INTERNACIONAL
BRASIL

Fernando Haddad en el G20: "Mientras millones salieron de la pobreza, hubo un aumento sustancial de la desigualdad"

En su mensaje transmitido vía online desde Brasilia, el ministro de Hacienda brasileño sostuvo que en simultáneo con el progreso verificado "especialmente en Asia, en que millones salieron de la pobreza", hubo un "aumento sustancial de la desigualdad de ingresos y riquezas en diversos países.

0812_fernando_haddad_g
Fernando Haddad es un político brasileño miembro del Partido de los Trabajadores. | INSTAGRAM

El ministro de Hacienda brasileño, Fernando Haddad, dibujó este miércoles una realidad global poco entusiasta. Fue durante la inauguración oficial de la cumbre del G20, de ministros de finanzas y presidentes de bancos centrales. En su mensaje transmitido vía online desde Brasilia,  sostuvo que en simultáneo con el progreso verificado “especialmente en Asia, en que millones salieron de la pobreza”, hubo un “aumento sustancial de la desigualdad de ingresos y riquezas en diversos países. Hoy, el 1% más rico es dueño de 43% de los activos financieros mundial y emiten, a la atmósfera, la misma cantidad de carbono que los dos tercios más pobres de la humanidad”. 

Reconocido como uno de los problemas graves en el orden internacional, el endeudamiento externo que afecta a Africa y naciones como la Argentina, será el asunto central a debatir mañana, último día de esta reunión en el Pabellón de la Bienal de San Pablo. Según resumió el secretario de Política Económica de Brasil, Guilherme Melo, en una conferencia de prensa del mediodía, el drama que aqueja a los países altamente endeudados “son las elevadas tasas de interés que obstaculizan severamente la refinanciación y pago” de esas deudas.

Cumbre de ministros del G20: Yellen habló de fortalecer bancos de desarrollo y prometió combatir el cambio climático

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Ya en vivo y en directo, el presidente del Banco Central de Brasil Roberto Campos Neto se hizo eco de las palabras de su colega de Hacienda. De hecho fue el funcionario de más alto nivel presente en la cumbre, ya que Haddad debió resignar el lugar debido a su contagio reciente con el Coronavirus. Elegido para comandar el BCB por el ex presidente Jair Bolsonaro, destacó la necesidad de “luchar contra la pobreza y la desigualdad”. Pero su tono fue diferente al del ministro Haddad: primero sostuvo que sólo con “políticas macroeconómicas sólidas se sostiene el entorno para el crecimiento a largo plazo y la reducción de las brechas sociales”. Y luego remató: “Reducir la inflación tiene costos, pero retrasar el restablecimiento de la estabilidad de precios podría aumentar aún más el sacrificio necesario”

Nieto de un célebre economista brasileño, que fue ministro de Planificación durante la dictadura militar, Campos Neto describió los ejes del G20 en los siguientes términos: “Hemos reiterado la necesidad de políticas monetarias, fiscales, financieras y estructurales bien calibradas para promover el crecimiento, reducir las desigualdades y mantener la estabilidad macroeconómica y financiera”. Como el abuelo, el actual titular del BCB, defiende a ultranza la autonomía del banco central y la estrategia de mantener elevada la tasa de interés doméstica, como instrumento anti inflacionario. Esto le trajo como consecuencia varios enfrentamientos, que se hicieron públicos, con el presidente Lula da Silva. Finalmente, las aristas fueron limadas gracias al esfuerzo de Haddad, que buscó soluciones intermedias. Eso no impide que Campos Neto haya reiterado hoy: “Los Bancos Centrales (entre ellos el de Brasil) aseguran que seguirán comprometidos a lograr la estabilidad de precios, conforme a la exigencia de sus mandatos”. 

El Gobierno de Milei deporta estudiantes brasileños en universidades argentinas

Las ideas de Haddad, uno de los miembros del gobierno que figura entre los preferidos de Lula, apuestan a ejes más concretos que podrían ser puestos en práctica en caso de aprobados por esta conferencia. Entre ellos, define como esencial la tributación internacional de los grandes  holdings y las grandes fortunas familiares. Según su enfoque esto apunta a permitir “el avance de diversos temas que nos son muy caros como el combate a la pobreza y la desigualdad y al financiamiento efectivo del desarrollo sustentable” . 

De acuerdo con el gobierno brasileño, al que le tocó presidir el G20 durante 2024, hay en la actualidad una reacción contra la globalización que prevaleció hasta ahora. “Esta se confundió con la liberalización de los mercados, la flexibilización de las leyes laborales, la desregulación financiera y la libre circulación de capitales”. Estas estrategias fueron responsables “de crisis que causaron grandes pérdidas socioeconómicas”. Por un lado los procesos hiper financieros registraron ritmos acelerados y por otro lado favoreció a través de un complejo sistema off-shore la evasión tributaria de los super ricos.