jueves 15 de abril del 2021
OPINIóN niños Invisilizados
28-03-2021 02:13

Cómo es vivir en la pobreza

28-03-2021 02:13

El reciente caso de la niña “M” ha tomado estado público, ha llamado la atención de la sociedad en general. Pero la pregunta que nos debemos hacer es ¿Qué hubiese pasado si los vecinos de “M” no cortaban la autopista y visibilizaban la problemática? Lamentablemente casos como éste se repiten en todo el país y lo alarmante es que como sociedad nos acostumbramos a ver niños y niñas en la calle, viviendo en situaciones extremas, casi como si formaran parte del paisaje de la ciudad.

La pandemia atravesó el mundo y Argentina no fue la excepción: profundizó, acentuó y puso  en evidencia la pobreza en la niñez.  Seis de cada 10 niños/as viven en la pobreza: esta realidad es alarmante y no puede esperar más. Esta situación nos muestra que vivimos en una sociedad que no logra ocuparse de quienes más lo necesitan y si el presente es complicado, el futuro no es prometedor.

 Vivimos en un país donde no existen estadísticas serias sobre la situación de las infancias, y sin ellas es imposible generar políticas públicas que impacten en esta población. Argentina es un país que ha sido observado en reiteradas oportunidades por el Comité de los Derechos del Niño/a de Naciones Unidas por no contar con estadísticas que permitan visibilizar las diversas problemáticas que atraviesan los más chicos.

 Argentina sancionó la Ley 26.061 de Protección Integral hace 15 años y sin embargo aún no se aplica: es urgente la inversión de presupuesto adecuado y el desarrollo de políticas públicas para cambiar esta realidad.

Retomando el caso de los últimos días, se ha visibilizado la pobreza extrema en la que muchos niños y niñas viven en nuestro país. La crisis económica y social producto de la pandemia por el covid-19 implicó un avasallamiento y una regresión alarmante en materia de derechos humanos, especialmente para niñas, niños, adolescentes y jóvenes a quienes les toca la peor parte.

Lo que nos preocupa es cuando este caso salga de la agenda pública y todo vuelva al punto de partida donde la sociedad y el Estado regresan a la rutina, y los niños y niñas siguen siendo invisibles. Por eso, ante casos como éste es necesario levantar la voz, agudizar la vista y actuar de prisa.

 Los niños y niñas necesitan condiciones dignas para poder alcanzar un desarrollo integral. Vivir en la pobreza significa no tener acceso a condiciones y servicios básicos y elementales para el desarrollo de una vida digna. Vivir en la pobreza es no tener agua potable, ni una cama donde descansar. Vivir en la pobreza es no poder ir a la escuela, ni acceder al cuidado indispensable de la salud, es no contar con un resguardo del frío y la lluvia. Vivir en la pobreza extrema significa no tener garantizada ni siquiera la alimentación necesaria para sobrevivir.

 Desde Aldeas Infantiles SOS Argentina nunca, jamás bajamos ni bajaremos los brazos, todo lo contrario. Ante la adversidad redoblamos los esfuerzos. Estamos convencidos que esto puede y debe cambiar, necesitamos un país sin “M’s”, necesitamos brindarle a los niños y niñas la posibilidad de un desarrollo pleno y asegurar el ejercicio de sus derechos. A nuestros programas llegan cientos de casos de niños y niñas que atraviesan situaciones como ésta. Lo importante, y siempre destacamos, es brindar atención a los niños, pero sin dejar de trabajar con la familia, porque fortalecer ese vínculo es la clave que garantiza el derecho a vivir en familia.

 Sabemos que es un trabajo arduo, pero aseguramos que vale la pena y da resultado. Y si no es posible asegurar que los niños y niñas vivan con su madre o padre, habrá que buscar a la familia extensa, abuela/o, tíos/as, hermanos/as mayores. Debemos garantizar el derecho a vivir en familia a cada niño/a. La pérdida del cuidado familiar debe ser la última opción.

* Directora Nacional de Aldeas Infantiles SOS Argentina.

Producción: Silvina Márquez

En esta Nota