son las ciudades que recibieron los ataques nucleares a fin de la Segunda Guerra Mundial.

Esto no les gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Peor fue la manifestación en la ciudad de Nago, principal ciudad de la isla de Okinawa. Allí unos 21 mil japoneses demandaron que Obama quite la base. Por ahora lo único que se espera es que EE.UU. mueva 8 mil marines a Guam y disminuya así la presencia en Okinawa parcialmente.

Las relaciones de EE.UU. con Japón se han mantenido estables por muchos años, pero ahora con Hatoyama en el poder las cosas pueden cambiar. El nuevo ministro japonés ha estado los últimos 23 años en el Congreso, militando en el opositor partido Democrático del Japón. Hatoyama ha dicho que es necesario revisar “la política de seguridad de EE.UU. en las islas japonesas”, aunque en la reunión de una hora y media que tuvo con Obama el escenario ha sido muy cordial.

“Japón reconoce a Estados Unidos como su principal aliado” ha dicho Hatoyama. Otro tema ríspido fue el interés japonés en Afganistán donde soporta logísticamente a Estados Unidos y a sus aliados en el Mar Índico. Los nipones quieren dejar dicho frente y entregarle a Afganistán una ayuda de 5 mil millones de dólares a cambio, para que se construyan escuelas y para que se entrene a la población insurgente en nuevas profesiones.

Obama le agradeció las atenciones al primer ministro y ha dicho en conferencia de prensa que ambos países van a estudiar con sus técnicos la “mejor alternativa” para evitar complicaciones en la vida de los habitantes japoneses que comparten las islas con los militares estadounidenses. También habló de China frente a la prensa japonesa: “Estados Unidos no busca contener a China y una relación profunda con ellos no significa un debilitamiento. Una China poderosa y próspera es una fuerza para el crecimiento mundial” afirmó Obama. Aunque es un tema que a los japoneses les genera muchas dudas.

 

(*) Especial para Perfil.com