sábado 02 de julio de 2022
INTERNACIONAL TESTIMONIO EXCLUSIVO

La premonición de Assange que se hizo realidad

En 2014, durante una entrevista exclusiva con Perfil, el fundador de Wikileaks preveía su extradición a los EE.UU. y acusaba a la demócrata Hillary Clinton de tener el poder para presionar al Reino Unido. El viernes 17 de junio Inglaterra aceptó la orden el pedido de la justicia estadounidense.

21-06-2022 17:00

Lo que sigue son apenas segmentos de una entrevista que tuvo lugar en la embajada de Ecuador en Londres hace ocho años. Allí, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, recibió al periodista Jorge Fontevecchia para hablar de su situación de exiliado y de cómo veía su futuro frente a la posibilidad de que los Estados Unidos pidiera su extradición si los demócratas ganaban poder. 

20220618_julian_assange_jorge_fontevecchia_brunafontevecchia_g
Assange y Fontevecchia en la embajada de Ecuador en Londres. (PH - Bruna Fontevecchia)

El material de archivo se convierte hoy en un testimonio urgente y actual para entender parte de la coyuntura que desde el viernes último le cambió la vida a Assage luego de que Priti Patel, ministra de interior del primer ministro británico Boris Johnson, aprobara lo actuado por la justicia del Reino Unido y ordenara la extradición de Julian Assange a los EE.UU., bajo la acusación de  haber contribuido a difundir documentos reservados sobre crímenes de guerra cometidos por las fuerzas estadounidenses en Irán y Afganistán.

En base a la ley sobre extradición, Patel firmó dicha orden porque para el gobierno de su país, no hay bases para prohibir que sea ejecutada. También detalla la funcionaria que la justicia británica “no vio un riesgo de abusos, de un tratamiento injusto u opresivo contra Assange en el ámbito del proceso de extradición, o que en Estados Unidos pueda sufrir un proceso incompatible con sus derechos humanos, como el derecho a un juicio justo o a su libre expresión”. 

¿Por qué lo juzga Estados Unidos?

La Justicia estadounidense quiere sentar a Assange en el banquillo de los acusados por la publicación a partir de 2010 de unos 700.000 documentos diplomáticos y militares secretos, relacionados principalmente con las guerras dirigidas por Estados Unidos en Afganistán e Irak

El caso de Assange, se convirtió en una de las banderas para los defensores de la libertad de expresión, para quienes WikiLeaks tiene los mismos derechos que otros medios a publicar material secreto, si se considera de interés público.

Para el gobierno de EEUU, sin embargo, el australiano no es un periodista sino un pirata informático y la divulgación de documentos sin editar que realizó en 2009 puso en peligro la vida de sus informantes. Si es extraditado, el acusado podría ser condenado a un máximo de 175 años, aunque la sentencia exacta es difícil de calcular. 

Los abogados estadounidenses dijeron, sin embargo, que la pena más larga jamás impuesta por casos similares fue de 5 años y tres meses.

Romper las reglas sagradas

En su entrevista con Perfil, Assange explicó con una analogía qué provocó en los Estados Unidos el goteo de información confidencial: 

Entender al Che Guevara

El fundador de Wikileaks también habló de cómo fue entendiendo la figura de Ernesto "Che" Guevara: