viernes 07 de octubre de 2022
PROTAGONISTAS MUERTE DE ISABEL II

Las últimas horas de Isabel II: primeros ministros, animales y un "adiós" que no pudo decirse

El 8 de septiembre por la mañana, los médicos dijeron que la reina quería “descansar”. Pero las cosas se precipitaron rápida y dramáticamente. Varios de los familiares de la monarca no alcanzaron a despedirse de ella. ¿Cómo fueron sus últimos días?

17-09-2022 13:44

La muerte de la reina británica, Isabel II, desencadenó en el Reino Unido un período de duelo impactante como no se había visto antes y que paralizó casi todos los aspectos de la vida.

Isabel II, la única reina que la mayoría de británicos conocieron, murió el pasado 8 de septiembre, a los 96 años, tras siete décadas de reinado.

Los últimos días de la soberana en su castillo favorito de las Highlands de Escocia, Balmoral, fueron tranquilos y el drama de su agonía fue muy corto, al punto de que varios de sus familiares no alcanzaron a despedirse de ella.

reina isabel
La foto que compartió el palacio de Buckingham al anunciar la muerte "en paz" de Isabel II, de 96 años.

Pese al amor por la reina Isabel II, el malestar comienza a crecer en Reino Unido por su funeral

Si bien era la monarca más longeva de la historia y en los últimos meses había experimentado problemas para trasladarse, ni siquiera la familia real esperaba un pronto desenlace.

Cuando el Palacio de Buckingham anunció en la tarde del miércoles 7 que Isabel II había aplazado una reunión por videoconferencia, el tono seguía siendo tranquilizador: la reina pretendía "descansar", según dijeron. Pero en las horas siguientes, su salud se deterioró rápidamente

La flamante primera ministra Liz Truss, a la que se le deslizó una nota en plena sesión parlamentaria, se escapó de un debate crucial sobre la crisis por el coste de la vida y, minutos después, el palacio hizo públicas las "preocupaciones" de los médicos reales.  

reina isabel
La última aparición pública de Isabel II fue durante los festejos por sus 70 años de reinado, el Jubileo de Platino.

El guardaespaldas de Carlos III se robó todas las miradas en el funeral de Isabel II

El príncipe Carlos -ahora rey Carlos III- y su esposa Camilla estaban en su residencia escocesa de Dumfries House y solo se enteraron del deterioro de la salud de la reina dos horas antes que los ciudadanos.

La periodista de la CNN Jenna Bush Hager, hija del expresidente estadounidense George W. Bush, estaba presente en Dumfries House para una entrevista con Camilla y dijo que escucharon "corridas" en el pasillo del castillo cuando se recibieron las noticias desde Balmoral.

Los secretarios de la reina le dijeron a Carlos que su madre estaba agonizando en su cama y que era cuestión de horas.

Procesión fúnebre de la reina Isabel II en Londres
Carlos y Camilla volaron en helicóptero rápidamente cuando les informaron que la reina agonizaba.

Los secretos de la Corona Imperial que adorna el féretro de la reina Isabel II

"Se suponía que la entrevista comenzaría alrededor de las 2 o las 2:30", relató Bush Hager. Se suponía que me reuniría con la ahora reina consorte alrededor de la 1:30. A las 12:30 escuchamos una especie de corridas por los pasillos”.

"Entraron y dijeron: '¿Pueden hacer silencio? Hay una llamada'", recordó. "Estábamos justo al lado de la oficina del entonces príncipe Carlos". Luego le reiteraron el pedido: "Está en una llamada, ¿puedes hacer silencio?". Entonces, de repente, escuchamos un helicóptero.

Eran las 12.30 y un miembro del staff del príncipe de Gales le dijo a Bush: "La reina está enferma, y se han ido corriendo para estar con ella".

funeral isabel ii
La princesa Ana dijo después que había tenido "la suerte de compartir las últimas 24 horas de vida de mi muy amada madre".

Parte de la familia real no llegó a tiempo para decir "adiós"

El viaje del príncipe de Gales hasta Balmoral, a 255 kilómetros de Dumfries, fue a toda velocidad. Cuando llegó, la única de la familia que estaba junto a la cama de la reina era la princesa Ana, quien dijo después que había tenido "la suerte de compartir las últimas 24 horas de vida de mi muy amada madre".

