MODO FONTEVECCHIA
LA APERTURA DE MODO FONTEVECCHIA

Día 178: Javier Grabois, el profeta opositor

Desde que se consolidó el triunfo de Javier Milei, el dirigente social se posicionó como el mayor referente de la oposición, adoptando una postura disruptiva y modos que podrían asimilarse a los que utiliza el Presidente. 

REPORTAJE DE FONTEVECCHIA A JUAN GRABOIS 20231214
REPORTAJE DE FONTEVECCHIA A JUAN GRABOIS | MARCELO DUBINI

“Cuatro fueron los precandidatos y candidatos del peronismo a las elecciones del año pasado. De ellos, el que terminó compitiendo en las elecciones, Sergio Massa, se llamó a silencio: su última aparición pública fue en la marcha universitaria del 23 de abril, en la que tampoco hizo declaraciones. Wado de Pedro, precandidato de Cristina Kirchner, tampoco habla hace varios meses y el derrotero de Daniel Scioli es conocido: su ingreso al gobierno muestra, por usar una metáfora religiosa tan afín a los tiempos que corren, la furia de los conversos. El único que habla, y muchas veces grita, es Juan Grabois” analizó Jorge Fontevecchia en la apertura de Modo Fontevecchia, por Net TV, Radio Perfil (AM 1190) y Radio Amadeus (FM 91.1) de este miércoles 5 de junio de 2024. 

Ayer, el referente de los movimientos sociales protagonizó una pelea pública con los abogados del Ministerio de Capital Humano, especialmente con la jefa de legales, Leila Gianni, pocos días después de otro intenso episodio con Ramiro Marra.

Grabois parece haber asumido aquel mandato de Eva Perón de ser la voz de los que no tienen voz en más de un sentido. Por un lado, quiere representar a aquellos que asisten cotidianamente a los comedores. Pero también es la voz de una dirigencia peronista y kirchnerista que aparece misteriosamente callada.

Esto no les gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Los profetas de la política argentina

El periodista Carlos Pagni para analizar al presidente Javier Milei utiliza dos figuras bíblicas, la del profeta y la del rey. El profeta como quien describe una situación de dolor, de injusticia y ofrece un camino de ideas, una utopía que convence a la población. El rey como aquel gobernante que debe dar soluciones prácticas a los problemas de la gente, que debe muchas veces negociar y resignar ideas en virtud de obtener resultados. Según Pagni, Milei es más un profeta exitoso que un rey exitoso, a pesar de ser quien detenta el poder político en Argentina. 

Sin embargo, podríamos decir que no es el único profeta. La figura de Juan Grabois, un dirigente que se define como cristiano, humanista revolucionario, cuyo vínculo con el Papa Francisco es conocido, está en la primera plana de la política nacional a través de su denuncia de la retención de los alimentos por parte del Gobierno. Pero también lo está por un estilo confrontativo que roza la incorrección política, a la manera del primer Javier Milei.

Según la Biblia, un profeta es una persona que habla la verdad de Dios a otros. La palabra griega Prophetes significa "uno que habla o defiende". En la Biblia, los profetas tenían la función de enseñar y también la de traer revelación del futuro

¿La nueva era de los políticos disruptivos?

Juan Grabois se ubica en el opuesto total ideológico al presidente, pero lo acerca algo muy particular: las formas. Grabois tiene un carácter explosivo, muchas veces utiliza insultos, no se viste como un político tradicional y tiene un estilo de comunicación directo y llano. Tampoco viene de la política partidaria, milita en el frente Patria Grande hace relativamente poco tiempo, proviene de la militancia social y de la organización de cartoneros, vendedores ambulantes y de todos los trabajadores de la llamada “economía popular”. 

Ayer, tuvo un viralizado enfrentamiento con Leila Gianni, la subsecretaria de Legal y Técnica del Ministerio de Capital Humano y con Ariel Romano, el abogado del ministerio. Con insultos mutuos y agresiones, Grabois se encargó de recordarle a la abogada su paso por todos los espacios políticos y la acusó de ladrona, mientras que ella lo trató de extorsionador.

Independientemente de lo que nos pueden incomodar los insultos y las descalificaciones, hay algo en la política argentina que cambió notablemente. Hace algunos años alguien que quisiera ser candidato a presidente, no podría comportarse de esta manera. Javier Milei rompió todo protocolo y movió la condición de lo posible en los intercambios políticos.

