jueves 24 de junio de 2021
INTERNACIONAL “no es el momento”
09-05-2021 02:38

Vacunas: la UE cuestiona el pedido de Biden de suspender las patentes

La Unión Europea cree que lo que EE.UU. debe hacer es permitir la exportación desde su territorio antes que ignorar su propiedad intelectual.

09-05-2021 02:38

La Unión Europea envió ayer un mensaje claro a Joe Biden: si quiere que avance con más rapidez la vacunación en los países pobres, es preferible que permita la exportación de vacunas desde su territorio, que hoy enfrenta varias barreras, antes que abrir un debate sobre la suspensión temporal de las patentes, un tema complejo que debería darse a largo plazo. 

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE concluyeron ayer una cumbre de dos días en Oporto, Portugal, con distintos mensajes dirigidos a Estados Unidos. “Somos la farmacia del mundo”, dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, tras pedir que cualquier discusión sobre la protección de la propiedad intelectual se aborde con una “visión de 360 grados”, que tenga en cuenta los esfuerzos de producción y exportación asumidos por los veintisiete miembros de la Unión. 

La suspensión de las patentes “no es una solución mágica”, agregó el presidente del Consejo europeo, Charles Michel.

Generosidad. Desde que Biden hizo saber el miércoles su apoyo a la liberalización de las patentes, la UE se ha esforzado por recordar que ni Estados Unidos ni Reino Unido han exportado apenas vacunas, mientras que el bloque europeo lo ha hecho al mismo nivel que lo que ha repartido entre sus ciudadanos.

De 400 millones de dosis ya producidas en la UE, cerca del 50% partieron a noventa países, subrayó Von der Leyden, que ayer anunció un nuevo contrato con Pfizer-BioNTech para garantizar hasta 1.800 millones de dosis, o sea más que sus necesidades.

La UE considera que la producción y exportación de vacunas en las fábricas existentes es el mejor medio para responder rápidamente a la demanda mundial, y subrayan ser la “única región  democrática” que exporta tantas vacunas.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, defendió que la UE ha sido la región “más generosa” durante la pandemia, e instó a Estados Unidos a asumir compromisos equivalentes y a levantar “la prohibición de exportación” de vacunas y componentes antes de abrir debates que son para el largo plazo.

“Emplazo muy claramente a Estados Unidos a poner fin a las prohibiciones a las exportaciones de vacunas y componentes porque impide la producción” en otras regiones)”, afirmó Macron, que reveló que hay laboratorios en Europa que lamentan no poder producir “porque los componentes están bloqueados” en Estados Unidos. “La clave para atender más rápido a las necesidades de vacunación de los países pobres es producir más, así que levanten las prohibiciones”, 

Durante meses la UE se ha resistido a iniciar el debate sobre la necesidad de suspender la protección intelectual de las vacunas contra el coronavirus, como pidieron en octubre India y Sudáfrica, pero el gesto de Biden esta semana avalando una suspensión temporal de las patentes obligó a los Veintisiete a abordar este asunto en Oporto.

Von der Leyen, que días antes dijo “no ser en absoluto amiga” de suspender las patentes abrió la puerta “a iniciar la discusión” tras el anuncio de Washington, aunque el bloque mantiene que no ve esta posibilidad como una solución eficaz en el corto plazo.

“Hemos sido más lentos que otros (en sus campañas de vacunación) porque fuimos enseguida abiertos, esa es la realidad. De los 400 millones de vacunas producidas en Europa desde el inicio de la crisis hemos exportado 200 millones”, subrayó Macron. 

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, dejó en claro ante sus socios europeos que no cree que la liberalización de las patentes “sea la solución para poner las vacunas a disposición de más personas”, y puso en duda que sirva para obtener “más y mejores vacunas”. 

“Lo que necesitamos es la creatividad y la innovación de las empresas”, sostuvo Merkel. 

En la misma línea, el primer ministro de Italia, Mario Draghi, consideró que la suspensión de patentes “no garantiza la producción de vacunas, que es un proceso complicado que requiere tecnología, medios, organización”, pero matizó recordando las ganancias de los laboratorios.

“Hay millones de personas en el mundo que están muriendo y hay farmacéuticas que han producido con subsidios estatales imponentes, así que se podría entender que se les pidiera algo a cambio”, reflexionó el ex presidente del Banco Central Europeo, para quien la cuestión es “compleja” porque entran en juego más elementos.

Mentiras. Macron recordó que a la Unión Europea se la criticó por la lentitud en el proceso de vacunación, que en realidad se debió a que “fuimos más abiertos, y no actuamos como los norteamericanos que se guardaron para sí todo lo que produjeron desde el principio”.

En los últimos meses, destacó el presidente francés, Estados Unidos solo ha exportado un 5% de su producción, apenas para suministrar “algunas dosis” a sus países vecinos, Canadá y México, pero no realizó ningún envío a países vulnerables.

Para Macron, quien sostenga que en estos momentos alguien no tiene acceso a una vacuna por causa de las patentes está exponiendo “una mentira”, ya que los obstáculos son otros: la falta de producción por las trabas a la exportación y a la transferencia de tecnología. 

El mandatario francés dijo ser favorable a analizar soluciones a largo plazo que pasen por la suspensión de las patentes, porque puede ser una opción “totalmente pertinente para el futuro”, pero insistió en que “no responde al problema que tenemos hoy”.

“Debemos trabajar para que la vacuna sea un bien público mundial”, subrayó, y al aludir a la plataforma Covax de la OMS, que envía vacunas a los países más vulnerables, recordó que Bruselas la considera una gran herramienta para frenar la propagación de la pandemia. 

Macron terminó con un mensaje claro para Biden: “La UE es el primer donante de la plataforma Covax. Solo espero una cosa y es que Estados Unidos nos supere. No es el caso por ahora, pero espero que ocurra”.

 

El Papa respalda a Washington

Agencias

El papa Francisco se sumó ayer a las voces de líderes mundiales que piden la liberación de las patentes de las vacunas contra el coronavirus para favorecer el suministro a los países con menos recursos.

“Una variante de este virus es el nacionalismo cerrado, que impide, por ejemplo, un internacionalismo de las vacunas. Otra es cuando ponemos las leyes del mercado o de propiedad intelectual por encima de las leyes del amor y de la salud de la humanidad”, dijo Francisco, en un mensaje enviado a los organizadores de un concierto a favor de una vacunación más rápida y justa contra el coronavirus en todo el mundo.

“Otra variante es cuando creemos y fomentamos una economía enferma, que permite que unos pocos muy ricos posean más que todo el resto de la humanidad y que modelos de producción y consumo destruyan el planeta, nuestra casa común”, agregó.

“El coronavirus ha producido muertes y sufrimientos, afectando la vida de todos, especialmente la de los más vulnerables. Les ruego que no se olviden de los más vulnerables. No se olviden del límite”, amplió.

  “Además, la pandemia ha contribuido a empeorar las crisis sociales y ambientales ya existentes, como ustedes, los jóvenes, siempre nos lo recuerdan a nosotros. Y hacen bien en recordarlo”, expresó el papa.

Francisco insistió en la necesidad de “un espíritu de justicia que nos movilice para asegurar el acceso universal a la vacuna y la suspensión temporaria de derechos de propiedad intelectual”.

En esta Nota