A esa misma hora, el personal se apuró a hacer arreglos para que un avión trajera a Balmoral a los otros familiares de la reina: el príncipe Eduardo y su esposa Sophie, y el príncipe Andrés. El príncipe Guillermo, llegó junto a ellos y condujo el Range Rover que llevó a los cuatro al castillo.

El grupo familiar llegó a Escocia a las 16 horas y atravesó la entrada del castillo a las 17:06. Y aunque el Palacio de Buckingham no confirmó la hora de la muerte, se cree que no llegaron a ver a la reina antes de que muriera.

Procesión fúnebre de la reina Isabel II en Londres
"Harry estaba angustiado por no haber llegado a tiempo para despedirse", dijo una persona cercana a Harry.

50 fotos: silencio, pompa y multitudes en el adiós de Londres a la reina Isabel II

El príncipe Harry, que por casualidad estaba de viaje en Gran Bretaña, se enteró de que su abuela estaba muriendo y abordó rápidamente un vuelo de British Airways en el aeropuerto londinense de Heathrow, vestido con un traje negro, rumbo a Aberdeen (Escocia).

Después se supo que Harry llegó a Balmoral a las 19:52 y que la noticia de la muerte se había anunciado mientras estaba en pleno vuelo. “La Reina murió pacíficamente en Balmoral esta tarde”, anunció el palacio a las 18.30.

"Harry estaba angustiado por no haber llegado a tiempo para despedirse", dijo una persona cercana a Harry. "Y habría sido un viaje duro a casa para él. Estuvo pensando en todos los momentos que se perdió con su abuela mientras estuvo en los Estados Unidos”.

guillermo kate harry meghan
Harry llegó a Balmoral a las 19:52 y que la noticia de la muerte se había anunciado mientras estaba en pleno vuelo. Él y su hermano regresaron esa noche a Londres en vuelos separados.

La muerte de uno de sus perros, un “golpe duro” para la reina

reina Isabel
El amor de la reina por los pequeños perros corgi data de 1944, cuando sus padres le regalaron a “Susan” cuando cumplió 18 años.

Los últimos días de la monarca fueron tranquilos, en la paz que solo Balmoral le propiciaba. Pero la última vez que se la vio en público, al recibir a la nueva primera ministra Liz Truss, se la vio muy desmejorada, casi irreconocible.

Al describir su reunión final con la reina en Balmoral, el 5 de septiembre, cuando presentó su renuncia al cargo, Boris Johnson dijo: "Dado lo enferma que obviamente estaba, fue increíble que estuviera tan brillante y concentrada. Fue un momento muy emotivo".

Según personas cercanas, estaba “angustiada” porque semanas antes su amada perrita Candy había muerto después de 18 años de estar a su lado. Era una gran amante de los perros y la muerte de su su mascota más longeva la “golpeó duramente”. 

reina isabel
Una de las últimas fotos de la reina, cuando confirmó a Liz Truss como primera ministra.

Fotos: la hija de la reina Isabel II llevó los restos de su madre a Londres

El amor de la reina por los pequeños perros corgi data de 1944, cuando sus padres le regalaron a “Susan” cuando cumplió 18 años. Isabel II se ocupaba en lo posible de sus propios perros, que la acompañaban a todas partes y vivían en sus apartamentos privados. 

Isabel II los alimentaba cuando tenía tiempo y le gustaba sacarlos a pasear. Y cuando uno moría, supervisaba los entierros, acompañada por su jardinero jefe, colocando una lápida grabada con el nombre del animal, su fecha de nacimiento y muerte y unas frases de recuerdo. 

Pero sus fuerzas esta vez no le permitieron asistir al entierro. El cuerpo de “Candy” fue trasladado en avión al castillo de Windsor, para ser sepultado con las demás mascotas reales. La despedida de su amado perro la afectó profundamente.

reina isabel
Jane Barlow, una fotógrafa de la agencia Press Association, estuvo presente en Balmoral para capturar el momento en que la monarca se reunió con Truss y describió a la monarca como “frágil” pero “de buen ánimo”.​

“La alegría de estar en su casa favorita”

Castillo de Balmoral residencia real británica 20220908
Isabel II llegó a principios de julio a Escocia, donde se encuentra su casa privada favorita, Balmoral.

