Niebla moderada
Temperatura:
15º
Ciudad:
Buenos Aires
lunes 27 de mayo de 2019 | Suscribite
INTERNACIONAL / CUMBRE EN VIETNAM
jueves 28 febrero, 2019

Trump y Kim ponen sobre la mesa el tema desnuclearización en el segundo día de reuniones

El presidente estadounidense le asegura a líder norcoreano que su país Corea del Norte haría lo mismo crecerá "muy rápidamente" si se deshace de su arsenal nuclear.

Donald Trump se reunió con el líder norcoreano Kim Jong Un Foto: AP/Evan Vucci

El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo este jueves no tener apuro por alcanzar un acuerdo sobre el programa nuclear de Corea del Norte, al iniciar la segunda y última jornada de discusiones con el líder Kim Jong Un. Su primera cumbre en Singapur, hace 8 meses, concluyó con una vaga declaración sobre "la desnuclearización de la península norcoreana", pero sin compromisos concretos, y los analistas consideran necesario que los dos mandatarios logren avances en esta nueva cita.

Desde junio, la diplomacia entre los dos líderes, que no se ponen de acuerdo sobre el significado de dicha declaración, está estancada. "La velocidad para mí no es importante", dijo Trump este jueves al volver a sentarse cara a cara con Kim, asegurando que el resultado será visible "a largo plazo". Corea del Norte es objeto de numerosas sanciones debido a su programa nuclear, motivo de un pico de tensiones en 2017, antes de lograrse una distensión.

Por su parte, Kim Jong Un señaló que hay "gente que mira con escepticismo" su encuentro en la capital vietnamita, pero prometió "lograr un gran resultado, bueno en última instancia". "Creo que vernos pasar un buen momento será como ver una escena de una película fantástica", dijo el líder norcoreano. Tras su primer cara a cara en el lujoso hotel Sofitel Legend Metropole, en el centro de Hanói, las conversaciones continuarán junto a sus consejeros, según la Casa Blanca. Después está prevista una "ceremonia de firma de un acuerdo conjunto" y una rueda de prensa de Donald Trump antes de su regreso a Washington.

Los adversarios de Trump temen que el presidente estadounidense esté dispuesto a realizar demasiadas concesiones, incluso a costa de los aliados surcoreano y japonés, para reclamar una victoria y desviar la atención de lo que ocurre en Washington.

"Mi amigo Kim Jong Un"

El mandatario estadounidense trabaja bajo presión en esta cuestión, en la que sus predecesores fracasaron. Lograr avances diplomáticos le permitiría desviar la atención de lo que ocurre en Washington, donde su exabogado Michael Cohen pronunció un explosivo testimonio ante el Congreso. Los dos dirigentes se mostraron evasivos respecto a los posibles anuncios que puedan surgir de esta cumbre, pero fueron optimistas al inicio de su reunión, la noche del miércoles con un cara a cara y una cena.

Horas antes del encuentro, Trump volvió a prometer a su "amigo Kim Jong Un" un desarrollo económico espectacular si Corea del Norte renuncia a su arsenal nuclear, poniendo como ejemplo el caso de Vietnam, un país comunista que abrazó la economía de mercado y dejó atrás la confrontación con Estados Unidos. "Vietnam progresa como pocos lugares en el mundo. Corea del Norte haría lo mismo -y muy rápidamente- si decidiera deshacerse de su arsenal nuclear", escribió Trump en Twitter, evocando un futuro "ESTUPENDO" para el hermético régimen, objeto actualmente de numerosas sanciones internacionales.

Durante meses, Trump elogió por un lado el potencial económico del país, mientras, por otro, se negó a aliviar las sanciones que ahogan al país asiático. Estados Unidos además reclamó en numerosas ocasiones a Pyongyang que se deshaga de forma completa, verificable e irreversible de su arsenal nuclear. Pero Corea del Norte entiende la desnuclearización en un sentido más amplio y pide el fin de las sanciones internacionales y lo que ella considera como amenazas estadounidenses: su presencia militar en Corea del Sur y en la región, en general.

EE.UU. podría aceptar de Kim Jong-un algunos gestos simbólicos, como la apertura de una oficina de contacto o una declaración para poner fin oficialmente a la Guerra de Corea, que terminó en 1953 con un simple armisticio.

¿Desmantelamiento de un reactor?

Los dos dirigentes, que pasaron en unos meses de los insultos personales y las amenazas apocalípticas a las declaraciones "de amor" de Donald Trump, deben concretar los compromisos asumidos en su primera cumbre, que muchos analistas consideran teatro. Para callar a sus detractores, Trump podría intentar arrancar un anuncio al "Camarada Kim", como por ejemplo la promesa del desmantelamiento del reactor de Yongbyon, el principal complejo atómico norcoreano y cuya instalación está rodeada de un gran secretismo..

Situado a unos cien kilómetros al norte de Pyongyang, en la provincia de Pyongan Norte, el centro tiene numerosos edificios relacionados con el programa nuclear norcoreano. Inaugurado en 1986, fue ahí donde se construyó el primer reactor norcoreano, de una capacidad de cinco megavatios, la única fuente de plutonio conocida de Corea del Norte. El complejo también produce otros combustibles para la producción de bombas nucleares, como uranio y tritio altamente enriquecidos. 

Según un informe reciente del Centro de Seguridad y Cooperación Internacional de Stanford, el sitio se está expandiendo a pesar de la distensión diplomática en curso. Según este informe escrito por el investigador Siegfried Hecker, quien visitó el lugar cuatro veces, este produjo suficiente material fisionable para fabricar entre cinco y siete bombas atómicas en 2018. 

¿Cuál es la importancia de Yongbyon?

Yongbyon no sería la única estructura de enriquecimiento de uranio en Corea del Norte y cerrarlo no significaría el fin del programa nuclear.  Los servicios de inteligencia de Estados Unidos estiman que Pyongyang tiene dos centros adicionales, uno cerca de Kangson, en los suburbios de Pyongyang, y el otro en una ubicación desconocida. 

El cierre de Yongbyon podría "frenar" el crecimiento de las existencias de material fisionable de Corea del Norte, pero no limitarlo, dijo en Twitter Jeffrey Lewis, investigador del Instituto Middlebury de estudios internacionales de Monterey.  Los escépticos también señalan que el Norte ya ha producido material fisionable con el que producir nuevas bombas atómicas. "Es importante ser específico sobre el significado de un cierre", dice Lewis. 

¿Qué quiere Corea del Norte a cambio?

Cuando el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, fue a la cumbre en Pyongyang en septiembre, Corea del Norte propuso la "destrucción final" de Yongbyon, pero siempre que Estados Unidos tomara las "medidas correspondientes".  Al Norte le gustaría que Estados Unidos hiciera concesiones para acompañar el proceso, pero Washington exige la desnuclearización completa del Norte antes de cualquier relajación de las sanciones. 


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4642

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard