martes 21 de enero de 2020 | Suscribite
INTERNACIONAL / a dos semanas de los comicios
domingo 23 septiembre, 2018

El indulto a Lula, el fantasma que invocan para frenar a Haddad

El candidato del PT desestimó un perdón, pero sus rivales instalaron la hipótesis para detener su avance en los sondeos. El 54% apoya la prisión del ex presidente.

por Leandro Dario

Campaña. El ex ministro de Educación recorrió Minas Gerais, donde Dilma Rousseff es candidata a senadora. El PT centra su proselitismo en la figura del ex presidente, preso en la cárcel de Curitiba. Foto: AFP
domingo 23 septiembre, 2018

Como un eximio equilibrista, Fernando Haddad se esfuerza por contentar a la base electoral del Partido de los Trabajadores (PT) y, al mismo tiempo, no espantar al electorado de centro y moderado, clave en una eventual segunda vuelta. Con esa consigna, el candidato presidencial afirmó esta semana que si gana las elecciones no indultará a su jefe político, que purga una condena de 12 años y un mes de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero. Al mismo tiempo, afirmó que Lula cumplirá un papel fundamental en su gobierno, mientras que  otras voces del partido admitieron que habrá un perdón presidencial.
Consultado por la radio CBN y el portal G1, Haddad afirmó sin matices que “no habrá indulto”. El propio ex presidente había rechazado esa posibilidad, al sostener que no había cometido ningún crimen y que, por lo tanto, no quería ser perdonado, sino exculpado. “No acepto un indulto. No soy culpable. Yo soy inocente y quiero probar mi inocencia”, habría afirmado el detenido, según reveló Glesi Hoffmann, presidenta del PT.
De cualquier modo, el tema se instaló en la campaña y amenaza el meteórico ascenso en las encuestas del ex ministro de Eduación. “Todos están esperando que Haddad cometa un error en una cosa como ésta. No tengo dudas que le dará el indulto a Lula. Si no lo hiciera, sería una frustración. Pero también sería muy imprudente hacer campaña con esto, porque un sector de la derecha quiere instalar que hay impunidad”, afirmó a PERFIL Pablo Gentili, secretario ejecutivo de Clacso.
Desde el hospital, el ultraderechista Jair Bolsonaro grabó un mensaje en el que acusó al PT de organizar un “fraude” y a Haddad de designar, en caso de ganar las elecciones, a Lula como ministro de su gobierno. La postulante a vice de Geraldo Alckmin, Ana Amélia, también agitó el fantasma, en un esfuerzo por detener el ascenso en los sondeos del ex alcalde de San Pablo.
Si bien Haddad afirmó que no lo hará, otro dirigente de peso de su partido, Fernando Pimentel, gobernador de Minas Gerais, declaró que “con certeza habrá un indulto a Lula”. “Puede que él desee que eso suceda, pero nunca hablé con él sobre eso, es más, nunca lo conversé con nadie del PT”, aclaró el candidato al Palacio del Planalto.

Justicia. Más allá de las especulaciones políticas, hay un debate sobre si es posible que el presidente otorgue un perdón. Según la Constitución brasileña, el jefe de Estado tiene dos herramientas: el indulto colectivo, que se concede, por lo general, en la Navidad; y la “gracia”, que es un beneficio individual por razones humanitarias. El año pasado, el presidente Michel Temer indultó a criminales que habían cumplido un quinto de su pena, no eran reincidentes y no hubieran cometido un crimen violento. La medida, sin embargo, fue suspendida por el Supremo Tribunal Federal (STF), donde el ministro Luis Roberto Barroso excluyó a los condenados por corrupción, lavado de dinero y tráfico de influencias, lo que podría cerrar el camino legal para un perdón a Lula.

Encuestas. Según un sondeo de Datafolha, un 54% de los consultados avalan la prisión de Lula, mientras que un 40% la cuestionan. Entre los primeros, hay un núcleo duro antipetista que, según Ibope constituye el 30%, pero también parte del electorado de centro, que considera que un perdón sería una medida extremadamente antipática. Según el portal G1, de la cadena Globo, “el antipetismo –tal vez uno de los sentimientos más fuertes de esta elección–, consideró ese tema como una manera eficiente de despertar el miedo del elector”.
“A favor de la libertad de Lula está el PT y toda la izquierda, que considera que el proceso contra él es una vergüenza para el sistema jurídico brasileño. El problema es que Lula dijo que no quiere ser indultado. Lo que todos piensan es que si gana Haddad habrá que revertir una profunda injusticia, que es una condena sin pruebas”, agregó Gentili desde Río de Janeiro.
Pase lo que pase, Haddad adelantó que el ex presidente será un “gran consejero” en caso de llegar al Planalto. “Tenemos una total comunión de propósitos. El es un interlocutor permanente de todos los dirigentes del partido y nunca dejará de serlo”, afirmó esta semana, sin especificar si el ex presidente tendrá un rol específico en su gobierno.
“Haddad es Lula”, reza la propaganda proselitista del PT, que apunta a la conexión emocional con su líder preso y a la transferencia de votos a su delfín. “Lula libre”, rezan, por su parte, miles de carteles que acompañan su gira por el país. Para hacer realidad esa consigna, primero hay que ganar las elecciones y, luego, indultar al ex presidente.


Temas

Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4881

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.