miércoles 18 de mayo de 2022
MODO FONTEVECCHIA Baja de récord histórica
06-04-2022 12:41

Caen los embarazos en Argentina

Con un promedio de 1,55 hijos por mujer, Argentina atraviesa el período con las tasas de fecundidad más bajas de su historia. Así lo informó el Ministerio de Salud en base a las estadísticas de 2020, cuando nacieron 533.299 niños.

06-04-2022 12:41

En 1980 la tasa de fecundidad era de 3,3; en 1991, de 2,9; en 2001, de 2,4; y en 2010 de 2,3. Las cifras cayeron de tal manera que hoy están cerca de los países más desarrollados. En el quinquenio 2015-2020, la Tasa Global de Fecundidad fue de 2,5 hijos por mujer a nivel mundial, y de 1,9 para América del Sur.

Las bajas entre mujeres menores de 20 años son todavía más bajas: desde 2014, del 55%. “Esto es muy bueno, implica que más mujeres ejercen sus derechos y deciden”, explicó Rafael Rofman, director del Programa de Protección Social del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC). “La mayoría de los embarazos adolescentes son ´no intencionales´. Las tareas de cuidados, que estas madres asumen, las llevan en muchos casos, a abandonar o bajar la calidad de su educación y carreras laborales”, agregó.

"Aportes para la igualdad de género en Argentina"

Las primeras conclusiones apuntan a una combinación de causas. Entre ellas, el cambio cultural que supone el avance del movimiento feminista, los resultados del plan ENIA (Embarazo no intencional en la Adolescencia) y la difusión de los implantes subdérmicos. 

Los dispositivos anticonceptivos consisten en una varilla pequeña, fina y flexible que se coloca bajo la piel del brazo con anestesia local. El implante libera una hormona (progestágeno) que inhibe la ovulación y brinda protección por tres años.

El mercado laboral castiga a las mujeres, y más si tienen hijos

 

Dicho dispositivo está disponible en Argentina desde 2013, aunque recién a fines de 2019 se incorporó al Plan Médico Obligatorio. Vale recordar que los anticonceptivos son gratuitos por ley y deben entregarse en centros de salud y hospitales, a través de obras sociales y prepagas.