domingo 02 de octubre de 2022
MODO FONTEVECCHIA POLÉMICA DECISIÓN

Jean-Luc Godard murió a través de un suicidio asistido

Según detalló su esposa, la directora de cine Anne-Marie Miéville, el reconocido cineasta recurrió a la muerte asistida para darle fin a su vida, una práctica autorizada en Suiza.

15-09-2022 08:01

Jean-Luc Godard, de origen franco-suizo, fallecido el martes pasado a los 91 años, recurrió al suicidio asistido, práctica autorizada y supervisada en Suiza. Su esposa, la directora de cine Anne-Marie Miéville, confirmó su muerte cerca del mediodía suizo, explicando que había "muerto en paz en su casa rodeado de sus seres queridos", en Rolle, a orillas del lago de Ginebra.

“No estaba enfermo, simplemente estaba agotado", precisó un familiar de la familia al diario francés Liberación. "Había tomado la decisión de terminar su vida. Fue su decisión y para él era importante que se supiera", dijo otra de las personas cercana al cineasta que confirmó la información acerca de su modo de morir.

Crónica de un final anunciado

Según cuenta Liberación, durante una charla hace ocho años, Godard ya lo había anticipado sutilmente. “Cuando te mueras, lo más tarde posible...”, había dicho el entrevistador, a lo que Godard, cigarro en la boca, cortó en seco al periodista para decir: “No necesariamente lo más tarde posible”

5 películas inolvidables de Jean-Luc Godard, ícono de la Nouvelle Vague

Era en 2014, durante el Festival de Cine de Cannes. El director de Adiós al lenguaje, película entonces en competición, fue invitado al programa Pardonnez-moi, de la Televisión Suiza. El periodista prosiguió: “¿Tiene prisa de morir?”. A lo que Godard había respondido: “No estoy ansioso por proseguir a toda costa. Si estoy demasiado enfermo, no quiero que me arrastren en una silla de ruedas”. "¿Recurriría al suicidio asistido, legal en Suiza, donde vive desde la década del 70? A lo que Godard respondió con un simple: "Sí". 

En Suiza está permitido el suicidio asistido. El artículo 115 del Código Penal suizo, que data de 1937, sólo estipula que "cualquiera que, movido por un motivo egoísta, incite a una persona o la ayude a suicidarse, será castigado con una pena privativa de libertad que no exceda de cinco años o una sanción pecuniaria". El "motivo egoísta" deja por tanto un importante margen de controversia, permitiendo que asociaciones como Exit, Dignitas o Life Circle ayuden a las personas a morir médicamente. 

AO PAR