domingo 02 de octubre de 2022
INTERNACIONAL LA MUERTE DE ISABEL II

Tras su muerte, los reinos de Isabel II comenzaron a pensar en convertirse en repúblicas

Varios países de la Commonwealth plantearon la posibilidad de abandonar el sistema monárquico tras la muerte de la soberana y el ascenso de Carlos III. El pedido de disculpas a la Corona por la esclavitud y la colonización.

20-09-2022 19:28

La muerte de la reina Isabel II conmovió a gran parte del mundo pero también impulsó movimientos pro república de algunos de los países -como Australia, Nueva Zelanda o Canadá- que aún al titular de la monarquía del Reino Unido como jefe de estado.

A lo largo de sus 70 años de reinado, Isabel II representó la unidad nacional del país insular que supo ser un imperio de ultramar, algo que se vio socavado tras su muerte. El fallecimiento de la longeva soberana provocó un cimbronazo internacional luego de que varios países que todavía caen bajo la administración británica plantearan sus deseos de convertirse en repúblicas.

Además de los movimientos “independentistas”, otros sectores aprovecharon el histórico suceso para continuar con los reclamos a la Corona, ahora en manos del -no tan popular- Carlos III, para que se disculpe por el tráfico de esclavos y las aberraciones ligadas al proceso de colonización.

westminster hall funeral isabel
El deceso de Isabel II motivó el resurgimiento de movimientos independentistas en las colonias británicas.

El majestuoso "funeral del siglo" de la reina Isabel II en 50 fotos

El Caribe, pionero en la búsqueda de independencia de la monarquía británica

La idea de "independencia" de la Corona británica surgió luego de la muerte de la soberana, cuyo longevo reinado mantuvo cohesionada la Commonwealth, una organización integrada por 56 países, de los cuales quince tuvieron a Isabel II como jefa de estado, desde Canadá a Australia y Nueva Zelanda hasta naciones más pequeñas como Antigua y Barbuda o Tuvalu. La circulación de esta idea se aceleró en las sociedades que todavía dependen de la Corona británica, como varias del Caribe, impulsadas por Antigua y Barbuda.

 "Entró en el discurso dominante de 'sentido común' a medida que un espectro más amplio de la sociedad se involucra con los problemas y se pregunta si alguna vez la monarquía hizo algo por nosotros", consignó a AFP Kate Quinn, profesora asociada de historia del Caribe en la University College London. La muerte de Isabel II "y la ascensión de Carlos han dado un mayor impulso al debate sobre el (republicanismo) en la región", agregó.

En tanto, ese país fue el primero en presentar planes para convertirse en una república tras la muerte de la reina. Así lo manifestó su primer ministro, Gaston Browne, quien aseguró ante los medios que espera celebrar un referéndum sobre el tema dentro de tres años, aunque poco después se reunió con el flamante rey Carlos III en el Palacio de Buckingham, en Londres.

Gaston Browne 20220920
El primer ministro de Antigua y Barbuda, Gaston Browne, junto al rey Carlos III.

Biden en la fila 14, el show de Trudeau en un bar y lágrimas de cocodrilo: los escándalos del funeral de Isabel II

Su homólogo de las Bahamas, Phillip Davis, dijo tener esperanzas similares, aunque no presentó un cronograma. "Para mí, siempre está sobre la mesa", señaló Davis al diario Nassau Guardian un día después de la muerte de la reina. "Tendré que tener un referéndum y el pueblo de las Bahamas tendrá que decirme 'sí'".

Jamaica es otro de los países que está considerando dejar atrás el paraguas británico, según el planteo del primer ministro Andrew Holness al príncipe Guillermo durante una gira por el Caribe a principios de este año. 

El caso de Barbados, la "pequeña Inglaterra" independiente

Las islas del Caribe están siguiendo un camino que abrió Barbados, alguna vez conocida como la "Pequeña Inglaterra", pero cuyo gobernante Partido Laborista utilizó el año pasado su mayoría para aprobar una enmienda constitucional que destituyó a la reina como jefa de estado.

Nueva Zelanda y Australia se despegan de la idea

Jacinda Ardern, la exitosa protagonista del Borgen neozelandés
Jacinda Andern, la primera ministra de Nueva Zelanda.

Las últimas horas de Isabel II: primeros ministros, animales y un "adiós" que no pudo decirse

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, manifestó que desearía ver a su país libre de la monarquía británica, algo que no cree que sucederá "rápido ni pronto" pero espera que suceda "en el transcurso de su vida".

No obstante, tras la muerte de la reina Isabel II y el auge de los movimientos pro república, Ardern reconoció al nuevo soberano y afirmó que no tiene "ninguna intención de instigar" un proceso así en su país durante su mandato. Además, afirmó que la transición del poder de la soberana difunta al rey Carlos III no provocará discordias en su país. 

El caso de Australia es similar al de Nueva Zelanda. Previo a la muerte de Isabel II, el gobierno del primer ministro laborista Anthony Albanese no ocultaba su propuesta para encaminar el país hacia una república. Sin embargo, tras la muerte de Isabel II, el primer ministro ratificó a Carlos III como jefe de estado y aseguró que no convocará un referéndum sobre la república durante su primer mandato.

cd / ds