lunes 08 de agosto de 2022
INTERNACIONAL Misiles Kalibr

Rusia bombardeó silos de trigo en el puerto de Odesa, pese al acuerdo de ayer con Ucrania

Las tropas rusas lanzaron ayer cuatro misiles Kalibr, dos de ellos interceptados, sobre silos en el principal puerto sobre el mar Negro, pese al entendimiento alcanzado el viernes, con la mediación de la ONU y Turquía. Dura crítica del presidente Volodimir Zelenski, mientras que el gobierno turco dice que Moscú niega haber hecho el ataque, aunque esas armas solo las tienen sus fuerzas.

24-07-2022 02:15

Un día después del acuerdo entre Moscú y Kiev, con mediación de la ONU y de Turquía, para exportar cereales desde los puertos ucranianos en el mar Negro, Rusia bombardeó ayer el más importante de ellos, Odesa, sin provocar muertos aunque sí heridos, según funcionarios locales. 

El ataque, realizado con cuatro misiles Kalibr, dos de los cuales fueron interceptados por la antiaérea ucraniana, llevó al presidente Volodimir Zelenski a destacar que Rusia “siempre” incumple sus compromisos. 

“El puerto de Odesa fue atacado específicamente cuando cargamentos de cereales estaban siendo procesados. Atacaron un territorio donde se encuentra el grano”, dijo el portavoz militar Yuriy Ignat, después de que dos misiles de crucero Kalibr impactaran sobre la infraestructura portuaria y otros dos fueran derribados. 

“Esto prueba que no importa lo que Rusia diga y prometa, siempre encuentra la forma de incumplir los acuerdos”, reaccionó el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski en una reunión con legisladores estadounidenses, según un comunicado. 

Rusia no se ha pronunciado oficialmente sobre esta acusación, pero según el ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, rechaza haber atacado el puerto, designado para la exportación de granos. 

El bombardeo se produjo menos de 24 horas después de que ambos países firmaran un histórico acuerdo, por separado, con Turquía y la ONU, en busca de aliviar la crisis alimentaria mundial.

Reacciones. Las reacciones no se hicieron esperar. El presidente ruso, Vladimir Putin, “escupió en la cara del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y del presidente turco, Recep (Tayyip) Erdogan, que han hecho enormes esfuerzos para alcanzar este acuerdo”, dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores ucraniano, Oleg Nikolenko.

El funcionario aseguró, además, que Rusia deberá asumir “toda la responsabilidad” si fracasa el acuerdo y se profundiza “la crisis alimentaria mundial”.

Guterres, a su vez, condenó “inequívocamente” el ataque y enfatizó que “la plena aplicación (del acuerdo) por la Federación Rusa, Ucrania y Turquía es imperativa”.

En la misma línea, el jefe de la diplomacia de la Unión Europea, Josep Borrell, dijo que el ataque demostraba “el total desprecio de Rusia por el derecho y los compromisos internacionales” mientras la ministra de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Liz Truss, expresó que era “completamente injustificado”.

Según el gobernador regional, Maksym Marchenko, los ataques dejaron “varias personas heridas”, pero no ofreció más detalles. 

Toneladas de trigo. El convenio sellado en Estambul es el primer gran acuerdo entre las partes en conflicto desde la invasión rusa el 24 de febrero, y era esperado con ansias para ayudar a mitigar el hambre que, según la ONU, enfrentan 47 millones de personas adicionales debido a la guerra.

Ucrania se negó a firmar directamente en el mismo documento con Rusia, por lo que ambos países firmaron acuerdos idénticos por separado con Turquía y la ONU, en presencia de Guterres y Erdogan, en el palacio Dolmabahce de Estambul.

“Hoy hay un faro en el mar Negro, un faro de esperanza, un faro de alivio”, declaró Guterres poco antes de la firma. Erdogan, pieza clave en la negociación, dijo esperar que el acuerdo “reviva el camino a la paz”.

Antes de firmar, Ucrania advirtió que daría “una respuesta militar inmediata” si Rusia violaba el pacto y atacaba sus barcos o incursionaba en sus puertos.Zelenski ha dicho que la ONU deberá velar por el cumplimiento del acuerdo, que incluye el tránsito de barcos con granos ucranianos por corredores seguros para evitar las minas en el mar Negro.

Hasta 20 millones de toneladas de trigo y otros granos están bloqueados en los puertos ucranianos, sobre todo en Odesa, por buques rusos de guerra y las minas que puso Kiev para evitar un ataque anfibio. Zelenski estima el valor de las existencias de granos de Ucrania en alrededor de 10 mil millones de dólares. 

Otros ataques. Tras la firma, Rusia continuó bombardeando amplias zonas de las provincias de Donetsk y Lugansk, que conforman la región del Donbás, en el este de Ucrania.

Dos estadounidenses murieron en esta zona, controlada parcialmente por separatistas prorrusos desde 2014, dijo ayer el Departamento de Estado de Estados Unidos, sin precisar si se trataba de combatientes. 

En el centro de Ucrania, al menos tres personas, entre ellas un militar, murieron y otras 16 resultaron heridas, durante un ataque ruso con misiles contra infraestructuras ferroviarias y un aeródromo militar en Kirovograd, según el gobernador de la región, Andriy Raikovych.

Rusia también siguió bombardeando Járkov, la segunda ciudad ucraniana situada en el noreste. Los ataques dejaron al menos a una mujer herida el sábado, según la presidencia.

 

Al menos 358 niños han muerto desde la invasión

Agencias

La Fiscalía de Menores ucraniana denunció ayer que al menos 358 niños han muerto y en torno a 683 han resultado heridos en ataques perpetrados por Rusia desde el comienzo de la invasión a Ucrania, a finales de febrero.

La mayor parte de las víctimas infantiles, contando fallecidos y heridos, se ha registrado en la región de Donetsk, con 361; Járkov, con 194, la región de la capital, Kiev, con 116; Chernígov (68), la región de Lugansk (54), Jersón (54), Mikolaiv (48), Zaporiyia (40), Sumy (17) y Yitomir (15).

Este nuevo balance se da a conocer después de que Rusia confirmara que más de 300 mil niños ucranianos se encuentran ya en su territorio desde el principio del conflicto, en lo que el Gobierno de Kiev considera una “expulsión ilegal” de su ciudadanía y Moscú describe con el término de “evacuaciones”.

En total, desde el comienzo de la guerra contra Ucrania, 1,9 millones de ucranianos se encuentran en territorio ruso, incluidos 307.423 niños, según los datos del jefe del Centro Nacional para la Gestión de la Defensa de Rusia, Mijail Mizintsev, recogidos por Interfax.

La fiscalía detalla además que 2.188 instituciones educativas han resultado dañadas debido a los bombardeos de las fuerzas armadas de la Federación Rusa. De ellas, según el organismo, 221 han resultado completamente destruidas.

Hay que recordar que unos 5.110 civiles ucranianos han muerto y casi 6.800 han resultado heridos como consecuencia de la invasión rusa, según el último balance actualizado del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, publicado el pasado lunes.

La ONU ha constatado, en este mismo balance, 346 niños fallecidos y 547 heridos desde el principio de la guerra. Sin embargo, tanto Naciones Unidas como la fiscalía de Ucrania temen que estos datos sean realmente inferiores a las cifras reales, dada la dificultad de recopilar información durante el conflicto.

En esta Nota