jueves 11 de agosto de 2022
INTERNACIONAL Vigencia de lo escrito

Crisis y política exterior, según de Gaulle

Algunos textos del líder francés se pueden aplicar a la situación de Argentina. Aquí una comparación de temas como la política exterior y apreciaciones sobre la democracia.

12-06-2020 14:22

Charles De Gaulle plasmó vivaces y agudas observaciones en sus escritos sobre su participación en la segunda guerra mundial, especialmente en su rol como presidente provisional luego de la terrible ocupación alemana. También describió vívidamente sus experiencias en su papel de primer presidente de la quinta república francesa (1958-1969). Varias de sus apreciaciones tienen hoy una sorpendente vigencia a nivel internacional, y particularmente en el caso de la Argentina

En sus Memorias de Guerra, De Gaulle describió su experiencia en liderar situaciones traumáticas en una Francia devastada económica y moralmente, con enormes enfrentamientos ideológicos, luego de la ocupación germana. Varias de sus reflexiones resuenan hoy en el extremadamente complejo marco de las crisis sanitaria y económica que enfrenta el gobierno argentino.  Así, De Gaulle escribió que “los datos eran demasiado distintos, demasiado complejos, demasiado móviles, como para que se pudieran fijar en forma exacta y anticipada, los detalles, las fases, y el ritmo de las soluciones”. Ante esto era crítico, “en medio de los problemas que se entremezclan y los argumentos que se enredan, el poder distinguir lo esencial de lo accesorio”. En este convulsionado contexto, De Gaulle bregaría por restablecer el libre flujo de opiniones y de sentimientos, afirmando que “en un sentido profundo, es una condición escencial del orden”.

Varias de sus reflexiones resuenan hoy en el extremadamente complejo marco de las crisis sanitaria y económica que enfrenta el gobierno argentino

En cuanto a la politica exterior, De Gaulle escribió algunas valiosas observaciones en su libro Memorias de Esperanza, que reflejan sus vivencias como primer presidente de la quinta república. Una reflexión interesante era que durante la tercera república (1946-1958), “en cuanto a los asuntos exteriores, los extranjeros, a fin de cuentas, determinaban y obtenían aquello que pretendían de Francia”. Para terminar con esta situación, su país debía tener un rol internacional conforme con su ingenio, que respondiera a su interés, y fuera proporcional a sus recursos. Esta ambiciosa y lúcida observación implicaba también que las diplomacias no podían desentenderse de el aumentar, o por lo menos mantener, los recursos de sus respectivos países, ya que esto les daría un mayor poder de negociación. Particularmente en lo económico, donde De Gaulle afirmaba que “no basta con hacer bien lo que hacemos, sino que debemos hacerlo mejor que los otros”.

En lo económico, donde De Gaulle afirmaba que “no basta con hacer bien lo que hacemos, sino que debemos hacerlo mejor que los otros”

De Gaulle distinguiría, en plena guerra fría entre EE.UU. y la Unión Soviética, a aquellas naciones que aceptaban la colaboración  brindada por una de las dos partes, o de las dos, pero a las que le repugnaba alinearse con una de ellas. Este punto puede ser válido hoy, en pleno enfrentamiento entre EE.UU. y China, como uno de los componentes a tener en cuenta al manejar en forma equilibrada la relación con EE.UU. y China. Inclusive en el caso de la Argentina. Por otra parte, De Gaulle consideraba que en materia de relaciones exteriores, lo exagerado no cuenta. Esto tiene especial relevancia en el caso de Argentina, donde lo exagerado no ha sido incomún en las últimas cuatro décadas en materia internacional, manifestándose recientemente en la intención de no participar en las negociaciones del Mercosur con nuevas geografías.

En cuanto a sus apreciaciones sobre la democracia, De Gaulle veía en el Estado, no a una juxtaposición de intereses particulares de la que no pueden más que originarse compromisos débiles, sino más bien a una institución de decisión, de acción , de ambición, que debe expresar y servir siempre al interés nacional. De Gaulle se mostraba particularmente preocupado con un fenómeno que es frecuente en el caso de Argentina: el de los interesados en ocupar el poder, menos para servir al país en su conjunto, que para aplicar su programa particular. También afirmaba que el gobernar no era solamente el cumplir y compartir funciones, el ejercer lo atributos.  Sino que era también darle vida propia a esos puestos formales, y esa fuerza interior sin las cuales no hay más que instituciones vacías. Finalmente consideraba que en los tiempos difíciles que atravesó, fue crucial comunicarse en la forma más franca y directa posible en términos políticos. Así, afirmaría que “no me libraré jamás a las acrobacias de ideas y de fórmulas que practican los juglares de las dudas y las contras, los ilusionistas en coloquios y periódicos, y los acróbatas de la demagogia”. 

Esta observación es de enorme relevancia actual para el presidente Alberto Fernández, que debe gobernar con el apoyo del peronismo más radical que responde a Cristina Kirchner

De Gaulle era consciente de las profundas divisiones que podían existir en el sistema democrático. Siendo católico y moderado, debió gobernar con socialistas y comunistas, quienes habían jugado un importante rol en la resistencia. De Gaulle afirmaba sobre los comunistas que: “Yo sé muy bien que tienen como objetivo el tomar el poder total, y que si yo llegara a inclinarme, ellos tomarían enseguida el poder por asalto”. Esta observación es de enorme relevancia actual para el presidente Alberto Fernández, que debe gobernar con el apoyo del peronismo más radical que responde a Cristina Kirchner.  A su vez De Gaulle, siendo un pragmático y un realista, afirmaba que “detrás de las ideologías está, como siempre, el imperialismo de los intereses”.