La reina tuvo tuvo fuerzas para confirmar a Liz Truss el martes 6 de septiembre. Por primera vez en sus 70 años de reinado, la monarca no pudo estar en Londres para ese momento porque, según se había anunciado, tenía problemas para moverse.

Jane Barlow, una fotógrafa de la agencia Press Association, estuvo presente en Balmoral para capturar el momento en que la monarca se reunió con Truss y describió a la monarca como “frágil” pero “de buen ánimo”.

Al más puro estilo británico, la fotógrafa y la reina hablaron sobre el clima, después de un día de tormentas eléctricas y aguaceros sobre toda Escocia. “Pero el estado de ánimo de la reina era todo lo contrario”, recordó Barlow.

reina isabel
Una de las últimas fotos de la reina, cuando confirmó a Liz Truss como primera ministra.

"Recibí muchas sonrisas de ella", dijo. "Estuve allí para fotografiarla reuniéndose con el nuevo primer ministro, pero para mí la mejor imagen fue la de la reina sola. Y obviamente se ha vuelto más significativa ahora".

El experto real y periodista Richard Kay dijo que, aunque la reina estaba “frágil”, en sus últimos días “se mantuvo alerta y habladora casi hasta el final”. “Estaba en 'buena forma'... 'incluso alegre'. Estaba claro que sacaba fuerzas de tener seres queridos a su alrededor”.

"Su declive físico no había facilitado sus últimas semanas: pararse y caminar, especialmente subir y bajar escaleras, era difícil y comía con moderación. Pero la alegría de estar en su casa favorita lo compensaba con creces", agregó Kay.

reina isabel
El palacio anunció que Isabel II murió "pacíficamente" a las 18.30, hora de Londres.

El cronista agregó que, en las semanas anteriores, a la monarca le costó participar en las tradicionales caminatas y picnics por las montañas, y que “le resultó más difícil hacer el crucigrama habitual del periódico en sus últimos días”. “Pero aún disfrutaba viendo la televisión, especialmente el pronóstico del tiempo presentado por Tomasz Schafernaker de la BBC”, dijo.

Otra persona que pasó tiempo con la reina en los días previos a su muerte fue el moderador de la asamblea general de la Iglesia de Escocia, el reverendo Iain Greenshields, quien cenó con la reina el sábado 3 y almorzó con ella al día siguiente.

"Ella estuvo hablando de su pasado, de su amor por Balmoral, de su padre, de su madre, del príncipe Felipe, los caballos..., muy comprometida con lo que estaba sucediendo en la iglesia y lo que estaba sucediendo en la nación también”, dijo Greenshields.

"Su salud era frágil, eso lo sabíamos, pero cuando la dejé el domingo estaba muy positiva, y me resulta muy difícil creer que en esos pocos días las cosas hayan cambiado tanto", recordó.

reina isabel
Isabel II estuvo casa con el príncipe Felipe durante 73 años. Tuvo cuatro hijos, 8 nietos y 12 bisnietos.

“Me cuesta creer que en menos de 48 horas la reina había muerto”

Los últimos días Isabel II también tuvo fuerzas para estar al tanto de las hazañas de sus caballos de carrera, según relató su asesor hípico de confianza, John Warren, quien pasó el fin de semana anterior con ella, como lo habían hecho tantas veces antes.

"Nos sentamos allí durante horas durante el fin de semana elaborando estrategias y haciendo planes para el futuro", dijo. Agregó que solo dos días antes de su muerte Isabel II “estaba en un estado mental muy saludable y en una forma excepcional”.

reina isabel
Isabel II “estaba en un estado mental muy saludable y en una forma excepcional”, dijo su asesor hípico de mayor confianza, John Warren.

"Es muy importante saber que ella estaba absolutamente, maravillosamente bien" en sus últimos días, se consoló Warren. Agregó que parte de la familia, como Carlos y Camilla, habían pasado varios días con la reina y que "realmente le encantó tenerlos allí con ella y poder hablar sobre sus caballos y su amor por ellos hasta el final".

“La dejé el lunes por la tarde” porque iban a llegar el primer ministro saliente Boris Johnson y su sucesora Truss, dijo Warren. 

"El martes por la noche estaba en muy buena forma, encantada de haber tenido un ganador en las carreras, y habló sobre las entradas y salidas de los primeros ministros, y me cuesta creer que en menos de 48 horas la reina había muerto".