miércoles 22 de septiembre de 2021
INTERNACIONAL La versión de Azerbaiyán
21-10-2020 13:11
21-10-2020 13:11

Los llamamientos a la paz por parte de los dirigentes de Armenia no son más que hipocresía

El embajador azerí en Buenos Aires desarrolla la posición de su gobierno sobre el conflicto con Armenia en torno al enclave de Nagorno Karabaj. Niega la presencia de mercenarios en su ejército y dice que reaccionaron al ser atacados.

21-10-2020 13:11

Ante los recientes sucesos ocurridos en mi país que han llamado atención de la prensa mundial, me resulta adecuado compartir información sobre los hechos fácticos, a fin de que vuestros lectores puedan tener una comprensión más amplia de lo que está aconteciendo en el Cáucaso.

Primeramente, como en todos los eventos en la política mundial, deben tomarse en consideración los elementos históricos. En ese sentido, el 20% del territorio de mi país está ocupado ilegalmente por las fuerzas militares de Armenia. Entre 1988 a 1993, los armenios llevaron a cabo una agresión contra la población civil de Azerbaiyán con el objetivo de anexar la región de Nagorno Karabaj a su país.

Producto de la invasión armenia a Nagorno Karabaj, se llevó a cabo una limpieza étnica contra los azerbaiyanos y un millón de personas tuvieron que padecer un desplazamiento forzado.

Aprovechando el contexto geopolítico que transcurría tras la caída de la Unión Soviética, Armenia invade Azerbaiyán para ocupar, no sólo Nagorno Karabaj, sino otros siete distritos adyacentes.

Embajador de Azerbaiyán: "Durante 30 años estuvimos sufriendo una ocupación militar de Armenia"

Así que, para acercarnos al contexto actual, hoy todo ocurre luego de una flagrante violación del derecho internacional. Los actos de agresión armenia fueron condenados con las resoluciones del máximo órgano rector por supremacía de las Relaciones Internacionales, las Naciones Unidas. A través del Consejo de Seguridad se adoptaron en el año 1993, cuatro resoluciones que exigen a Armenia el fin de la ocupación ilegal en Nagorno Karabaj. Exigiendo además el retiro inmediato de todas las fuerzas militares armenias que están en el territorio azerbaiyano.

Desde entonces, se ha creado un espacio para el diálogo a través del grupo Minsk y los esfuerzos de la OCSE se han generado incontables intentos por paz. Pero todos han fracasado, Armenia se niega sistemáticamente a cumplir con el derecho internacional, a someterse al imperio de la justicia internacional.

El pasado 27 de septiembre, una vez más, los militares armenios, que están en territorio de Azerbaiyán, volvieron a atacar a la población civil. Este tipo de provocaciones sistemáticas por parte de Armenia obtuvieron una respuesta por parte de las fuerzas que defienden nuestro territorio a base del legítimo defensa. Es decir, todo ocurre en el territorio de Azerbaiyán. Entonces, se puede interpretar el mensaje, difundido por Armenia con información inexacta y engañosa de la situación, como una desinformación intencional.

Además, rechazamos completamente, las acusaciones contra mí país sobre el supuesto uso de los mercenarios sirios. Es una propaganda negra sin ningún fundamento. Las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán tienen suficientes recursos humanos, y un ejército muy profesional. No obstante, nosotros sí podemos probar que ellos han desplegado a armenios procedentes del Líbano y Siria. Hemos identificado a ciudadanos extranjeros y a representantes de los grupos terroristas que han venido a pelear en Nagorno Karabaj.

EE.UU, Rusia y Francia condenaron el conflicto en Karabaj y pidieron cese al fuego

Las Fuerzas Armadas de Armenia siguen atacando a la población civil, viviendas particulares y otra infraestructura civil en las zonas residenciales a lo largo de la línea del frente, en una flagrante violación de sus obligaciones en virtud del derecho internacional humanitario, incluidos los Convenios de Ginebra de 1949.

Las instalaciones civiles, como los hospitales, centros médicos, edificios de colegios y jardines infantiles han sido objetos de bombardeos indiscriminados con artillería y otras armas de gran calibre por parte de las fuerzas armadas de Armenia.

A pesar del acuerdo alcanzado como resultado de la reunión de Moscú de los Ministros de Relaciones Exteriores de la República de Azerbaiyán y la República de Armenia, con la mediación de la Federación de Rusia, sobre la observancia de la cesación del fuego humanitaria a partir de las 12.00 horas del 10 de octubre de 2020, las fuerzas armadas de Armenia siguen violando gravemente ese acuerdo.

El acuerdo del 10 de octubre también indica que la República de Armenia y la República de Azerbaiyán estarían iniciando las negociaciones sustantivas mediadas por los Copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE sobre la base de los principios básicos de solución para llegar a un acuerdo de paz lo antes posible. Los principios básicos también prevén la retirada inmediata, completa e incondicional de las fuerzas de ocupación armenias de todos los territorios ocupados de Azerbaiyán según un calendario, así como el retorno de los refugiados y desplazados internos a sus tierras de origen en condiciones de seguridad y dignidad.

Inmediatamente después de la introducción de la cesación del fuego por motivos humanitarios, los distritos de Agdam y Tartar de Azerbaiyán fueron objeto de fuego de artillería por parte de las fuerzas armadas de Armenia.

Armenia y Azerbaiyán pactan una tregua tras una mediación de Putin

En la noche del 11 de octubre, las fuerzas armadas armenias dispararon con un cohete balístico contra la segunda ciudad azerbaiyana más grande, Gandjá, situada bastante lejos de la línea del frente. Como resultado de este ataque, al menos 9 civiles murieron y más de 30 personas, incluidos niños, resultaron heridas.

Una semana después, en la noche del 17 de octubre hubo un segundo ataque con misiles balísticos desde el territorio de Armenia hacia la ciudad de Ganja. Este, tercer ataque atroz contra la segunda ciudad más grande de Azerbaiyán, a partir de la nueva agresión de Armenia contra Azerbaiyán, ubicado lejos de la línea del frente, causó numerosas víctimas civiles; 15 civiles, incluyendo 5 menores de edad perdieron sus vidas, más de 48 personas fueron heridas. En total hoy en día contamos más de 60 civiles asesinados y más de 200 heridos. Lamentablemente nadie de los contenidos medios hablo sobre estés ataques masivos a población civil.

El bombardeo de civiles y pueblos por las fuerzas armadas armenias después del acuerdo de cesación del fuego humanitario es otro claro indicio de crimen de la guerra y demuestra que los llamamientos a la cesación del fuego por parte de los dirigentes de Armenia no son más que hipocresía.

Estamos comprometidos con la paz, y todos los mecanismos del diálogo para alcanzarla están creados. Pero la última declaración del Primer Ministro de Armenia el 21 de octubre sobre la ausencia de una solución diplomática al conflicto una vez más demuestra que Armenia no está interesada en la solución del conflicto mediante negociaciones. Con esta declaración, la propia dirigencia de Armenia reconoce que el objetivo de Armenia es la ocupación de los territorios invadidos de Azerbaiyán. Las declaraciones de Ereván sobre la solución negociada del conflicto son pura hipocresía.

*Embajador de la República de Azerbaiyán en Buenos Aires.