OPINIóN
Banderazo

Cafiero tiene razón

Puede no compartirse que en las circunstancias sanitarias actuales el reclamo se materialice en una manifestación pero igual hay que escuchar a los argentinos.

12-O Banderazo 20201012
12-O Banderazo | CAPTURAS TV

Quizás sea herencia familiar, quizás venga en los genes, quizás el pertenecer a cierta familia de estirpe política te abra algunas puertas, quizás el pedigrí partidario te permita decir ciertas verdades que, aunque después no se plasmen en hechos, permiten avizorar un futuro un poco menos oscuro para el país.

En los ’80, cuando muchos de quienes hoy se presentan como el nuevo peronismo adherían al proyecto de salariazo, revolución productiva e indulto a los genocidas propuesto por Carlos Menem, Antonio Cafiero encabezó lo que dio en llamarse la Renovación Peronista que, participó de las elecciones generales por fuera de la estructura partidaria, derrotando al peronismo ortodoxo en las urnas. Algo sumamente novedoso en una estructura bipartidaria como la que organizaba la arena electoral argentina en aquella década. Antonio Cafiero trajo cierta dosis de democracia interna dentro del peronismo y posibilitó la primera (y hasta el momento única) interna partidaria a escala nacional para dirimir las candidaturas partidarias. Tenía razón don Antonio cuando decía que el justicialismo necesitaba adecuarse a los tiempos y esto incluía la democracia interna. Cierto es que el ejemplo no se arraigó demasiado y las elecciones internas terminaron transformándose en elecciones internas abiertas como la de 2003 donde múltiples propuestas electorales se referenciaban dentro del peronismo y obligó a la ciudadanía toda a participar de dicha interna.

También tuvo razón Antonio Cafiero cuando más de dos décadas después, invitado a pronunciar unas palabras en ocasión del entierro del Presidente Raúl Alfonsín, afirmó que el peronismo ‘siempre ha dado para todo’, en referencia a que podía haber algún peronismo que no adhiriese a sus palabras reivindicatorias del líder radical, porque de hecho hubo quienes lo combatieron toda su vida, y una vez muerto quisieron apoderarse de su legado político, e incluso hubo quienes distantes de su ideario, por conveniencia política buscaron descansar a su sombra.

Y también tiene razón su nieto, el Jefe de Gabinete Santiago Cafiero cuando afirma que quienes marcharon el 12 de octubre pasado en las calles del país no son el pueblo. Es cierto, no era el pueblo el que marchaba porque nadie puede arrogarse tal representación. Y es bueno que quien lo afirma sea un representante del Frente de Todos, que en su propio nombre contradice la noción de diversidad, puesto que si el Frente es de Todos, fuera de él no puede estar nadie, planteando una noción de totalidad contradictoria con la idea de democracia pluralista. Es un cuento que sea Santiago Cafiero quien afirme esto, puesto que en unos días se celebrará el Día de la Lealtad, que en definitiva es el día para recordar el seguimiento de ciertas ideas políticas, pero que en su génesis plantea que quien no las sigue es un traidor.

Tiene razón el Jefe de Gabinete Santiago Cafiero cuando afirma que quienes marcharon el 12 de octubre pasado en las calles del país no son el pueblo

Dijo el Jefe de Gabinete ‘Creemos en el derecho a manifestarse, es parte de la democracia, pero también es parte de la democracia aceptar la diversidad; estos argentinos y argentinas que se manifestaron ayer no son la gente, no son todos, no son el pueblo, no son la Argentina’, pero en la práctica el gobierno del que forma parte entiende el disenso y la crítica como parte de una antinomia, como parte de una lógica dicotómica amigo-enemigo en términos de Carl Schmitt.

Tiene razón Cafiero.

No se pronunció el pueblo, se pronunció parte de él, y como tal tiene su cuota de verdad y hay que escucharlo. El ministro afirmó que ‘A veces cuando hay una manifestación se dice que habló el pueblo o que la gente salió a la calle... ¡No, pará! Es un conjunto de personas vinculado a un partido político que no acepta que perdió las elecciones’, y tiene razón.

¿Opinará lo mismo cuando haya manifestaciones de apoyo al gobierno? ¿Entenderá Cafiero que en esa manifestación no será el pueblo el que hable sino tan solo un conjunto de personas vinculadas a un partido político que ganó las elecciones y que no acepta que haya otro grupo de personas que manifieste por no estar de acuerdo con las medidas de gobierno?

No compartimos que en las circunstancias sanitarias actuales el reclamo se materialice en una manifestación, pero en ningún caso se puede cuestionar la razón de ser de la protesta

Lo hemos dicho en otras oportunidades, no compartimos que en las circunstancias sanitarias actuales el reclamo se materialice en una manifestación, pero en ningún caso se puede cuestionar la razón de ser de la protesta. Se puede diferir en el método, pero no se puede ningunear la opinión popular creyendo que el triunfo electoral da razones. El triunfo electoral da herramientas para llevar adelante un programa de gobierno, no otorga la verdad absoluta.

Por eso es interesante la opinión del Jefe de Gabinete. Porque proviene de un sector político que no ha hecho de la pluralidad y la tolerancia un eje de su acción política. Quizás como su abuelo, crea que el peronismo ‘siempre ha dado para todo’, incluso ser democrático y aceptar que quien piensa distinto es un adversario y no un enemigo.