domingo 25 de septiembre de 2022
INTERNACIONAL Polémica reducción de personal

Tras ascender al trono, Carlos III despidió a 100 trabajadores de la residencia oficial

En su mayoría se trata de personas que han trabajado durante décadas al servicio del ex príncipe de Gales, ahora nuevo rey británico.

14-09-2022 13:50

Hasta cien empleados de la antigua residencia oficial del rey Carlos III, Clarence House, han sido notificados sobre un posible despido a la brevedad. En este marco, un sindicato de la función pública calificó el accionar como "nada menos que despiadado".

Según informó el medio británico The Guardian, el lunes decenas de trabajadores que se desempeñaban en la residencia real del ex príncipe de Gales, incluso algunos que habían trabajado allí por décadas, recibieron el anuncio de que serían despedidos tras la asunción del monarca. 

Para un diario inglés, la muerte de Isabel II le costaría al país hasta 6 mil millones de libras

Decenas de despedidos por la coronación de Carlos III
Decenas de despidos no se hicieron esperar tras la coronación de Carlos III.

Entre quienes recibieron el desafortunado aviso se encuentran secretarias privadas, el equipo de comunicación, empleados de la oficina de finanzas y parte del personal doméstico. En base a lo informado por el portal inglés, estos habrían sido notificados durante el servicio de acción de gracias a la reina en la Catedral de Saint Giles en Edimburgo.

"Si bien se esperaban algunos cambios en los hogares, a medida que cambian los roles en la familia real, la escala y velocidad a la que esto se ha anunciado es extremadamente insensible. Y aún cuando no sabemos qué personal podría necesitar el príncipe de Gales entrante y su familia", manifestó al respecto Mark Serwotka, secretario general del Sindicato de Servicios Públicos y Comerciales.

En este sentido, Serwotka señaló que desde el sindicato se encuentran trabajando para garantizar "seguridad laboral total" al personal de la residencia real, el cual "ve afectado su futuro en un momento ya difícil". De todas formas, no todo el personal de Clarence House es representado oficialmente por su agrupación.

Las manos hinchadas y rojas del rey Carlos III: a qué podría deberse esa condición

Las reacciones al anuncio de los despidos de trabajadores de la Corona

Luego de que The Guardian diera a conocer la desconcertante noticia, varias personas se sorprendieron por el descuidado manejo de los despidos. "Son personas que han estado trabajando duro y son fieles y leales. Nadie merece ser despedido porque alguien muere", expresó Korina Massicat, estudiante británica.

"Muchos de ellos han prestado muchos buenos años de servicio y ahora se les dice: 'Nosotros no te queremos'. Deben ser más humanos en esto", agregó por su parte otro ciudadano inglés, identificado como Hobbs, consultado por el medio.

En esta misma línea, otros ciudadanos manifestaron que "no creen que este sea un buen momento para hacerlo", que "ahora el funeral es más importante"  y que "no era algo esperado ya que fue muy pronto".

1109_the_crown7
Clarence House, la residencia real del príncipe de Gales y la duquesa de Cornualles, ocupada hasta hace unos días por Carlos de Gales y Camila Parkes Bowles.

El mayor "Johnny", el guardaespaldas de Carlos III, se roba todas las miradas

A su vez, la BBC también informó que la casa real habría recibido asesoramiento legal para emitir los anuncios de despido lo más pronto posible a pesar de los esfuerzos para retrasar los avisos hasta después del funeral de la reina Isabel II.

Asimismo, se espera que el personal despedido reciba ofertas para tomar nuevos puestos alternativos en alguna de todas las residencias oficiales de la monarquía, asistencia para encontrar empleos externos e indemnizaciones por despido que superen y "mejoren" el mínimo legal.

Clarence House es la residencia oficial en Londres del príncipe de Gales y la duquesa de Cornualles, cargos que hasta hace correspondían a Carlos de Gales y Camila Parker Bowles, y se esperaba que en el traslado de los monarcas al Palacio de Buckingham estos fueran acompañados por el personal del lugar. Sin embargo, si bien aún no se han tomado decisiones definitivas, sólo unos pocos conservarían sus puestos de trabajo.

 

AS./fl