sábado 17 de abril del 2021
INTERNACIONAL brasil
08-03-2021 17:31

Foja cero: la razón por la que Lula da Silva podrá ser candidato en 2022

El magistrado Edson Fachin sostuvo que los cuatro procesos por los que fue condenado no debieron juzgarse en Curitiba, en el juzgado que dirigía Sergio Moro, sino en el Distrito Federal.

08-03-2021 17:31

Un juez de la Corte Suprema de Brasil anuló este lunes 8 de marzo todas las condenas pronunciadas contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, por considerar incompetente al tribunal que las dictó, de la operación anticorrupción Lava Jato.

De acuerdo con esta decisión, el exmandatario de izquierda (2003-2010), de 75 años, con varios casos y dos condenas en ese tribunal, deberá ser juzgado ahora nuevamente por esas causas en el ámbito de la justicia federal de Brasilia, y recupera el derecho de presentarse a la elección presidencial de 2022.

Edson Fachin, ministro del Supremo Tribunal Federal de Brasil, tomó esta decisión al hacer lugar a un habeas corpus impuesto por la defensa del expresidente Lula en el marco de las causas impulsadas por la hoy cuestionada operación. La Justicia ordenó comenzar nuevamente la investigación en otros fueros, debido a la supuesta parcialidad de la Fiscalía y el exjuez Sergio Moro, tras las escuchas que trascendieron en 2019.

El magistrado sostiene que los cuatro procesos por los que fue condenado no debieron juzgarse en Curitiba, en el juzgado que dirigía Sergio Moro, sino en el Distrito Federal, adonde los derivó este lunes.

Anularon las condenas a Lula y lo habilitan para ser candidato nuevamente 

La decisión de Fachin, un juez conocido por haber estado alineado a las denuncias y casos impulsados por la Operación Lava Jato, se produjo luego del escándalo generado por la filtración de mensajes que desnudaron lo que Lula y el PT siempre denunciaron: el trabajo conjunto y secreto de los fiscales y el entonces juez Moro para condenar al exmandatario antes de que pudiera competir en las últimas elecciones presidenciales.

Es que la operación anticorrupción Lava Jato, que sacudió a Brasil y llevó a la cárcel a presidentes, empresarios y poderosas figuras de América Latina, se cerró esta semana con sus propias investigaciones bajo sospecha.

Lava Jato empezó en 2014 con una requisa por blanqueo de dinero en una estación de servicio de Brasilia. Tirando los hilos, los investigadores descubrieron una tentacular red de sobornos pagados por grandes constructoras como Odebrecht a políticos de casi todos los partidos, para obtener contratos en la estatal Petrobras.

Sus principales figuras, el ahora exjuez Sergio Moro y los fiscales de Curitiba (sur), en casi siete años, sumaron 174 condenados en Brasil y 12 presidentes o expresidentes involucrados en América Latina, entre ellos el líder de la izquierda brasileña.

Los juicios permitieron además al erario brasileño recuperar 4.300 millones de reales (unos 800 millones de dólares al cambio actual) y otros 15.000 millones están en camino. Sin embargo, en los últimos tiempos, Lava Jato perdió vigencia y la Fiscalía General anunció días atrás la disolución de su núcleo original.

Lava Jato: Sergio Moro pidió licencia tras la difusión de escuchas que lo comprometen 

La operación se había puesto en cuestión cuando en 2019 el portal The Intercept Brasil divulgó conversaciones entre el entonces juez Moro y los fiscales, que arrojaban dudas sobre la imparcialidad de las investigaciones que llevaron a Lula a la cárcel y le impidieron presentarse en las elecciones de 2018.

Apenas elegido en esos comicios, el presidente Jair Bolsonaro nombró a Moro ministro de Justicia pero, en abril de 2020, Moro renunció denunciando tentativas de Bolsonaro de interferir en investigaciones de la Policía Federal.

La difusión de escuchas de 2019 sugieren una parcialidad de Moro en la investigación, en base a comunicaciones entre el magistrado y los fiscales obtenidas de fuentes anónimas. El sitio, cofundado por el periodista estadounidense Glenn Greenwald, había publicado ya información que puso a la defensiva al ex funcionario: las primeras revelaciones mostraron presuntas consultas para perjudicar la candidatura de Lula da Silva y luego de su delfín Fernando Haddad, en las elecciones de octubre de 2018.

Según los diálogos analizados por los periodistas de The Intercept y de la revista Veja, existen pruebas de las interferencias del juez, que habría llegado a ocultar información a un ministro de la Suprema Corte, Teori Zavascki, entonces magistrado de la operación Lava Jato en el Supremo. Zavascki murió en 2017, víctima de un accidente de avión.

En esta Nota