viernes 28 de enero de 2022
INTERNACIONAL opinión
15-01-2022 00:42
15-01-2022 00:42

Ni en la Expo Dubai se salvaron

15-01-2022 00:42

Cuando los países participantes en la Expo 2020 en Dubai inauguraron sus respectivos pabellones, se esforzaron por presentar hermosos videos con sus paisajes, industrias, su gente y sus logros. Tecnología, cultura, historia, sociedad. 

Israel, con la singular emoción que significaba que el Estado judío estaba participando en una feria internacional en un país árabe signatario de los Acuerdos de Abraham, también mostró a su gente, pujante y variada, sus increíbles paisajes y por cierto, su muy desarrollada tecnología.

Cuando la Embajada de la OLP en los Emiratos Árabes Unidos celebró en la Expo Dubai lo que llamó el “Día Nacional Palestino”, volvió a distorsionar la historia –tal cual suelen hacer muchas figuras palestinas– y a glorificar la violencia, a través de dos canciones que por mejor entonadas y bailadas que hayan estado, no pueden ocultar el preocupante mensaje.

Se lo transmitió  el 24 de diciembre en la Televisión oficial de la Autoridad Palestina.

Una de las canciones, según un informe de Palestinian Media Watch difundido este miércoles, es la muy conocida Oh, pájaro en vuelo que “presenta un mundo sin Israel” y miente al presentar varias ciudades israelíes como si fueran parte de “Palestina”. La otra, el informe la llama “un clásico de la promoción del terrorismo por parte de la Autoridad Palestina” titulado Aprieta el gatillo, que glorifica la violencia  y anuncia que “hemos reemplazado los brazaletes por las armas”.

Cabe suponer que no pocos de los visitantes no entendieron ni una palabra de lo cantado. Muchos se habrán ido admirados de las voces y de las bellas bailarinas con atuendos propios de la ocasión.

Pero la elección de las canciones, mero reflejo de un sentir de fondo, es muy preocupante.

Escribimos estas líneas aún considerando que es importante que haya diálogo entre Israel y la Autoridad Palestina, para mantener la coordinación de seguridad –que aporta a la lucha antiterrorista– y para tratar de mantener cierta estabilidad. Un estallido generalizado no sería prometedor en absoluto. Y lo central: claro está, cuál es la alternativa a la Autoridad Palestina, los terroristas de Hamas.

Pero esto no quita que haya que denunciar los mensajes que la AP difunde y destaca, también mientras coordina temas de seguridad con Israel.

Es que no valdría el argumento de que lo central es lo que hacen y no alguna cosa que escriben, porque los mensajes que transmiten figuras de la AP, envenenan la mente del pueblo, le dicen una y otra vez que la historia fue distinta de lo que realmente fue, que Israel les robó un Estado aunque nunca lo tuvieron, y que lo que tiene hoy Israel era antes de los palestinos.

En la primera canción mencionada, de hecho se niega la existencia de Israel, contando la historia de un pájaro que visita sitios en “Palestina”, entre ellas Iafo, Acre, Ramle, Beit Shean y Haifa. Es una semántica engañosa. ¿Por qué? Porque claro que esas ciudades, antes de la creación de Israel, se encontraban en Palestina, pero la Palestina del Mandato Británico, lo que antes se llamaba Judea, que no era un país de los árabes palestinos, a diferencia de lo que quieren dar a entender. Palestina nunca fue un Estado de los árabes palestinos, por más que se mienta al respecto. 

Ineludiblemente, la deformación de la historia y la verdad, va acompañada de un mensaje explícito de apoyo a la violencia, vanagloriándose de que “hemos sustituido los brazaletes por armas”, exhortando: “aprieta el gatillo” y afirmando “es el día de la guerra santa”.

Pobres palestinos si eso es lo que tienen para mostrar en la Expo 2020 en Dubai.

*Desde Modiin, Israel.

En esta Nota