jueves 18 de agosto de 2022

Actos multitudinarios de Lula y de Jair Bolsonaro en Salvador de Bahía

03-07-2022 00:36

A tres meses de las elecciones presidenciales de Brasil, los dos favoritos, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva y el actual mandatario, Jair Bolsonaro, realizaron actos de campaña ayer en Salvador de Bahía. Con fuertes dispositivos de seguridad, Lula y Bolsonaro protagonizaron las multitudinarias actividades en dos lugares separados por un puñado de kilómetros. 

El mandatario ultraderechista se reunió con sus simpatizantes en el faro de la playa de Barra, punto de partida de una procesión de decenas de motos de unos dos kilómetros a lo largo de la costa, en el sur de la ciudad. Durante la elección de octubre, “lo que está en juego es nuestro bienestar y nuestra libertad”, lanzó Bolsonaro desde una plataforma, antes de subirse también él a una moto. 

“Venceremos juntos y pintaremos de verde y amarillo las calles de nuestra querida ciudad de Salvador”, agregó el ex capitán del Ejército, aclamado por cientos de personas vestidas en su mayoría con camisetas amarillas de la selección brasileña de fútbol. 

Al mismo tiempo, Lula estaba en Largo da Lapinha, 10 kilómetros más al norte, donde se realizaba una procesión, esta a pie, para celebrar el aniversario de la independencia del estado de Bahía. 

El ex presidente de izquierda (2003-2010) participó en la marcha en medio de una nutrida multitud vestida de rojo que coreaba: “¡Olé, olé olé, Lula, Lula!” a su paso. 

Durante un discurso de cerca de media hora, Lula elogió “la extraordinaria capacidad de resistencia del pueblo brasileño para sobrevivir a la política de destrucción masiva del actual gobierno”, que “profundizó las desigualdades, devastó el medio ambiente y condenó a Brasil al aislamiento internacional”.

“Hicimos mucho cuando estuvimos en el poder, pero tendremos que hacer aún más”, dijo Lula, quien finalizó su discurso ondeando una bandera brasileña.

Según la última encuesta de Datafolha, publicada la semana pasada, Lula cuenta con el 47% de las intenciones de voto, frente al 28% de Bolsonaro.