martes 24 de mayo de 2022
OPINIóN China y la guerra en Ucrania
10-03-2022 14:52

A un paso del no retorno

Se analizan diferentes puntos que unen y separan a China y Rusia para establecer su relación en esta guerra.

10-03-2022 14:52

China y Rusia comparten significativas complementariedades económicas y afinidades históricas y de visión geopolítica, vgr. respecto del enfoque realista en cuestiones de seguridad y la naturaleza del avance de la NATO hacia el este.

Xi Jinping y Vladimir Putin podrán apelar a Antonio Gramsci al juzgar que la actual fase evolutiva del orden internacional reviste el carácter de un 'interregno', esto es, "un estado en el cual, mientras lo viejo está pereciendo, lo nuevo no termina aún de nacer".

Sin embargo, China y Rusia guardan también fuertes asimetrias y contrastes entre si, por ejemplo, en sus respectivas formas de inserción en la economía y la política mundiales, en el tamaño de sus economías y en su ideología y valores. China incluye asimismo al soft power entre sus armas favoritas en mucho mayor medida que Rusia.

Este conflicto obstruye el avance hacia un decoupling liderado por China en lo científico-tecnológico, económico, financiero y comercial

En un punto, todo ello nos remite a la metáfora de Isaiah Berlin sobre el erizo y el zorro que podemos reinterpretar en este caso como la diferencia entre una visión holística e integrada en lo político, económico y social (China) y una visión y práctica políticas fragmentadas, si no astilladas, de la realidad (Rusia).

No es por tanto de extrañar que China y Rusia revelen contrastantes percepciones en cuanto a los límites tolerables de su incursión en conflictos bélicos. Bajo esta luz pueden interpretarse los reiterados llamados a la paz y la oferta china de oficiar de mediador y arbitrar una solución diplomática.

Mientras tanto, crecen las expectativas y los ubícuos llamados a China por la adopción de una postura más proactiva, por ser China quizás la única potencia en condiciones de generar una diferencia en el devenir de los acontecimientos para prevenir un desenlace indeseado y mayores costos humanitarios.

Chinese President Xi Jinping Attends A Press Conference
"Parece improbable que Xi Jinping acepte acomodar su agenda al ritmo de los eventos actuales"

A pesar de su superioridad de poderío económico, puede descartarse que China subsidie a Rusia en sus apuros económicos en medida significativa, además de tener que hacerse cargo de sus propios costos derivados de la disrupciones provocadas por el conflicto en curso. Este conflicto obstruye el avance hacia un decoupling liderado por China en lo científico-tecnológico, económico, financiero y comercial, donde la "competencia estratégica" estilo guerra fría embebida en reglas aún tácitas reemplace el previo "compromiso estratégico" regulado, con el riesgo de que la guerra económica induzca a una creciente confrontación.

Lo anterior puede ayudar a comprender la postura China en relación a la guerra en Ucrania. Parece improbable que Xi Jinping acepte acomodar su agenda al ritmo de los eventos actuales, los cuales estarían acelerando sus tiempos en demasía. Sí podría verlo como un riesgoso "trial run" localizado del cual extraer lecciones, donde el aliado es tratado con tolerancia, pero sin un apoyo incondicional. Es implausible que China pueda sea presionada a alterar su propia agenda, aún por parte de sus propios aliados.