sábado 01 de octubre de 2022
MODO FONTEVECCHIA ESTRELLAS QUE ACABARON MAL

De la gloria al infierno: figuras del deporte que terminaron delinquiendo

Además del ex jugador de River, Ezequiel Cirigliano, hubo muchos deportistas que abrazaron la delincuencia y los llevó a la cárcel o terminar con sus vidas. Los casos más resonantes como Alejandro Puccio, Darío Coronel, César Romero y Ronaldinho.

El caso de Ezequiel Cirigliano llega para engrosar el listado de deportistas que brillaron o tuvieron todo para lograrlo y terminaron en un caminado más alejado actuando de manera ilícita. El ex River fue, en su momento, una de las grandes promesas del Millonario y del fútbol argentino, pero azotado por una fuerte depresión, sin ser contenido, terminó optando por la delincuencia. La joyita de Núñez entonces aparece dentro de otros casos importantes que tomaron malas decisiones.

De brillar haciendo lo que más le gustaba a terminar envuelto en un caso de violencia, robo y un futuro incierto fue el giro de 180° que dio la vida de Ezequiel Cirigliano. El volante pasó de ser catalogado como el “nuevo Mascherano” a ser detenido por la portación ilegal de armas.

La historia de Cirigliano comenzó de la mejor manera en el Millonario, debutó en 2010 de la mano de Leandro Astrada, disputó 63 partidos y parecía ser una gran aparición para la Banda, sobre todo teniendo en cuenta que fue parte del plantel en un momento negro del club cuando militaba en la Primera B Nacional. A pesar de esa presión, el jovencito rindió con creces, incluso ganándose la capitanía con Matías Almeyda como DT.

Ezequiel Cirigliano

Desbordado de elogios por parte de jugadores importantes tales como Leonardo Ponzio y Cristian Ledesma la joyita del club parecía haber encontrado su lugar en el mundo. "Si es inteligente, Cirigliano va a superar a todos los cinco que pasamos por River", reflexionó el Lobo Ledesma que en su momento era uno de los máximos exponentes del Millo. Sin embargo, en 2014 arrancó la degradación en el ánimo de Cirigliano. 

Cuando Marcelo Gallardo asumió como director técnico en River, el ex 10 lo tenía en mente para que sea parte del plantel e incluso lo convocó para que sea parte del equipo en la pretemporada que hizo el Millonario en Estados Unidos. Por motivos personales, Ezequiel le comunicó al Muñeco que no sería parte de la delegación que viaje a Norteamérica para la pretemporada.

Luego salió a la luz que esos problemas personales estaban atados a la muerte de su padre, que había estado preso por la venta de drogas. A partir de ese momento, la carrera de Cirigliano cayó en picada, desembarcó en la MLS, luego pasó por Tigre, Atlético Tucumán, Zacatepec, San Luis, Godoy Cruz y firmó con el Cynthi Albalonga de la Serie D de Italia ya con 30 años en febrero pasado. 

El exjugador de River Ezequiel Cirigliano fue detenido por entrar a robar a mano armada

Sumado a un caso de resistencia ante la autoridad policial luego de haber sido detenido por conducir en estado de ebriedad en 2015, Cirigliano encontró el final de un pozo depresivo el pasado lunes. Si bien primeras versiones indicaban que el ex jugador ingresó a un domicilio a robar, desde su entorno -en base a las declaraciones de Cirigliano- éste portaba un arma de guerra (pistola 9mm) y en plena crisis portó el arma en cuestión y tuvo una discusión en la calle.

En el intento de proteger al involucrado y buscar una justificación la familia del jugador lo calificaron como paciente psiquiátrico que necesita un tratamiento de manera urgente. En consecuencia, el informe policial arroja que los llamados a 911 fueron debido a escuchar disparos en un domicilio que no era del jugador.

En plena investigación del caso lo único que es una certeza es que Ezequiel Cirigliano terminó por distintas cuestiones en un camino alejado al que soñó de chico en el que se veía brillando con la casaca de River.

Los otros casos

Una declaración en el casete de los jugadores es “el fútbol te da y te quita”, y justamente esa expresión resume la vida de algunas figuras del deporte que estuvieron en la cima y terminaron de la peor manera. La vida les dio el camino para tener todo, pero de golpe por distintas decisiones ese camino se cerró. Uno de los casos más emblemáticos de Argentina es el de la familia Puccio.

Alejandro Puccio

El 23 de agosto se cumplirán 37 años de la caída del Clan Puccio. Durante la década de los 80 y en plena dctadura militar en Argentina, Arquímedes Puccio, el líder de la familia junto con junto al coronel retirado Rodolfo Victoriano Franco, Guillermo Fernández Laborda, Gustavo Contepomi, Roberto Díaz y sus dos hijos, Alejandro y Daniel, llevaron adelante una red de secuestros extorsivos entre 1982 y 1985, que finalmente desencadenó, en medio de muertes, torturas y un terror incensante, en la detención de los involucrados.

Los focos en este caso se pondrán en Alejandro Puccio, uno de los hijos de Arquímedes que fue el protagonista del primer secuestro. Alejandro brillaba como wing en el Club Atlético San Isidro (CASI) y no solo eso, a base de grandes rendimientos terminó en las filas de nada menos que Los Pumas. Justamente la primera víctima de este clan fue Ricardo Manoukian, que era del círculo social en el que se manejaba Alejandro.

Triunfo categórico: Los Pumas le ganaron a Australia y están punteros

De esta manera con la ayuda del ex jugador de CASI y Los Pumas fue Manoukian la primera víctima que terminó luego de 11 días encerrado y torturado, terminó muerto de tres balazos en la cabeza a pesar de que su familia pagó su rescate en 500 mil dólares. En consecuencia, Puccio pasó de brillar en el mundo del rugby a completar casi la totalidad de su vida en prisión. Fue liberado en 2007 luego de estar 22 años tras las rejas, pero al año siguiente falleció. 

