domingo 03 de julio de 2022
MODO FONTEVECCHIA ARQUEOLOGÍA Y CIENCIA

Revelan los secretos de una civilización amazónica perdida

Luego de un trabajo de dos décadas, un grupo de arqueólogos descubrieron 26 asentamientos en el corazón de la selva boliviana. Los hallazgos más cautivantes.

08-06-2022 07:49

Pirámides cónicas de 22 metros de altura; terrazas artificiales para evitar inundaciones; canales y embalses para el suministro de agua; conexiones interurbanas por caminos rectos, extensos y elevados. Así era Casarabe, una sorprendente civilización amazónica cuya existencia acaba de confirmarse gracias a un trabajo silencioso de dos décadas.

Lo que hoy es una pequeña localidad en el este de Bolivia, caracterizada por un mosaico de selva tropical y llanuras inundables, alojó a una cultura que floreció entre los años 500 y 1400 de nuestra era. Después de un larga investigación a cargo de arqueólogos alemanes, el lídar (método de reconocimiento aéreo basado en el láser) logró borrar digitalmente la densa vegetación y los sedimentos para descubrir los asentamientos de Cotoca y Landívar, que encabezan un grupo de otros 24. Los investigadores se sorprendieron, además, con tres estructuras concéntricas defensivas y plataformas para controlar el acceso.

"Seis frescos robados hace décadas, regresaron a la ciudad italiana de Pompeya"

El libro de la selva

“Son ejemplos de un nuevo tipo de urbanismo amazónico”, comentó el especialista Christopher Fisher a la revista Nature, ya que indican una densa y continua ocupación humana en toda la región. La población se distribuía en una red de asentamientos de cuatro rangos o tamaños, con gran cantidad de terreno disponible para la agricultura del maíz, la ganadería, la caza y la pesca. Ocupaba 4.500 kilómetros cuadrados, un tipo de un urbanismo extensivo y de baja densidad poblacional que hasta ahora no se conocía en ningún lugar de Sudamérica.

Tras las primeras certezas, asoman grandes dudas. Nadie se atreve a estimar cuántas personas vivían en esos asentamientos de gran tamaño y compleja arquitectura. Y aunque algunos historiadores aseguran que el declive de esa civilización empezó poco antes de la llegada de los españoles, otros creen que los dos hechos tienen que estar relacionados. Sólo resta esperar estudios posteriores, que arrojen nuevas revelaciones sobre los secretos de un rincón amazónico que llevaba seis siglos oculto.

CB PAR