domingo 02 de octubre de 2022
MODO FONTEVECCHIA LA APERTURA DE MODO FONTEVECCHIA

Nostalgia errada

Un día como hoy ocurrieron dos hechos lamentables en nuestro país como lo fueron el golpe de Estado a Juan Domingo Perón en 1955 y la Noche de los Lápices en 1976. Una editorial que invita a la reflexión.

16-09-2022 09:52

"Titulamos la apertura de esta manera por dos efemérides tristes: un día como hoy, pero de 1955, fue el golpe de Estado a Juan Domingo Perón y la Noche de los Lápices de 1976 cuando unos estudiantes secundarios de La Plata fueron secuestrados, torturados y muchos asesinados por pedir el boleto estudiantil gratuito", afirmaba Jorge Fontevecchia en la apertura de Modo Fontevecchia, por Net TV y Radio Perfil (FM 101.9), de este viernes 16 de septiembre. 

Posteriormente, profundizó en la explicación del título de la editorial y subrayó que la idea es tomar estos hechos negativos para construir una mirada positiva, ya que se piensa que "el presente es el peor de todos y una nostalgia como si el pasado fuera mejor, cuando revisamos la historia veremos que a pesar de los problemas que tenemos, como sociedad estamos mejor".

Por otra parte, Fontevecchia explicó que la nostalgia "remite a la tristeza y melancolía, esa pena de verse ausente y el lamento de no poder estar en ese pasado que se convierte en un lugar". Además, relacionó su estadía en Brasil y marcó que los sentimientos con la Argentina fueron similares porque acá se popularizó la idea de que la "salida" es Ezeiza y en el país vecino lo era el aeropuerto de Río de Janeiro.

Procesaron a Sabag Montiel y Brenda Uliarte: compró el arma el 22 de abril para el "elaborado plan criminal"

Para contextualizar, se dio pie a la seguidilla de audios en la que Juan Domingo Perón, tras los bombardeos de 1955 y el posterior triunfo de la Revolución Libertadora, se encargó de pedir la calma y el regreso pacífico de sus seguidores para no lamentar más heridos y muertos pero, sobre todo, para no ser como los criminales causantes de este hecho.

En contraparte, se escuchó la palabra del presidente de facto Eduardo Lonardi, en donde afirmó que "la patria es una sola y uno solo es el pueblo" y que se necesita la "liberación, verdad, libertad y la valentía cívica sostenida por la determinación serena, pero definitiva de las fuerzas armadas que decidieron sobreponerse a escrúpulos legalistas de una imparcialidad que solo hubiera sido complicidad".

Consumado el golpe, el periodista y diputado por la UCR, Ernesto Sanmartino, también se expresó y explicaba que se daba pie para la recuperación moral e institucional, como así también la pacificación de la Argentina, además de castigar a los delincuentes del régimen más falaz y corrompido. El ex gobernador de la provncia de San Luis, Reynaldo Pastor, reforzó esta idea de paz y calificó de que el gobierno de facto era digno y patriota de verdad, y destacó que la Argentina volvería a ser una patria gloriosa. 

El comienzo de la dictadura militar de 1976

Para continuar con la línea cronológica, el conductor comenzó con los audios de la Noche de los Lápices. Para adentrarse en contexto, es acertado citar las palabras de Jorge Rafael Videla, quien aseveraba que el país estaba "bajo el control operacional de la Junta Militar" y recomendaba "el estricto acatamiento a las disposiciones y directivas que emanen de autoridad militar, seguridad o policial".

Luego, esto fue complementado con una efemérides sobre el hecho mencionado que describe la tortura y atrocidades por la que tuvieron que pasar los estudiantes universitarios que peleaban por el boleto estudiantil que hoy en día es una realidad. 

Posteriormente, se realizó un salto en el tiempo e hizo hincapié en la irrupción de los carapintadas, en 1987, plena democracia. Además se emitió un audio en el que Raúl Alfonsín brinda tranquilidad y declara que "la casa está en orden".

A este cierre, Fontevecchia agregó que "una reflexión es pensar en Fernando Sabag Montiel y Brenda Uliarte y compararlo con aquello, más allá del espanto que nos genera compararlo con aquello, de alguna manera nos redime con nuestro presente".

Para cerrar, el conductor exclamó que "vale la pena reflexionar sobre aquella Argentina que sentimos que era mejor, que en algunos aspectos desde lo económico, la pobreza y los indicadores eran mejores, pero el huevo de la serpiente estaba en toda esta violencia, construyendo este peor pasado. Quizás hoy, con una sociedad en el medio de la grieta más pacífica, estemos construyendo lo opuesto, el huevo de la resurrección".

BL PAR