lunes 26 de septiembre de 2022
INTERNACIONAL casi DOSCIENTOS países

La COP 26 aprueba un documento criticado por ambientalistas

El Pacto de Glasgow mantiene el objetivo de reducir el calentamiento en 1,5 grados para fin de siglo. India logró diluir en el texto una referencia concreta al cese del uso del carbón.

13-11-2021 23:55

Casi doscientos países aprobaron ayer en la COP26 acelerar la lucha contra el cambio climático y esbozar las bases de una futura financiación, sin garantizar, sin embargo, el objetivo de limitar el aumento de la temperatura mundial a +1,5ºC.

La Conferencia de Cambio Climático de la ONU (COP26) termina en Glasgow, Escocia,  con un acuerdo para llamar a los países de todo el mundo a iniciar el abandono del carbón, en lo que supone el primer llamamiento mundial a dejar atrás este combustible y logra mantener vivo el objetivo de limitar el calentamiento global a final de siglo en 1,5 grados centígrados (ºC).

El Pacto de Glasgow por el Clima propone que los Estados miembros presenten a finales de 2022 nuevos compromisos nacionales de recortes de emisiones de gases de efecto invernadero, tres años antes de lo previsto, aunque “teniendo en cuenta las diferentes circunstancias nacionales”.

Además, los delegados acordaron impulsar la acción climática y aprobaron las reglas del artículo 6 para crear un marco de trabajo para los mercados globales de carbono.

La aprobación del acuerdo quedó deslucida por la oposición de último minuto de India y China a un párrafo sobre la necesidad de eliminar la dependencia del carbón, y para acabar con los subsidios a los combustibles fósiles.

Con 24 horas de retraso sobre la agenda, la COP26 aprobó un texto que abre el paso a consultas formales para crear fondos de financiación y para estudiar posteriormente los daños y pérdidas de los países más vulnerables.

El documento no contiene fechas exactas, ni montos. “Lo que este texto está intentando hacer es tapar agujeros y echar a andar un proceso”, en especial en el tema de las finanzas para adaptación a los efectos del cambio climático, es decir para prepararse ante lo que viene”, explicó Helen Mountford, del World Resources Institute.

“Es tímido, es débil y el objetivo de 1,5ºC apenas sigue vivo, pero manda una señal de que la era del carbón está acabando. Y eso es importante”, reaccionó por su parte Jennifer Morgan, directora ejecutiva de Greenpeace.

Con uñas y dientes. Los países en vías de desarrollo, los más afectados por el calentamiento del planeta, pelearon hasta el final con uñas y dientes para lograr avances en materia de dinero, con un resultado discreto.

Las decisiones de la COP se logran por consenso, y Glasgow no fue una excepción, con exhaustivas negociaciones hasta el último minuto en la misma sala de la asamblea plenaria, con los delegados de pie, documento en mano.

El enviado especial de Estados Unidos, John Kerry, su homólogo chino, Xie Zhenhua, el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, iban y venían, saltaban de un grupo a otro, sobre un texto que finalmente fue aceptado a regañadientes, aunque con duras críticas de parte de India.

Los expertos son cautos con las medidas adoptadas puedan mantener vivo el objetivo de 1,5º C respecto a los niveles preindustriales. Activistas ambientales mantuvieron sus críticas sobre la falta de compromiso de financiación por parte de los países ricos, presionados a hacer “más” y a ayudar a las naciones en desarrollo en su proceso de descarbonización y a gestionar los eventos meteorológicos extremos.

Durante el plenario de votación de los textos parciales del Pacto de Glasgow, Lichtenstein y México criticaron que la cumbre no ha sido ni inclusiva ni transparente y lamentaron el lenguaje poco ambicioso en el proceso de poner punto final a los combustibles fósiles.

Islas Marshall ha mostrado su profundo desacuerdo con el cambio de lenguaje de última hora y Fiji criticó que las novedades en los textos, después de dos largas semanas de negociación, se hayan introducido en “las últimas horas” y sin el “debido debate”, algo que considera que perjudica especialmente a los pequeños estados.

Antigua y Barbuda, en la misma línea expresaron su desacuerdo y después de varios delegados con la misma crítica, el presidente de la COP26, Alok Sharma, pidió perdón por como se desarrolló el proceso y dijo entender el “desacuerdo” de los países.

Respecto al acuerdo del carbón, el texto final de la cumbre ha sido criticado fuertemente por el delegado de Fiji que lamenta que el lenguaje finalmente adoptado habla de “reducir” más que de “abandonar” el carbón. No obstante, se trata de la primera vez que un acuerdo de la ONU hace un mención expresa a los combustibles fósiles.

Aspectos controvertidos. El pacto “urge a los países desarrollados a duplicar como mínimo sus contribuciones colectivas para la adaptación de los países en desarrollo, en base a los niveles de 2019, de aquí a 2025”. Los bancos multilaterales deberán colaborar en la tarea, y el texto también pide “políticas innovadoras” para atraer los capitales privados. Pero los países ricos no han podido regularizar los 100 mil millones de dólares anuales que supuestamente tenían que recibir los países vulnerables desde 2020. Y esa cifra era tan solo una base. El texto reconoce y “lamenta profundamente” esa situación, que urge remediar de aquí a 2025.

Los países en desarrollo quieren que el dinero que vayan a recibir a partir de ahora sea, en líneas generales, repartido a partes iguales en mitigar el cambio climático (reducir las emisiones de gases de efecto invernadero) y en adaptarse a lo que se viene (por ejemplo, mediante presas, diques en las costas, etc).

“Por primera vez se acordó un objetivo de financiación para la adaptación”, destacó Gabriela Bucher, de Oxfam.

Alarmismo de los científicos. Las compensaciones por daños y pérdidas es un capítulo especialmente controvertido, puesto que concierne a Estados, grandes multinacionales (como las petroleras) y aseguradoras.

El pacto “decide establecer el Diálogo de Glasgow para discutir los preparativos para financiar las actividades con el fin de evitar, minimizar y remediar los daños y pérdidas”. Ese diálogo debe culminar en 2024.

Finalmente, en los debates sobre los combustibles de origen fósil, que nunca han sido denunciados de forma explícita en los documentos oficiales de estas conferencias, el final fue controvertido. 

El ministro de Medio Ambiente indio, Bhupender Yadav, defendió que las naciones menos industrializadas, con poca responsabilidad histórica en el calentamiento global, tienen “derecho a su parte justa del presupuesto global de carbono y tienen derecho al uso responsable de los combustibles fósiles”.

“¿Cómo se puede esperar que los países en desarrollo hagan promesas de eliminar el carbón y las subvenciones a los combustibles fósiles?”, clamó.

A propuesta de India, el texto menciona finalmente la necesidad de acabar con los “subsidios ineficientes para los combustibles fósiles”, pero de nuevo, prestando atención a “circunstancias nacionales particulares”.

Desde el Acuerdo de París de 2015, el alarmismo ha crecido y el mundo se dirige a una situación “catastrófica” si no se toman medidas drásticas, insisten los científicos.

El objetivo fijado en París hace seis años era que el aumento de la temperatura media global no llegue a +2 ºC, e idealmente se sitúe en un máximo de 1,5 ºC.

En esta Nota