miércoles 17 de agosto de 2022
INTERNACIONAL Un mes después de la explosión

El Papa Francisco llamó a una jornada de oración mundial por los libaneses

Envió una invitación para que todas las confesiones religiosas se unan a su rezo por las víctimas de la terrible explosión de Beirut y la paz del Líbano.

04-09-2020 03:34

El Papa Francisco convocó para este viernes 4 de septiembre a celebrar una jornada universal de oración y ayuno por las víctimas de la terrible explosión ocurrida en el puerto de Beirut, capital de Líbano.

"Un mes después de la tragedia que azotó a la ciudad de Beirut, mi pensamiento se dirige una vez más al Líbano y su gente, tan duramente probada", dijo Francisco durante su audiencia general semanal del miércoles, cuando invitó a un sacerdote libanés con una bandera de su país para que se colocara junto a él y la besó.   

El Líbano, dijo el Papa, es "un mensaje de libertad y un ejemplo de pluralismo, tanto para Oriente como para Occidente". "Por el bien del país y del mundo, no podemos permitir que este legado se pierda", agregó, citado por Vatican News.

¿Milagro en Beirut? Detectan "un latido" entre escombros a un mes de la explosión

En la audiencia, Francisco animó a "todos los libaneses a perseverar en la esperanza y a reunir la fuerza y ​​la energía necesarias para empezar de nuevo" e instó a "los líderes políticos y religiosos a comprometerse con sinceridad y apertura en el trabajo de reconstrucción, dejando de lado todos los intereses partidistas y mirando por el bien común y el futuro de la nación".

"El Sumo Pontífice emitió una invitación mundial para que todas las confesiones religiosas se unieran a esta propuesta", informó la Embajada del Líbano en Argentina. Como parte de esta actividad, el Papa enviará al Secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, al Líbano para expresar su "cercanía espiritual y solidaridad" con el pueblo libanés. Animó a todos a demostrar su cercanía a través de obras concretas de caridad.

La desastrosa explosión en el puerto de Beirut sucedida el 4 de agosto costó la vida a 190 personas y dejó más de 6.500 heridos.

Según las autoridades libanesas, la explosión fue causada por 2.750 toneladas de nitrato de amonio confiscadas por los servicios de aduanas del país en 2014 y almacenadas en el puerto de Beirut. La explosión desató una nueva espiral de violentas protestas antigubernamentales en la capital libanesa y provocó la dimisión del Gobierno.

DS