sábado 04 de febrero de 2023
MODO FONTEVECCHIA TRAS EL INTENTO FALLIDO

Los partidos de Chile acordaron otro proceso constitucional

Sin distinción entre la izquierda y la derecha, sellaron este lunes un acuerdo que les permitirá un nuevo proceso institucional para buscar, por segunda vez, reemplazar la Constitución heredada de la dictadura militar hace cuatro décadas.

13-12-2022 07:32

El acuerdo fue anunciado en el ex Congreso en la capital chilena, que tiene la carga simbólica de ser el mismo lugar en el que todo el arco político, excepto el autoexcluido Partido Comunista, firmó el 15 de noviembre de 2019 el pacto que dio el puntapié inicial del primer proceso constitucional y que finalizó el 4 de septiembre con el rechazo del 62% del electorado.

El nuevo acuerdo entre los 14 partidos que lo firmaron demandó más de tres meses de negociaciones. Una comisión de 24 expertos designada por el Congreso preparará un anteproyecto constitucional, que será la base para que 50 personas elegidas democráticamente elaboren la nueva Constitución.

Chile planea continuar con su plan de consolidación fiscal hasta 2025

El Consejo Constitucional será paritario. Se sumarán representantes indígenas cuyo número se determinará según los votos que reciban en un plebiscito en abril de 2023, cuando se elegirán los miembros.

Los consejeros tendrán cinco meses para redactar otro proyecto de Constitución, que en la última semana de noviembre o la primera de diciembre de 2023 deberá ser aprobado o rechazado en un plebiscito de participación obligatoria.

La Unión Europea y Chile avanzan en un nuevo acuerdo político y comercial

Quedó al margen el conservador Partido Republicano, que no quiere reemplazar la actual Constitución. El acuerdo ahora deberá ser aprobado con los votos de 29 senadores y 89 diputados.

El primer proceso constituyente surgió tras el estallido social de octubre de 2019, que derivó en un plebiscito un año después en el que el 78% del electorado dijo que quería una nueva Constitución y que finalmente cosechó el rechazo en las urnas.

JL PAR