miércoles 05 de octubre de 2022
INTERNACIONAL MUERTE DE LA REINA ISABEL II

Los secretos de la Corona Imperial que adorna el féretro de la reina Isabel II

El público podrá ver durante cinco días gran parte del tesoro real británico, que raras veces sale de la Torre de Londres. La Corona de Estado Imperial tiene 2.868 diamantes, 17 zafiros, 11 esmeraldas y cientos de perlas.

14-09-2022 20:35

Una brillante corona de diamantes y perlas adorna el féretro de la reina Isabel II de Gran Bretaña y allí estarán durante los próximos cinco días hasta el momento en que la fallecida monarca sea sepultada en la cripta del Castillo de Windsor.

Los restos de la reina, que murió el 8 de septiembre a los 96 años, fueron llevados este miércoles desde el palacio de Buckingham hasta Westminster Hall, en la sede del parlamento, en una procesión militar de dimensiones históricas.

procesion funeral isabel ii

procesion funeral isabel ii

El Estandarte Real, que representa al monarca y al Reino Unido, recubre el ataúd de la reina y está compuesto de símbolos que representan a Inglaterra (tres leones), a Escocia (un león rampante) a Irlanda (un arpa).

La prohibición a Harry mientras guarda luto por su abuela Isabel II

Tradicionalmente, el Estandarte Real ondeaba sobre el palacio donde estuviera la reina, en su automóvil oficial y en el avión o el barco en que era transportada.

Procesión fúnebre de la reina Isabel II en Londres

Sobre el estandarte se encuentra la corona, que la fallecida monarca recibió en su coronación en 1953, cuando tenía 27 años. No es tan antigua y fue creada porque la anterior joya, llamada Corona de San Eduardo, era muy pesada.

Llamada Corona de Estado Imperial ("Imperial State Crown"), data de 1838, cuando la joven reina Victoria estaba a punto de ser coronada pero no quería utilizar la de San Eduardo.

De oro macizo y piedras preciosas, con un peso total de 2,230 kg, la corona de San Eduardo es verdaderamente la más importante de las insignias reales de la monarquía británica desde el siglo XVII.

funeral reina isabel

Lo que no se ve del funeral de Isabel II: un anillo de oro y un ataúd que esperó 30 años

Consciente de la su diminuto cuerpo no podría soportar tal peso, la reina Victoria encargó la creación de la Corona de Estado Imperial para su coronación en junio de 1838.

Se trata una corona de 31.50 cms y 0.91 kg. de peso cerrada por cuatro diademas y adornada con 2.868 diamantes, 273 perlas, 17 zafiros, 11 esmeraldas y 5 rubíes.

En el centro de la cruz «pateé» de la parte frontal, se aprecia un espectacular rubí que, según la tradición, fue regalado al Príncipe Negro por Pedro el Cruel, rey de Castilla (siglo XIV).

Otra de las increíbles piedras que componen la corona es el Zafiro de San Eduardo, que se dice lució aquel rey en un anillo y que luego fue quitado de su tumba, en el siglo XII.

funeral reina isabel

Fotos: la hija de la reina Isabel II llevó los restos de su madre a Londres

Bajo el rubí hay un fantástico diamante, conocido como "Segunda Estrella de Africa", una piedra cuadrada de 317,40 quilates, cortada del gran diamante "Cullinan". Finalmente, alternando con las cruces, hay unas flores de lis engarzadas con esmeraldas y rubíes.

Si bien la Corona de San Eduardo fue colocada sobre la cabeza de la reina Victoria durante la ceremonia de coronación, ella salió de la Abadía de Westminster utilizando su nueva corona.

procesion funeral isabel ii

Tras su asunción como rey, Carlos III despidió a 100 trabajadores de la residencia oficial

La Corona de Estado Imperial volvió a cobrar protagonismo cuando la reina Victoria murió en 1901 y la joya fue colocada sobre su ataúd durante la procesión fúnebre, el funeral y el entierro.

Desde entonces, la Corona fue utilizada por los sucesivos reyes Eduardo VII (1901-1910), Jorge (1910-1936) y Jorge VI, el padre de Isabel II (1936-1952).

Desde su coronación, en junio de 1952, la reina Isabel volvió a utilizar la corona en alrededor de 60 ocasiones, exclusivamente para la ceremonia de apertura anual del Parlamento.

El resto del tiempo, la Corona de Estado Imperial se conserva junto a las otras joyas de la monarquía británica en la Torre de Londres y solo sale de allí para funerales de reyes y coronaciones.

funeral reina isabel

El mayor "Johnny", guardaespaldas de Carlos III, se roba todas las miradas

El ataúd de la reina permanecerá en el Westminster Hall durante tres días, en una megaoperación de seguridad cuyo nombre en código es Feather. Se espera que un millón de personas hagan filas durante hasta 30 horas para rendir sus últimos respetos a la reina.

La capilla ardiente estará abierta al público y a invitados VIP durante 23 horas al día y se espera que se lleve a cabo allí una ceremonia similar a la ocurrida en 1936, al morir el rey Jorge V, cuando sus cuatro hijos varones montaron guardia nocturna junto al ataúd.