Juan Grabois, sobre la distribución de alimentos: “Irurzun, Farah y Boico ya tienen la sentencia escrita”

Tras la acalorada jornada, Grabois publicó un contundente mensaje en su cuenta de X: "Pettovello, después de corroborar que esta persona no pertenece a la custodia de Comodoro Py le pregunto ¿Por qué había (al menos) una persona de civil de su grupo de "seguridad" con un arma de fuego dentro y fuera de la sala de audiencias? ¿No sabe que eso está estrictamente prohibido? ¿Van a repetir lo que hicieron con Federico Fernández en el piso 15 de la Secretaría de Trabajo cuando le pusieron un arma en la cabeza para que firme una declaración jurada inculpando a un funcionario y liberándola a usted de culpa y cargo por contrataciones que usted firmó?"

"A nosotros no nos van a intimidar ni con armas ni con calumnias. La lucha sigue hasta que no falte pan en la mesa de ningún argentino. El hambre es un crimen y ustedes una banda criminal."

"A la ciudadanía, la prensa libre, el Poder Judicial y la oposición republicana: acá hay una verdadera mafia operando en Capital Humano. Roban, espían, borran pruebas, pasan facturas truchas, adulteran inventarios, usan patotas armadas. Es muy grave. Hay mucha gente intimidada que no se anima a hablar."

"Ariel Romano, el abogado que está junto a la persona armada, participó en la "reunión" del piso 15 donde a Federico Fernández le arrancaron la declaración que exculpa a Pettovello. Ese hecho por sí solo reviste una gravedad que requiere la inmediata intervención de la justicia por la posible comisión de delitos gravísimos tales como la coacción y la privación ilegítima de la libertad."

"Si hacen esto para no repartir comida, imagínense de lo que pueden hacer para saquear la Argentina. La patria no se vende. Defendámosla sin miedo".

Grabois se refiere a Federico Fernández, funcionario al que, según varias fuentes, se lo obligó mediante este método que denuncia Grabois a denunciar al segundo de Pettovello, Pablo de la Torre para responsabilizarlo de la retención de los alimentos y de las denuncias que se produjeron a partir de este hecho en otros aspectos del ministerio como la de supuestas contrataciones irregulares.

Margarita Barrientos: “Todavía no llegaron los alimentos y ruego a Dios que lleguen”           

Grabois tiene una manera de comunicar y de confrontar políticamente más parecida a la de Milei que a la de un político tradicional. Si bien tiene cercanía a la iglesia católica, no posee en nada las formas de los curas que tienen activismo social como el arzobispo García Cuerva o el propio Monseñor Ojea. 

En 2017, cuando aún era un personaje desconocido, lo entrevisté y me contó los orígenes de la CTEP: "había un montón de movimientos, el de los Trabajadores Desocupados, el Movimiento de Empresas Recuperadas, los movimientos piqueteros, cooperativas sueltas, el Movimiento Nacional Campesino Indígena. No nos conocíamos, nos fuimos conociendo y nos dimos cuenta que lo que estaba pasando era que los intereses del sector social estaban subordinados a la agenda ideológica de cada grupito". 

En aquella entrevista, realizada en pleno apogeo del gobierno de Mauricio Macri, también explicó que moderó su visión respecto a las gestiones de Néstor y Cristina Kirchner: "Macri me hizo tener una visión distinta a la que tenía antes y ahora valoro algunas cosas".

Guillermo Moreno se despegó de D'Elia y dijo que Grabois podría ser su jefe 

Grabois defiende además una corriente teológica que es la de la “Opción preferencial por los pobres”. Explica que "Dios nos ama a todos, pero no hay nada más prioritario que resolver la pobreza y el trabajo". Curiosamente, en aquella entrevista también contó una historia de un funcionario que no repartió leche tras un problema de licitación: "durante tres meses hubo chicos que no tomaron leche, es un acto criminal igual o peor que cualquier hecho de corrupción".

En 2018, fue detenido por que en medio de la represión a los manteros de Once, él fue a defender a los vendedores ambulantes que se encontraban en esa zona, varios de los cuales pertenece a la CTEP: "hemos sido detenidos de forma arbitraria por nuestra pertenencia política y organizativa. Le pedimos al pueblo que repudie este acto" denunciaba tras las rejas, con un léxico claro y con fundamentos. Sin dudas, es un buen comunicador y la contracara de Javier Milei en ese aspecto.

