INTERNACIONAL

Cumbre de cancilleres del G20 en Río de Janeiro: pactan nueva reunión en septiembre

Hubo un consenso acerca de la pronta creación del Estado de Palestina. Grandes bloques como la Unión Europea y la gran potencia occidental, Estados Unidos, coincidieron en esta proclama.

Cumbre de Cancilleres del G20 en Río de Janeiro
Cumbre de Cancilleres del G20 en Río de Janeiro | AFP

Sobraron las “buenas intenciones” de pacificar el mundo, combatir el hambre y la pobreza, garantizar una reforma de instituciones multilaterales como el FMI y el Banco Mundial, y transformar el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en una institución eficaz. Pero en el debate dentro de la cumbre de Cancilleres del G20, que finalizó hoy en Río de Janeiro, faltaron los consensos sobres las iniciativas para lograr esos objetivos. Lo que se logró es realizar una segunda reunión del grupo en septiembre próximo, cuando se realice la Asamblea General de la ONU.

Sin duda, hubo temas urgentes que consumieron el encuentro del primero día de la conferencia en la capital carioca; y parte de la segunda jornada: el conflicto Israel-Palestina demandó la mayor parte del tiempo. Y hubo un consenso, que de hecho existe hace mucho tiempo, acerca de la pronta creación del Estado de Palestina. Grandes bloques como la Unión Europea y la gran potencia occidental, Estados Unidos, coincidieron en esta proclama. “Un gran número de países de todas las regiones expresó la preocupación por un conflicto que puede propagarse a sus vecinos” puntualizó el canciller brasileño Mauro Vieira en su discurso final ante la prensa.

Para Estados Unidos, no hay genocidio en Gaza

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Otros, inclusive, destacaron “el traslado forzado de 1.100.000 palestinos” al sur de Gaza, que ayer fue objeto de bombardeos por las fuerzas militares israelíes. Hubo representantes de las naciones que componen el G20, que pidieron la liberación de más del centenar de rehenes que permanecen en manos de Hamas; y también quienes impulsaron el envío inmediato de ayuda alimentaria a la Franja.

“Todos acuerdan con que la guerra debe acabar pero no coinciden sobre cómo conseguirlo” analizó el canciller de la UE, Josep Borrell. “Lo que uno puede concluir es que no habrá seguridad ni estabilidad política para Israel mientras Palestina no tenga sus derechos garantizados”, advirtió.

Durante las deliberaciones acerca de las tensiones mundiales del momento, Borrell demostró preocupación por el número de civiles palestinos muertos. Precisamente por eso hubo menciones específicas sobre el anuncio de la operación militar Israelí en Rafah, y pidieron al gobierno de Benjamín Netanyahu que detenga la nueva embestida. 

Pero mientras se escuchaban esas voces de alarma en Río de Janeiro, “ataques mortales golpearon muchos hogares y derribaron una mezquita” denunció el NYT. Según testimonios de los medios internacionales, los bombardeos israelíes “destruyeron la mezquita de Al-Farouk, que es una de las más grandes de la región”. Para el premier Netanyahu, esa ciudad en el sur del territorio palestino, es “un bastión de Hamas”, lo que justificaría los nuevos ataques.

Brasil retiró a su embajador de Israel

Los cancilleres del G20, entre los que se encontraba la argentina Diana Mondino, convinieron en la necesidad de avanzar en uno de los tres temas claves presentados por Brasil, que ejerce hasta noviembre próximo la presidencia del organismo. Se trata de la reforma del Consejo de Seguridad de la ONU, hoy integrado por 5 miembros permanentes y otros 10 no permanentes.

Pero el quinteto de países integrado por Estados Unidos, Rusia, China, Francia e Inglaterra, tiene el poder de vetar cualquier resolución en forma individual, lo que acarrea la parálisis. Hubo consensos sobre “incluir nuevos miembros permanentes, sobre todo de América Latina y el Caribe, y de África. Ocurre que hay diferentes propuestas sobre qué países y cuántos podrían ganar el nuevo estatus, y “estas precisan ser debatidas” dijo el ministro brasileño Vieira.

La próxima semana habrá otra reunión ministerial del G20, esta vez de ministros de Economía y presidentes de Bancos Centrales. Será en San Pablo, la capital empresarial y financiera de Brasil.