INTERNACIONAL
Ocurrió en 2019

Trágico incendio en un estudio de animación en Japón: piden la pena de muerte para el autor

El acusado de 45 años enfrenta cargos por asesinato e intento de asesinato tras provocar la muerte de 36 personas.

Incendio de Kyoto Animation
Incendio de Kyoto Animation | AFP

Una fiscalía en Japón solicitó este jueves la pena de muerte para el hombre acusado de cometer en 2019 un ataque incendiario contra el estudio de Kyoto Animation que tuvo un saldo de 36 víctimas fatales. Está considerado uno de los crímenes más mortíferos del país en décadas.

El sospechoso, identificado como Shinji Aoba (45), no fue detenido hasta después de recuperarse de las quemaduras que sufrió durante el ataque al estudio de animación. En septiembre de 2023 admitió ante el tribunal que fue él quien inició el incendio y actualmente enfrenta cinco cargos, incluyendo asesinatointento de asesinato e incendio provocado.

Procesaron a Felipe Pettinato por el delito de "incendio seguido de muerte" ocurrido en 2022

A pesar de la confesión de Aoba, los abogados a cargo de su defensa se basaron en una evaluación psiquiátrica del acusado, previa al juicio, para declararlo inocente. Argumentaron que no se encontraba en sus plenas facultades mentales y que un trastorno psicológico le impedía distinguir entre el bien y el mal.

El hombre fue acusado de irrumpir en el edificio de la compañía, rociar con combustible la planta baja y desatar un incendio catastrófico. El atacante, quien supuestamente le gritó a las víctimas que murieran, acusó al estudio de plagiar su trabajo, hecho que los fiscales calificaron como "delirante".

El acusado no se disculpó por los hechos hasta este miércoles. "Lo siento muchísimo y ese sentimiento incluye un sentimiento de culpa", manifestó ante el tribunal, según detalló la emisora pública NHK.

Incendio en Kyoto Animation
El acusado por el incendio sufrió quemaduras en más del 90% de su cuerpo. (AFP)

Como consecuencia del ataque, Aoba sufrió quemaduras en más del 90% de su cuerpo y debió someterse a 12 operaciones e incluso tuvo que atravesar un procedimiento para restaurar su capacidad de hablar, según detallaron medios locales.

La muerte de más de tres decenas de personas, de un total de 70 empleados, durante el incendio de Kyoto Animation en julio de 2019 conmocionó a Japón, sobre todo por la edad de las víctimas, ya que la compañía contaba con varios empleados jóvenes, incluyendo una mujer de 21 años.

Japón es uno de los países que aún mantiene la pena de muerte, la cual se reserva para  personas declaradas culpables de cometer asesinatos múltiples o asesinatos con agravantes. Con respecto a este caso, el tribunal deberá emitir su veredicto el próximo 25 de enero

 

AS.