sábado 24 de septiembre de 2022
INTERNACIONAL en santiago

Un muerto durante una nueva protesta en Chile

El manifestante cayó a un foso electrificado mientras escapaba de los carabineros, que dispersaban una marcha en la tradicional Plaza Italia. Desde el comienzo del estallido social, el 18 de octubre, han muerto 29 personas.

29-12-2019 02:30

Un manifestante  murió ayer mientras escapaba de los carabineros durante una marcha, no autorizada por la intendencia de Santiago, que se realizaba en la Plaza Italia, que se ha convertido en el punto central de reunión de las protestas que estallaron en Chile el 18 de octubre.

Según testigos, el hombre, de unos 40 años y que no ha sido identificado, murió tras caer al interior de un foso electrificado, donde habría recibido una descarga, mientras escapaba de la policía, que intentaba dispersar a los manifestantes reunidos desde la tarde en la Plaza Italia.

Al confirmar la muerte, el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), un organismo autónomo, adelantó que “instará para que la causa de fallecimiento de la persona que llegó a la asistencia pública sin signos vitales se esclarezca lo más rápido posible”.

Con este último caso, sumarían 29 los muertos en el marco del estallido social que sacude a Chile. Un reporte anterior de la fiscalía sumaba 26 víctimas fatales, a las que se agregaron dos personas calcinadas en un saqueo que fueron recientemente encontradas.

Reclamos. La Plaza Italia es el escenario de las persistentes protestas que se realizan desde el 18 de octubre. Los viernes es cuando se realizan las manifestaciones más masivas, que suelen terminar en violentos enfrentamientos con agentes antidisturbios. Las dos últimas no fueron autorizadas por la Comuna.

A través de redes sociales, los manifestantes fueron convocados a protestar en el último viernes del año, pero tal como ocurrió la semana pasada, la policía copó con un gran número de efectivos los alrededores del lugar, sin dejar inicialmente que las personas se agruparan.

Al cabo de dos horas, y luego de que se declarara un incendio en un tradicional centro cultural en las cercanías, miles de manifestantes lograron finalmente llegar hasta el centro de la plaza.

Los bomberos convocados para combatir el fuego en el centro cultural La Alameda, que solía ser refugio de los manifestantes durante las protestas, debieron desplegarse luego hasta la cercana Universidad San Sebastián, donde estalló un incendio luego de que dos centenares de encapuchados saquearan el edificio, en el que arrojaron bombas molotov y agredieron a tres guardias de seguridad.

Heridos. El INDH estima en 3.557 el total de las personas heridas en las movilizaciones que se registran en el país.

Un total de 359 personas han resultado heridas en los ojos, 336 han sufrido lesión o trauma y 23, el estallido o pérdida del órgano, según los datos, que proceden de diagnósticos médicos “iniciales”, precisó el instituto.

Por otro lado, 2.040 personas resultaron heridas con disparos. Por bala, 51 personas; balines, 185; perdigones, 1.605, y por proyectiles no identificados, 199 personas. Asimismo, 223 personas han resultado heridas por el uso de gases lacrimógenos.

 

Preventiva para seis policías

DPA

Un juzgado de Santiago decretó el viernes prisión preventiva para seis integrantes del Cuerpo de Carabineros, acusados de delitos de tortura y abuso sexual contra un estudiante de medicina de la Universidad Católica detenido durante el toque de queda impuesto por el gobierno de Sebastián Piñera en la noche del 21 de octubre. Los agentes son, según el Juzgado de Garantía de Santiago, un “grave peligro para la seguridad de la sociedad”, pues el incumplimiento de sus funciones constitucionales “es de la mayor gravedad”. El joven, de 21 años, Josué Maureira denunció haber sido víctima de agresiones y torturas por parte de seis agentes de Carabineros tras ser detenido.Para el tribunal, los testimonios presentados, los exámenes físicos y las imágenes de las agresiones “son suficientes” para llevar a cabo la investigación. De los seis agentes, dos de ellos también están acusados de un delito de tortura con abuso sexual agravado, ya que habrían utilizado elementos contundentes para llevar a cabo la agresión sexual. Según el Instituto Nacional de Derechos Humanos, los agentes “mantuvieron esposado” a Maureira mientras era “golpeado sin haber existido provocación alguna” por parte de la víctima.

En esta Nota