lunes 26 de septiembre de 2022
MODO FONTEVECCHIA DURA HISTORIA

El detrás de escena de Guillermo Pérez Roldán, una de las estrellas del tenis argentino

Las exigencias y el maltrato de su padre impidieron que pueda explotar aún más su potencial y habilidades en el tenis. El ex tenista tendrá su documental donde se contarán los rivales que tuvo tanto dentro como fuera del campo.

Fue uno de los nombres más importantes en la historia del tenis argentino, pero el maltrato por parte de su padre-entrenador le impidieron llegar a su mejor versión. El lanzamiento de un documental desgarrador relata la historia de Pérez Roldán que tuvo rivales tanto dentro como fuera de la cancha.

Guillermo Pérez Roldán confidencial, se estrenó ayer, creado por National Geographic que se puede disfrutar a través de Star+, una de las nuevas plataformas de streaming en el país. Esta biopic presenta una historia atrapante sobre la vida de Pérez Roldán, uno de los máximos exponentes del tenis argentino que no llegó a brillar del todo por los maltratos que sufría día a día en la sombra de su padre y entrenador en ese entonces. “Hubiese preferido tener un peor entrenador y un mejor padre, simplemente eso", decía la ex raqueta nacional.

"Me da mucha pena: fue tan bueno en lo que creó, fue un sistema que funcionó, debería haber sido Gardel y descargaba sobre mí una, no sé si exigencia, pero perdí un padre”, soltó el extenista dando a entender la relación que mantuvo con su padre durante su trayectoria como profesional. 

Este camino al infierno para Guillermo comenzó cuando Raúl, su progenitor, creó una escuela de tenis en un pueblo que respira este deporte, Tandil. Así Raúl puso de pie una escuela de tenis en el club Independiente bajo un lema que es inquebrantable. “La disciplina y severidad no se negocian”.

La dramática historia del tenista Guillermo Pérez Roldán: de los abusos de su papá al intento de suicidio

Dichos ideales cruzaron una línea que el propio Guillermo sufrió en carne propia. De esta manera, tomando coraje el tenista se atrevió a relatar su historia con la intención de que esto no le vuelva a suceder nunca en la vida a otra persona.

Raúl Pérez Roldán veía en su hijo un producto no una persona, cuando notó de lo que su hijo era capaz dentro de una cancha de tenis, este pisó el acelerador hasta el fondo poniendo una carga sobre los hombros de Guillermo que se tornó insostenible. “Ese señor veía que yo tenía todas las armas como para generar más dinero y dejé de ser un hijo para él, para pasar a ser un proyecto. En ese momento empecé a sufrir mucho más las consecuencias”, comentó Guillermo sobre los límites que superó su padre con él. 

En un relato inundado de angustia y dolor, Guillermo confiesa que la presión y maltratos físicos y psicológicos que sufría por la figura de su padre fueron tales que intentó quitarse la vida en dos ocasiones. “Tenía 17 años y con todo el revuelo de lo que me pasaba, cargué la pistola que me había regalado mi abuelo, le puse dos balas de las 5 que podía cargar, la giré y ¡pam-pam! Disparé dos veces seguidas para ver si me daba, y no me tocó”, confesó.

El propio Guillermo comentó que, si bien los maltratos siempre reinaron en su hogar, no solo para él, sino con su hermana y su madre también, notó que todo se tornó irremontable cuando entró el tema económico en su carrera tenística

“Aprendí mucho al lado de Vilas, un tipo extraordinario y un tenista único”

Ganador de nueve títulos ATP y alcanzando el décimo tercer escalón en el ranking mundial, Guillermo decidió ponerle punto final a su carrera como profesional en 1993 con apenas 24 años. Tener que jugar bajo condiciones inhumanas, desgarrado, con ataque de convulsión y recibiendo maltratos físicos y, sobre todo psicológico, Guillermo optó por ponerle punto final a su carrera y a su relación con su padre, con quien no mantiene ningún tipo de contacto. 

El refugio de su vida se lo dieron sus hijos Agustina, Chiara, Damián y Mariano, próximo a nacer, producto de dos matrimonios. A pesar de afrontar problemas económicos al año siguiente de dejar el tenis, cuando el banco le comunicó que no había dinero en sus cuentas, Guillermo dio vuelta la página para seguir adelante con su vida.

Ahora trabajando en la Federación Internacional, él mira la vida desde otra perspectiva, asumiendo que esta confesión le abrió los ojos y le hizo cambiar de rumbo a tiempo. “Para que no existan otros Guillermo en el deporte”, fue el comentario respecto a la intención de este documental, para que ningún otro deportista, ningún otra persona tenga que atravesar semejante calvario. 

BL PAR