miércoles 06 de julio de 2022
MODO FONTEVECCHIA Movimientos políticos

José Natanson: "La tercera ola de la izquierda latinoamericana llega después de las derechas breves”

El periodista analizó la nueva oleada de la izquierda en América Latina a la que definió como mucho más “moderada por necesidad”. También sostuvo su postura respecto a Cambiemos. “Apuesta a la democracia como forma de construir”, expresó. Mirá la entrevista completa.

23-06-2022 12:45

José Natanson habló en Modo Fontevecchia (Radio Perfil FM 101.9 y Net TV) y destacó qué estamos ante una “tercera ola de la izquierda latinoamericana” qué llega después de las “derechas breves”. Asimismo destacó que esta es una izquierda “moderada por necesidad” y que se puede ver reflejado en el fenómeno de Lula en Brasil: “Lula está haciendo lo que hizo Cristina con Alberto en 2015, ir por la moderación”, explicó. 

Escribiste un ensayo sobre el regreso de la izquierda en América Latina, me gustaría que nos hicieras un abstract sobre el tema.

Estamos ante una tercera ola de la izquierda en América Latina. Yo identifico una primera que es del ´60 y ´70. Una ola que fue global e influida por movimientos de liberación del tercer mundo, la descolonización, Vietnam y movimientos por los derechos civiles en los Estados Unidos y, en América Latina, por el gran acontecimiento que fue la revolución de los ´60 y ´70. Esta ola fue atravesada por un debate muy de moda en esos años sobre la reforma.

La segunda ola, que muestra a la izquierda como un todo, con líderes y procesos políticos que son parte de una misma familia. Me refiero a Chávez, Correa, Lugo, el Frente Amplio en Uruguay, a los que se les puede discutir sin de izquierda o progresistas, nacional o popular, algo muy distinto a lo que había antes, el ciclo neoliberal. Algo que la explica es la caída del muro de Berlín que implicó, para los Estados Unidos, la desaparición de la Unión Soviética como un enemigo geopolítico a considerar y permitió una distensión en su patio trasero, que era América Latina.

Esto hizo que Estados Unidos tolerara que llegase al poder un militar de izquierda, un indígena cocalero, un obrero metalúrgico en Brasil y así. En otra época lo hubiese impedido. Finalmente, la tercera ola de la izquierda latinoamericana llega después de las derechas breves. Argentina, Chile, probablemente Brasil, Bolivia, lugares en donde parecía que la derecha iba a construir hegemonía. 

¿Es posible que cada ola de la izquierda vaya más hacia el centro?

Coincido. La primera fue revolucionaria. La segunda ola nunca puso en juego ni el capitalismo ni la democracia. Esta tercera ola es aún menos reformista que la anterior. Es más tibia, con liderazgos menos enérgicos como Alberto Fernandez, que no es Cristina, el Lula de ahora no va a ser el de 2003, Arce no es Evo. Esta ola tiene un ímpetu reformista atenuado. Eso se explica en buena medida por la guerra en Ucrania y la cuestión de los commodities.

Por otro lado, la ola anterior se enfrentaba a una derecha atomizada, en crisis, y ahora ésta ola tiene enfrente un bloque conservador más consistente que aprendió a reconquistar la popularidad y que pasó por el poder y, en algunos casos, está más radicalizado. Esta será una ola con muchas restricciones y corren el riesgo de generar una izquierda melancólica que solo apela tardíamente a lo que hizo la anterior.

Colombia gira a la izquierda por primera vez

Hay conjeturas de que Cristina está esperando el triunfo de Lula para lanzar su candidatura, con la idea de que el año que viene debe haber un candidato más a la izquierda de Alberto Fernández. El triunfo de Lula, ¿potenciaría a Cristina?

No lo sé, pero debe estar en la cabeza de Cristina. Puede pensar que al ser la que concentra el voto peronista más duro, podría llegar a un balotaje y ganar. Pero esto sería un cálculo errado. Lula está haciendo lo que hizo Cristina con Alberto en 2015, ir por la moderación. Lula se alió con un ex conservador, es como que Cristina vaya con Schiaretti. Esta tercera ola es moderada por necesidad. Por supuesto las izquierdas de cada país tienen matices y hay algunas que cruzaron el límite de la democracia.  

Juan Luis González (JLG): En uno de tus libros habías hablado sobre la nueva derecha democrática. Analizaste el macrismo, han pasado unos años y el Macri de hoy no es el mismo del que fue presidente. ¿Cambió este fenómeno?

Mauricio Macri cambió o dejó salir su esencia. El libro del que hablás salió en 2017, después de que el macrismo ganara las parlamentarias. Veía un Cambiemos que, más allá de los rasgos autoritarios, jugaba dentro del juego de la democracia. Sigo pensando lo mismo. Ganaron, gobernaron, perdieron y entregaron el poder. Esto tiene que ver con la definición de la democracia. Se la puede definir por cómo a uno le gustaría que fuese.

Otra forma más eficaz es definirla como un sistema guiado por un procedimiento que es una elección. Elecciones limpias y competitivas, en donde todos aceptan el resultado. Si eso se cumple eso uno puede decir que en el país hay democracia. Esto es llamado definición mínima y procedimental. Por supuesto requiere de otras cuestiones más. El procedimiento electoral en Argentina funciona casi mejor que en cualquier otro país de América Latina. Cambiemos apuesta a la democracia como forma de construir por eso lo ubico allí, aún con el giro ideológico que Macri dio en los últimos dos años.

CB PAR