Algunos meses después de aquel hecho, presentó el Frente Patria Grande, con el cual, un año después, iba a ingresar en el Frente de Todos. En aquel acto postulaba a Cristina Kirchner como candidata para las elecciones del año siguiente: "Ver como había una especie de junta de tipos malos conspirando para destruirla me terminó de convencer".

El perfil y los gustos de Grabois

Además, Grabois muestra su vida privada y sus aficiones. Es traductor del escritor del señor de los Anillos Tolkien, escucha heavy metal y toca la batería. Este estilo, al igual que Javier Milei, lo vuelve cercano a la juventud. A diferencia de otros dirigente de izquierda como Myriam Bregman o Gabriel Solano que son trotskistas, Grabois es más ecléctico en sus concepciones políticas. En una entrevista definió su posicionamiento ideológico como “humanista con influencia peronista, cristiana, marxista, autonomista y aceleracionista”.

Sobre el aceleracionismo podemos decir que uno de los fragmentos más discutidos que Gilles Deleuze y Félix Guattari escribieron en el Anti-Edipo, cuando se preguntaron “entonces, ¿qué solución hay, qué vía revolucionaria? […] ¿Retirarse del mercado mundial como aconseja Samir Amin a los países del tercer mundo, en una curiosa renovación de la ‘solución económica’ fascista? ¿O bien ir en sentido contrario? Es decir, ir aún más lejos en el movimiento del mercado, de la descodificación y la desterritorialización. Pues tal vez los flujos no están aún bastante desterritorializados, bastante decodificados […] No retirarse del proceso, sino ir más lejos, acelerar el proceso”. Existe una discusión en la izquierda sobre el sentido de la aceleración.

En la batalla entre Trebucq y Grabois esta vez no hubo fuego: "Tenía razón, es así”

Para el Padre Paco Olivera, Grabois es un cristiano, no solo de palabra, sino de obra: "no por nada el Papa Francisco lo nombra dentro de las instituciones que velan por los más pobres a nivel mundial". Además, recalca que tanto él como Axel Kicillof podrían ser los mejores mandatarios del país: "sería algo distinto a lo que tenemos hoy, por eso lo persiguen, lo detestan y lo demonizan".

Por su parte, Julio Bárbaro remarca la coherencia de Grabois: "siempre mantuvo sus mismas ideas. Hoy, sus virtudes resultaron frente a ese despreciable personaje que adhirió a todas las causas para vivir de ellas. Juan tiene convicciones, algunos hacen negocios con las ideas y eso es la peor degradación del ser humano".

Natalia Zaracho, compañera de militancia, destacó que Grabois promueve la formación de los más humildes para que puedan representarse: "esta actitud de defender a los más pobres la tuvo con distintos gobiernos. Estoy convencida de que en algún momento va a ser el presidente del país".

Quien marca un contrapunto con estos testimonios es Alejandro Horowicz: "me resulta más un hombre próximo a entender el mapa del dolor, que un hombre con un tipo de respuestas para resolverlo", sostiene el ensayista y periodista.

Su rol en Unión por la Patria

Grabois tuvo sus diferencias con el Gobierno de Alberto Fernández y atacó duramente a Sergio Massa, a pesar de que luego lo llamó a votar en el balotaje contra Javier Milei. En 2022, en medio de una manifestación contra el Gobierno, dio un acalorado discurso del que quedó una frase histórica por su vehemencia: “Estamos dispuestos a dejar la sangre en la calle para que no haya hambre en la Argentina”.

Tras su derrota en las internas presidenciales, y tras haberlo criticado en las internas, Grabois anunció que se iba a dirigir al búnker de Sergio Massa para apoyar al candidato de Unión por la Patria.

Hoy se muestra cercano a Cristina Kirchner, pero tiene su juego propio. No se lo ubica dentro del naciente kicillofismo y dijo que quiere ser candidato en las próximas elecciones presidenciales. Su apuesta es a capitalizar el hastío de la población con la política, pero por izquierda. Veremos si, además de la denuncia y de la elocuencia de su discurso, puede construir un perfil de gestión, de resolución de los problemas. Es decir, si además de ser profeta, puede ser rey.  

ADP FM