lunes 06 de julio de 2020 | Suscribite
INTERNACIONAL / Pandemia de coronavirus
miércoles 29 abril, 2020

Efecto virus: Beijing es la tercera ciudad china que prohíbe comer animales silvestres

La capital china impuso castigos a su lucrativa industria de consumo de animales en un intento por prevenir otro brote como el que azota actualmente al planeta.

En un gran mercado de alimentos en la ciudad china de Wuhan los carteles prohíben la venta de animales salvajes y aves de corral, mientras los altavoces reproducen una y otra vez mensajes que celebran la "victoria" sobre el nuevo coronavirus. Foto: AFP
miércoles 29 abril, 2020

Beijing, capital de China, prohibió a todos sus habitantes consumir animales salvajes en toda la ciudad después de la crisis mundial causada por el coronavirus SARS-Cov2, surgido a partir de un animal en la ciudad de Wuhan. Los funcionarios locales aprobaron esta nueva ley para imponer castigos severos a las personas que cazan, comercian y comen animales silvestres, considerados la fuente del COVID-19 por científicos de todo el mundo.

Como hizo en 2004, después del brote del virus SARS (aunque posteriormente dio marcha atrás), China lanzó una prohibición temporal del comercio y consumo de animales salvajes en todo el país a fines de febrero, pero la nueva legislación marca la primera vez que la capital adopta definitivamente esta medida. A principios de abril, otras dos ciudades chinas introdujeron nuevas regulaciones para evitar que los residentes coman perros y gatos.

Los científicos indican que los siete coronavirus humanos conocidos tienen sus orígenes en murciélagos, ratones o animales domésticos y la mayoría de expertos actualmente señalan que el SARS-CoV-2 se originó en fauna silvestre, identificando a los murciélagos y a los pangolines como las posibles especies huésped. El consenso científico es que el coronavirus evolucionó naturalmente: “Más de 70 por ciento de las enfermedades contagiosas emergentes se originaron en animales, especialmente animales silvestres", dijo el director del Laboratorio Nacional de Bioseguridad de China del Instituto de Virología de Wuhan (IVW) Yuan Zhiming, en una reciente entrevista con Reuters.

Video: Deutsche Welle

La nueva ley, titulada Reglamento de Protección y Manejo de Vida Silvestre de Beijing, fue aprobada por el comité legislativo del Congreso Popular Municipal de la capital el pasado viernes 24 de abril, después de que los ejecutivos del gobierno local decidieran revisar la ley de protección de 500 tipos de animales salvajes de 1989 en respuesta a la pandemia de coronavirus. La nueva legislación entrará en vigencia a partir del 1 de junio, e incluye “vida silvestre terrestre de importante valor ecológico, científico y social”. 

El consumo de 17 tipos de animales silvestres (entre ellos murciélagos y pangolines, relacionados con el surgimiento de COVID-19) estará prohibido en toda la ciudad de Beijing. La caza, el comercio y el transporte de tales animales salvajes con el propósito de consumir también estarán prohibidos en los tradicionales mercados de alimentos que proliferan en China y sin muy populares. Los infractores de la ley podrían enfrentar multas de hasta 20 veces el valor de los animales salvajes o sus subproductos, mientras los proveedores de servicios de alimentos que violen la ley enfrentarán castigos todavía más severos.

La ciudad china donde surgió el virus SARS prohibió comer perros y gatos

La ley también restringirá la cría de vida silvestre al prohibir a los criadores privados y sólo se podrán criar animales salvajes con fines científicos, médicos y de exhibición. Aunque aún no se sabe si otras ciudades seguirán el ejemplo, Beijing es la tercera ciudad en adoptar esta prohibición después de Zhuhai y Shenzhen, ambos en la provincia sureña de Guangdong, que aplicarán a partir del 1 de mayo la ley contra el consumo de perros y gatos. 

Las autoridades de Zhuhai emitieron la orden de acuerdo con una propuesta del gobierno que enumera a los perros como “animales de compañía”, dijo un funcionario a los medios estatales. Solo los animales enumerados oficialmente como ganado o aves de corral pueden ser criados, criados, comercializados y transportados con fines comerciales en China, de acuerdo con la Ley de Ganadería de China, lo que significa que la nueva regla podría evitar que alrededor de 10 millones de perros sean ejecutados para el consumo su carne cada año en el país asiático.

El festival anual de carne de perro Yulin, que se celebra todos los años en el solsticio de verano, es uno de los festivales de comida más controvertidos en China y repudiado globalmente por activistas de defensa de la vida animal y ecologistas. Las imágenes, en años anteriores difundidas libremente, muestran que miles de perros son asesinados, desollados y cocinados antes de ser comidos por los habitantes de la ciudad. 

DS


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5048

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.