martes 06 de diciembre de 2022
INTERNACIONAL Elecciones en Brasil

Jair Bolsonaro y Lula da Silva se enfrentan en segunda vuelta: qué modelos de Brasil proponen

Las campañas de los dos candidatos se centraron principalmente en los ataques mutuos, por lo que muchos de los planes a implementar todavía son vagos, pero puede trazarse un panorama de los dos proyectos en pugna.

30-10-2022 15:30

 

El ultraderechista Jair Bolsonaro y el izquierdista Lula da Silva libraban este domingo su pulso final por la presidencia de Brasil, en un balotaje de desenlace abierto y profundamente dividido. La última encuesta del Instituto Datafolha publicada el sábado redujo la ventaja de Lula da Silva de seis a cuatro puntos, comparado con dos días atrás, con 52% de las intenciones de voto frente a 48% para el presidente.

Quien resulte ganador deberá lidiar con la delicada situación de la primera economía de Latinoamérica, que alberga a 213 millones de habitantes: más de 33 millones de brasileños están sumergidos en la pobreza y 9,9 millones están desempleados. Además, atraviesa una crítica situación ambiental por la deforestación en la Amazonía y una ola de inseguridad.

Aunque las campañas de los dos principales candidatos se centraron principalmente en ataques mutuos y sus programas todavía son vagos en muchos aspectos, estas son las principales propuestas de los candidatos para el período 2023 - 2026.

Elecciones en Brasil, minuto a minuto

1. Economía y asistencia social

Jair Bolsonaro mantendrá el subsidio Auxilio Brasil, una reformulación del Bolsa Familia creado bajo la administración Lula (2003 - 2011), aumentado a 400 reales mensuales (77 dólares) durante la pandemia y a 600 reales (115 dólares) este año electoral.

Según su programa económico, en caso de reelegir el líder del partido Liberal hará foco en la generación de empleos, especialmente para jóvenes y mujeres, en virtud de la premisa de "libertad económica" que defiende como la indicada para promover el bienestar social.

Asimismo, el mandatario de ultraderecha prometió subir el mínimo no imponible del impuesto a la renta y mejorar la infraestructura en regiones postergadas, además de profundizar las privatizaciones.

Quién es Janja, el 'amuleto' de Lula da Silva que quiere resignificar el rol de primera dama

Lula da Silva, por su parte, promete lanzar un Bolsa Familia "renovado y ampliado", agregando a los 600 reales mensuales otros 150 (28 dólares) por cada hijo menor de seis años.

Su propuesta económica tiene como pilares la inversión pública y la mejora del salario mínimo (1.212 reales, 236 dólares) para restaurar el poder adquisitivo de los brasileños frente a la elevada inflación. En esa línea también buscará asistir a casi el 70% de las familias que están endeudadas.

En materia impositiva, implementará una reforma tributaria progresiva, "para que los pobres paguen menos y los ricos paguen más". En lo laboral, impulsará nueva legislación "para ampliar la protección social", revirtiendo los "retrocesos" de una reforma de 2017 del gobierno de Michel Temer.

Lula se inclina por Henrique Meirelles y Alexandre Padilha para el ministerio de Economía

2. Medioambiente y Amazonía

La política ambiental de Bolsonaro fue duramente criticada por la comunidad internacional y provocó el aislamiento de Brasil. Aún así, en caso de ganar el mandatario prevé continuar con las operaciones militares "Verde Brasil" y "Guardianes del Bioma", de alto costo y baja eficacia, según expertos ambientales, para combatir la deforestación, los incendios y la criminalidad en la Amazonía. No obstante, en su propuesta de campaña asegura comprometerse a combatir reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

Lula promete combatir frontalmente la minería ilegal, los incendios y la deforestación en la selva amazónica, fortaleciendo los órganos de preservación y control, debilitados durante la gestión de Bolsonaro. Pretende asimismo destrabar los recursos millonarios del Fondo Amazonía, financiado por Noruega y Alemania y paralizado desde 2019.

Al igual que su rival, el líder petista promete cumplir las metas de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero asumidas en el Acuerdo de París y asegurar la "transición energética" del país.

5 claves explican por qué el ballotage en Brasil puede marcar el pulso de nuestra economía

3. Relaciones internacionales

Lula apunta a "recuperar" el protagonismo global de Brasil con una política externa "activa y altiva", ampliando acuerdos comerciales internacionales y retomando la cooperación "sur-sur" con América Latina y África, así como el fortalecimiento del Mercosur, la Unasur, la Celac y de los Brics.

Por su lado, Bolsonaro se enfocará en “nuevos acuerdos bilaterales y multilaterales" y concluir el proceso para que Brasil ingrese a la OCDE, la organización que reúne a los países industrializados.

4. Seguridad

La inseguridad azota a los brasileños y fue un punto crucial en las campañas. Bolsonaro, el impulsor de “la mano dura”, promete aumentar la inversión en órganos de seguridad pública como policías estatales y Fuerzas Armadas, mientras que dice que facilitará aún más el acceso a las armas, para ampliar "el derecho fundamental a la legítima defensa y la libertad individual".

Lula, en cambio, dice que es necesaria una "nueva política sobre drogas" que sustituya el actual “modelo bélico" de combate al narcotráfico, con estrategias que privilegien la “investigación y la inteligencia" para desarticular las organizaciones criminales.

Gosman: "Puede haber un intento de golpe en Brasil, como el que quiso hacer Trump"

5. Minorías

Lula promete defender "los derechos y territorios de los pueblos indígenas" y quilombolas (descendientes de esclavos) y se comprometió públicamente a crear un "Ministerio de los pueblos originarios", encabezado por un miembro de esa comunidad. Por su parte, Bolsonaro en su programa reivindica su "libertad" de hacer un "uso responsable" de los recursos naturales, "equilibrando protección ambiental con crecimiento económico justo y sustentable".

Con respecto a la comunidad LGTB+, el líder de centroizquierda prevé políticas de salud, educación, empleo y seguridad, y la ampliación de cupos sociales y raciales en universidades. Bolsonaro, el “defensor de la familia tradicional” que combate la “ideología de género”, no menciona a la comunidad LGTB+ en su programa.