Otro caso que sacudió a la Argentina fue el de Darío Coronel. "El Guacho", como le decían en Fuerte Apache fue uno de los mejores amigos de Carlitos Tévez, y se quitó la vida antes de que lo atrapara la Policía. El caso de Coronel tuvo más visibilidad luego que de saliera la serie Apache en Netflix donde la historia de los comienzos de Carlitos Tévez se robó la atención de un país por un tiempo.

El amigo de Carlitos, como relata la serie, tuvo la posibilidad de ser una joya del fútbol argentino. Ambos hicieron una prueba en Vélez, en la que el Guacho quedó seleccionado y, en cambio, no así Tévez quien luego desembarcó en Boca. A partir de entonces, Coronel brilló con la casaca del Fortín, sonaba para llegar a la Selección e incluso muchos lo posicionaban como una promesa aún más grande que el propio ídolo de Boca.

Le decían Guacho porque era huérfano. Y su vida pegó un vuelco por las malas amistades y las adicciones. Algunos hasta afirmaban que iba al club drogado. Esa promesa de crack comenzó a tener problemas con las drogas que lo llevaron a robar y a buscar asilo en varios institutos de menores. Con el tiempo de convirtió en el líder de una de las bandas más peligrosas del barrio y tras robar el Bingo de Ciudadela, Darío intentó escapar y perderse por los pasillos del Fuerte, pero fue rodeado por la Policía. Previo a que los efectivos lo detengan Darío tomó el peor camino y se quitó la vida, cumpliendo con el lema de la banda, “antes de que me mate la policía, me mató”, la promesa de crack se voló la cabeza. 

Otra fue la historia de César “la Bestia” Romero quien se llevó las miradas de todos en la década de los 80´. Romero, uno de los máximos exponentes del boxeo argentino, estaba viviendo un sueño que finalmente no se dio. En 1984 Romero junto con Martillo Roldán se preparaban para pelear en Luna Park por un lugar en Las Vegas para batallar por el campeonato mundial.

La advertencia de Carlos Tevez en la previa del partido entre Boca y Rosario Central

En el caso de la Bestia, el oponente fue el venezolano Fulgencio Obelmejias para dictaminar el campeón que se vería las caras con Michael Spinks por el campeonato mundial de peso medio pesado en el Caesar´s Palace en Las Vegas. Pese al entusiasmo por llegar a Las Vegas para pelear con Spinks y por millones de dólares se esfumaron luego de caer en la lona ante el venezolano Obelmejias en el Luna Park. Todo ese camino hacía la gloria en el boxeo no fue una casualidad en la vida de Romero.

La Bestia previo a su éxito en el deporte estuvo preso cinco años y dos meses en el Penal de Mercedes por nueve hechos delictivos, todos por robo a mano armada. Allí en medio de un mundo de violencia y austeridad, Romero aprendió a pelear para poder sobrevivir. El mismo confesó que aprendió a boxear en el penal por el simple instinto de supervivencia. Todo ese aprendizaje lo llevaron a la cima del boxeo, pero las malas decisiones lo llevaron nuevamente al infierno. El 23 de julio de 1984 comenzó el final de Romero.

Junto con Saúl Mario Romero, el hermano menor de César, y Daniel Osvaldo Rodríguez, Pichi, un amigo del boxeador emprendieron una misión a la delincuencia. El grupo robó un auto y dinero en Lomas del Mirador y el hecho terminó de la peor manera. La víctima del hecho aviso a la policía respecto al robo de hombres armados.

En el intento de escape fueron sorprendidos por efectivos policiales en Isidro Casanova y la balacera tomó el protagonismo. En dicho enfrentamiento Romero recibió ocho disparos y falleció junto con su hermano y otros involucrados en el robo. En consecuencia, el apodo de “La Bestia” no le venía del boxeo, sino del mundo del hampa, que nunca había abandonado.

Ronaldinho

Un último caso más cercano en el tiempo y con un final un tanto más airoso es el de Ronaldinho. Uno de los jugadores más brillantes en la historia del fútbol que deslumbró al mundo con sus gambetas, ingenio y jerarquía. Llevando su nombre a la cima del mundo desempeñándose en clubes como el Barcelona, Milán y en el seleccionado brasileño Dinho tuvo un capítulo un tanto más negro a lo que tenía habituado al mundo. Alejado de las canchas hace un buen tiempo, en marzo de 2020 el astro brasilero se encontraba junto con su entorno en Paraguay para ser parte de un evento.

Día del amigo: los frentes de ataque y sociedades con más abrazos de gol

En dicho país fue que el 10 carioca fue detenido por la portación de pasaportes falsos. En consecuencia, de esa documentación falsa el rey de la gambeta junto con su hermano Roberto Assis Moreira, cayeron en prisión. En su estadía en un penal en Paraguay, Dinho hizo de las suyas y en un torneo de fútbol interno se llevó un galardón un tanto particular y que ningún otro jugador logró. Ronaldinho sumó a sus consagraciones en Champions League, Copa Libertadores y otros premios de suma importancia, un lechón de 15 kilos que formó parte del premio en un torneo de fútbol en el penal. Luego el astro brasilero salió tras pagar su fianza por la suma de 90 mil dólares. 

En consecuencia, estos, y muchos otros casos más, tuvieron las puertas abiertas hacía la gloria, algunos la alcanzaron, pero no lograron mantenerse en ese lugar de privilegio. Problemas externos, malas decisiones, influencias equivocadas llevaron a distintas figuras del deporte a terminar de una manera impensada. 

BL PAR