miércoles 06 de julio de 2022
MODO FONTEVECCHIA Violencia sin fin

La policía de Canadá neutraliza un ataque contra una escuela

La amenaza de un posible tiroteo masivo en el país canadiense hizo que se cerraran varias escuelas. Hirieron a un sospechoso. Los casos de atentados contra centros educativos, en los Estados Unidos, con más victimas que en la masacre de Columbine.

27-05-2022 08:03

En Toronto, la policía neutralizó a un sospechoso armado con un rifle que caminaba por una zona del barrio de Scarborough, en la que hay varias escuelas. Se trata, según los partes de seguridad, de un varón de unos 20 años y ataviado con una gorra blanca y un abrigo largo.

La policía debió dispararle y se cree que podría estar herido. La Junta Escolar del distrito cerró cuatro centros educativos debido a la amenaza. Este incidente ocurre días después de que una escuela de Uvalde, Texas, en Estados Unidos, ha sido escenario de una masacre perpetrada por un joven de 18 años armado con un rifle. Murieron 21 personas, 19 de ellas niños.

En Canadá, espejo de Estados Unidos, ha  habido tiroteos en escuelas. En 2016, al menos cuatro personas fallecieron durante uno ocurrido en una secundaria de la comunidad aborigen de Saskatchewan, al norte del país.

 

El conflicto con las armas

El problema es de larga data. En 1999, cuando tuvo lugar la masacre del instituto Columbine, llevada al cine con tono de denuncia por Michael Moore, todo el mundo creyó que iba a haber un antes y un después. Hubo un después: esa matanza ocupa el cuarto lugar entre los tiroteos masivos.

Tres tiroteos en la última década han superado las 13 víctimas mortales (12 alumnos y un profesor) de Columbine:

  • el de la Escuela Primaria Sandy Hook en 2012, en el que un hombre armado mató a 26 niños y profesores;
  • el tiroteo de 2018 en el Instituto Marjory Stoneman Douglas de Parkland, Florida, que mató a de 17 personas,
  • y ahora el asalto a la Escuela Primaria Robb, de Texas, donde el 24 de mayo de 2022 fueron asesinados al menos 19 niños y dos adultos.

Los criminólogos descubrieron que en varios tiroteos, incluido el de Texas, implicaron el asesinato de un miembro de la familia del atacante en un domicilio particular. En el último incidente, el atacante asesinó a su abuela antes de ir a la escuela. Otro dato: casi todos los tiroteos masivos han sido ejecutados por una sola persona.

CB PAR