miércoles 28 de septiembre de 2022
MODO FONTEVECCHIA COPA ARGENTINA

Boca superó por la mínima a Agropecuario y sigue con vida en el torneo

El conjunto de Hugo Ibarra sufrió el partido de octavos de la copa doméstica pero le alcanzó, con gol de Guillermo Pol Fernández, para pasar de ronda. Exequiel Zeballos salió lesionado. Aguarda por el ganador de Quilmes y Deportivo Madryn.

Un episodio más a la película en el andar de Boca. Sin brillar y sufriendo por momentos, ganó ante el Agro en los octavos de final de la Copa Argentina y sigue con su travesía.

Con gol de Guillermo Pol Fernández, el equipo de Ibarra se aseguró su lugar en cuartos de final donde aguarda por el vencedor de Quilmes y Deportivo Madryn.

Si hay que hacer una comparación para definir lo que fue el partido de Boca hay que poner los ojos sobre Sebastián Villa. El extremo colombiano no fue de la partida, sino que ingresó a los 15 minutos del primer tiempo luego de que Exequiel Zeballos reciba una patada fuera de contexto por parte de Milton Leyendeker que dejó con diez a los suyos.

La dura entrada del defensor del Agro generó la salida del Changuito, lugar que tomó el colombiano. Lo cierto es que Villa mostró su velocidad de siempre y sus regates en movimiento, lo cual lo hacen destacar. Lo único que le falta a Sebastián es definir las jugadas. Son pocas las veces que el delantero sentencia de manera exitosa las jugadas que comienza
de la mejor manera.

En consecuencia, ese es un buen panorama para resumir el partido de Boca. Las buenas intenciones estuvieron, se formularon buenas conexiones, pero en los últimos metros los errores tomaron el protagonismo. Por eso el resultado fue tan corto y al equipo de Ibarra le tocó sufrir con un equipo que tenía un hombre menos.

Agustín Rossi saludó a los hinchas de Boca en Salta y rompió el silencio

A los 25´ Pol Fernández que se ha empezado a amigar con el gol rompió el cero en la noche de Salta. El ex Racing viene siendo uno de los jugadores con mayor regularidad en su nivel, por ende, una pieza clave en el armado del once.

Con un equipo alternativo a comparación del que sale casi de memoria fin de semana tras fin de semana se notó que a Boca le costó el encuentro y lo ganó más por el peso de la camiseta y la jerarquía que hay en el plantel a comparación del rival.

En ese sentido desde el Xeneize a pesar de la victoria se encendieron las alarmas por dos motivos. Por una parte, el nivel del equipo sigue siendo chato, hay destellos de buen fútbol, pero son minoría. La realidad es que no se encuentra la armonía que se le exige a un equipo que quiere pelear todos los frentes, sobre todo teniendo en mente la Copa Libertadores de 2023.

Vélez y Talleres definen su futuro y Flamengo no levanta el pie del acelerador

La otra noticia alarmante es el estado físico del Changuito Zeballos. La patada que recibió despertó temor por lo brutal que fue y en el estado que abandonó el campo de juego la joyita del club que renovó su vínculo la semana pasada hasta 2026.

A la espera de los resultados que arrojen los estudios de Zeballos que es una pieza clave en el armado del equipo y del resultado de Quilmes frente a Deportivo Madryn (sin fecha confirmada), Boca sigue con la esperanza intacta de llevarse el bicampeonato en la Copa Argentina. Más allá en el horizonte puede aparecer River en semifinales que mira con mayor antojo que Boca el campeonato en la copa doméstica.