lunes 08 de agosto de 2022
MODO FONTEVECCHIA Datos compartidos

Monitoreo de patentes, otra amenaza contra el aborto en Estados Unidos

Los sistemas de lectura automatizada podrían usarse para vigilar a las mujeres que buscan interrumpir su embarazo. El caso de las empresas privadas.

13-07-2022 08:00

Después de la revelación sobre las potenciales amenazas que suponen las aplicaciones para rastrear los ciclos fértiles, una nueva preocupación asoma para las estadounidenses que buscan decidir sobre sus embarazos no deseados. En los nueve Estados que ya prohibieron ese derecho, legisladores republicanos están discutiendo la posibilidad de apelar a la lectura de patentes automatizada para monitorear los viajes en auto, por ejemplo, hacia las instalaciones médicas donde se practiquen abortos.

Generalmente empleada para emitir multas por exceso de velocidad, esta tecnología no sólo está a disposición de fuerzas policiales o judiciales, sino también en manos de firmas privadas. Una de ellas, Flock Safety, se jacta de administrar una red de cámaras desde una flota propia, capaz de monitorear a un billón de vehículos mensuales en 1.500 ciudades, según la revista Wired.

Vigilar y castigar

Si una mujer decide viajar fuera de su Estado para hacerse un aborto, los dueños de esa información -desde asociaciones vecinales hasta grupos anti-abortistas- podrían identificar los lugares y los momentos donde se escaneó su patente a lo largo del recorrido, para así obtener sus patrones de viaje. Esos datos, además, podrían compartirse sin intervención judicial, ya que las patentes pertenecen al dominio público.

El Senado de Texas ya aprobó una norma que permite a cualquier ciudadano demandar a las clínicas que practican abortos y a quienes lo “ayuden o inciten” ni bien se detecta el latido del corazón del feto. En algunas partes de EE.UU., los grupos “pro vida” son conocidos por tomar nota del número de patente de las personas que llegan a esas clínicas, una práctica que los sistemas automatizados actuales no harían más que potenciar. Así, vigilar y castigar parece ser la primera gran consecuencia de la decisión de la Corte Suprema que anuló el histórico fallo Roe vs. Wade.

BL PAR

En esta Nota